Intradiario en Europa - 18/06/2012

El efecto de las elecciones griegas no ha durado mucho.

Es evidente que se ha evitado un mal mayor, pues una situación política explosiva en Grecia podría haber hecho daño a los mercados, pero por increíble que parezca los mercados, lo ven con otro prisma. Y ahora no nos darán la droga de las intervenciones…

De momento se observa a simple vista que hay otro efecto pernicioso de la buena noticia electoral. Y es que se ha detenido el cierre de cortos del spread corto en Ibex y largo en Dax. Ya no se tiene miedo a una catástrofe electoral en Grecia, y por tanto a una intervención del BCE y/o QE3 y se paró este cierre del spread, con ello el Ibex lo está haciendo mucho peor toda la mañana que el Dax.

Además serios ataques a la deuda española, que además presenta un spread muy alto con la italiana de casi 100 puntos, dejando claro que sigue España total y absolutamente en el punto de mira de los mercados.
El mercado tiene miedo, y todo el mundo sigue adelante con el proceso habitual. Es decir, vender la deuda española como sea, mientras la compra la banca española, que poco a poco cada vez tiene más “cuota” y lo cual está creando un peligroso bucle.

Mientras, el BCE sigue sin hacer absolutamente nada, a pesar de que sí está en su mandato garantizar condiciones adecuadas de liquidez y de funcionamiento correcto de los mercados monetarios, algo que desde luego no se está dando.

Los nein piensan que un 7% de tipo es un justo castigo a los pecadores y vagos del sur, y siguen sin ver que por muy justo que sea el castigo es absolutamente imposible, en estas condiciones, que ningún programa de ajustes sirva para gran cosa.

Ayer decía Lorenzo B. de Quirós, en El Mundo:

Ante este panorama, el avance hacia una gobernanza económica efectiva de la Eurozona, definida por una mayor integración fiscal, bancaria, etc., es deseable pero éste es un proceso lento y el anuncio de que se caminará en esa dirección no bastará para calmar a los mercados. Ese movimiento llega tarde y no servirá para frenar la infernal dinámica del dominó desestabilizador que se desatará la semana que viene. Por ello, la reforma de la arquitectura institucional europea sólo será creíble y viable si, durante el periodo en que se acomete, el BCE suministra fondos a los Estados de la Eurozona que están en el ojo del huracán y muestra su disposición a hacerlo sin restricciones y sin límite temporal. Este es el único remedio efectivo para evitar el hundimiento no ya de las economías periféricas sino de la Unión Monetaria.

Es lo que hay.

Hace falta un doble cambio muy profundo.

Por un lado los países deudores deben hacer mucho más. Italia ¿realmente está haciendo tanto como dice? No nos lo parece cuando analizamos el estado actual de las medidas. A España le queda pendiente la liquidación y derribo de la casta política que ha llevado al desastre al país vía el despilfarro y la corrupción durante muchos muchos años, de un color y del otro y del otro y del otro. El adelgazamiento de la administración brutal, es fundamental. Y aparte de esto, hay muchas otras cosas más que hacer.

Por otro, los euronein tendrán que ceder en algo, con razón o sin ella, o esto no hay quien lo salve, y ceder en algo importante.

Está claro que es fácil de entender su postura, y más tras ver los despilfarros que se hicieron con algunas ayudas, pero no creo que aquí nadie se libre de nada, los niveles de deuda son en todos lados enormes, incluida Alemania. Algunos nein como Holanda tienen muy serios problemas. Lo que no puede ser es que el FMI, la OCDE, los propios asesores de Merkel, el propio parlamento europeo, la Comisión Europea, y medio mundo tenga claro lo que hay que hacer pero precisamente Merkel sea la única que tiene claro que hay que hacer lo contrario.

Yo ya no sé nada en todo este lío, ni quién tiene razón y quién no la tiene, pero es lo que hay, e insisto que entiendo a Merkel . Si yo estuviera en su lugar y fuera a defender lo mío exclusivamente, que es lo que hace ya todo el mundo en esta eurozona fallida, puede que hiciera lo mismo. El BCE desde luego parece haber perdido totalmente su independencia y esta supeditado, como toda la eurozona, a la voluntad del más fuerte, en este caso de Alemania.

La eurozona fue un grave error histórico. Ahora estamos atrapados, o todos cedemos, y nos salvamos juntos o todos tendremos que disolverla. No lo descarten. Recomiendo leer despacio, este valiente artículo que publica hoy Droblo dejando claro que el peligro de disolución del euro es cada vez más real:

Asumiendo la disolución de la Eurozona

Destaco una cita:
Lo primero que creo debemos hacer es desdramatizar, aquí no muere nadie, simplemente se rompe un acuerdo y asumirlo, como dije hace más de 2 años con un simple “el experimento ha sido interesante pero ha fracasado” (curiosamente hace unos días el nefasto Greenspan hizo una reflexión similar). Cuando nos ponemos a imaginar la disolución de la €zona el gran problema que surge es la deuda externa, ¿cómo pagarla si debemos euros y tenemos neopesetas? Evidentemente habrá algún tipo de acuerdo y quiero dejar claro 2 cosas:
Todo lo imaginable es posible y si Italia lleva años viviendo con una deuda pública del 120% del PIB y la de Japón supera el 200%, ¿por qué no puede Alemania llegar al 150%?
(…/…)

España es la 12ª mayor economía mundial, la quinta mayor economía europea, y la cuarta de la eurozona . En serio, no somos Grecia (ni Uganda)

(…/…)

Si la cosa se precipita y se hace mal puede agravar mucho la situación actual pero si se planifica y se toman decisiones valientes más allá del corto plazo podría no ser tan traumático como puede parecer. Honestamente, no tengo ni idea de lo que pueden llegar a proponer los políticos y no me voy a poner a especular sobre cómo lo harán, si lo retrasarán muchos meses –lo más probable-, unos pocos años o pasará este verano; si mantendrán un euro para un núcleo reducido de países más “similares” (si bien yo estoy en contra de la opción del “euro B” devaluado para España y otros países con problemas ya que si no estamos en primera división es mejor ir por libre y controlar autónomamente toda la política monetaria) o desaparecerá del todo. Lo que quiero trasmitir es que una ruptura del € a la larga no es peor que su mantenimiento forzoso sin sentido y que aunque costará mucho asumirlo a nivel macroeconómico, a nivel del ciudadano corriente sus consecuencias no son tan diferentes a las que ya está viviendo –y vivirá- dentro o fuera del euro por culpa de la actual Depresión económica que vive España y que hará que por vez primera desde la posguerra vayamos una década atrás, es decir, que viviremos peor en 2017 que en 2007. Como ya pasó hace 20 años con las 3 devaluaciones de la peseta, subirá el precio de todo lo importado –y por el efecto del petróleo seguramente suba mucho la inflación y los tipos de interés- pero podéis preguntar a los que lo vivieron o estrujaros la memoria si tenéis edad de recordarlo: no fue más grave que lo que estamos viviendo este año.

www.serenitymarkets.com

ENJOY FINANCE!!!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos