Hablemos de Finanzas - 07/05/2012

Because we´re frenchs…

Excelente ensayo de Javier Frachi!!, para ponerle un poco de humor a la preocupante realidad europea.
Robin Williams es un actor y cómico fascinante. Nos hizo emocionar en “La sociedad de los poetas muertos”, nos hizo pensar sobre la vida en “What dreams may come” y nos hizo reír en obras de teatro como “Weapons of self destruction”. El otro día con una amiga, en USA, vimos esta obra y en el momento que empezó la imitación sobre los franceses pensé algo sobre su rol en esta crisis. Les comparto mi simple visión del tema en un momento clave, las elecciones. Les adelanto que Williams en un minuto y medio describe a la perfección y con humor lo que está ocurriendo y lo que va a venir.
Francia es la mitad del motor de la unión europea y su papel en el acting de esta crisis fue protagónico. Intermedió con los países que no están de acuerdo con Alemania y centró las posiciones -siempre divergentes- de los deudores y los acreedores. Si Francia es el siguiente país en entrar en la crisis, pienso, entonces que ahí el mundo -¿volverá?- a hablar sobre el euro como moneda común.
Es por esto que la probable victoria del candidato socialista, Francois Hollande, en Francia, importe y mucho. Con un Presidente socialista Francia estaría haciendo algo bien. Hollande es un claro opositor al cruel ajuste fiscal Alemán, el cual, según Hollande, acota las posibilidades de recuperación de todo el continente. Pero su plataforma de gobierno tiene muchas chances de poner en riesgo a la prosperidad y la riqueza de los franceses.
Francia necesita desesperadamente una reforma, todos los espectadores de esta obra saben que éso está en el guión. La deuda pública es grande y sigue creciendo, las cuentas del gobierno no son superavitarias desde hace 35 años, los bancos están descapitalizados, el desempleo es alto y su sociedad es de salir a protestar y sus inmigrantes aún más cuando las cosas no marchan bien o piden sacrificar su modo de vida.
El programa de Hollande da pocas respuestas a estos problemas. Él habló mucho de “justicia social” pero nunca (ni en su web) habló de cómo crear riqueza. Sin embargo tiene intenciones de cortar el déficit presupuestario, planea hacerlo aumentando los impuestos, no cortando gastos. Prometió en reiteradas oportunidades que contrataría 60 mil nuevos profesores para todo el sistema educativo. Según sus cuentas, ésta promesa le costaría al gobierno unos 20 mil millones de euros más durante los próximos cinco años. Quizás sea poco dinero pero simbolicamente dice algo más “alarmante” al saber que también se comprometió en reducir en 3.7% el déficit…. el cual nominalmente son unos 18 mil millones de euros.
En otras palabras, la planilla de empleados del Estado crecería mucho más a costa de mantener el “estilo de vida” francés. ¿Le importará a Hollande todo lo que Angela Merkel piense decirle para convencerlo de aplicar “recetas alemanas” cuando Hollande es un socialista fiel y “terco”? ¿Se plantará en decirle a Merkel que deje de preocuparse tanto por la inflación?
Pienso que hoy no pueden existir chisporroteos entre estos dos mandatarios porque el mapa político europeo se fragmentó como antes de la creación de la unión. Por un lado hay tecnócratas (Italia y Grecia), hay populistas (España, Portugal e Irlanda) y en Holanda hay un ultra derechista que está de acuerdo con los planes de ajuste pero hasta hoy no logró aplicar ni uno. En Francia el mapa y los deseos están confundidos cuando uno de cada tres franceses dieron su voto a Le Pen y Meléchon, uno anti-eurista y el otro un anti-globalización. Así Hollande está en un borde muy fino, quizás más que un borde esté en una cornisa. Si es muy hostil a Alemania haría que las reformas en toda europa sean más difíciles de tragar. Y dicen que el tiempo para las sociedades con hambre (o desempleo) se siente y cuenta de otra manera.
El manifiesto político que llevó a Hollande a la segunda vuelta es una lista de deseos de políticas de impuestos y gastos estatales. Un ejemplo de ella es llevar al 75% el impuesto a las ganancias para familias que ganen más de 1 millón de Euros anuales, actualmente se calcula son 3,000 familias; las grandes ciudades cobrarían más impuestos; las empresas pagarían impuestos más altos; la venta de activos tendrán nuevos impuestos y, por último, un nuevo set de reglas hacia los bancos. Por si fuera poco dejó muy en claro que él no nacionalizará empresas como sí lo hizo su líder Mitterrand en 1981.
Como dije anteriormente Hollande quiere defender el modelo de vida del francés. Lo cual es correcto y la gente parece querer eso mismo, tener una dulce vida en un mundo post-industrial competitivo, rápido e interconectado. ¿Serán los ricos los que financiarán con más impuestos este modo de vida, mientras tanto el mundo se diseña en California, se fabrica en China y se alimenta desde Latinoamérica?
Javier Frachi
Maestría en Finanzas UTDT, 2012
ENJOY FINANCE!!!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos