Intradiario en Europa - 18/07/2012

Comprando seguros contra Euro

Europa se mantiene moderadamente alcista a estas horas y el Ibex, siempre al revés, ligeramente bajista. El principal factor alcista de hoy es la diferencia que hubo entre cómo estaba Wall Street a la hora del cierre europeo y al final. Wall Street mejoró mucho gracias a los resultados de Goldman y de Coca Cola, y a una segunda lectura de las palabras de Bernanke, que al final fueron consideradas de forma más positiva. Actúan como limitadores de las ganancias las dudas sobre cómo se tomará el mercado en apertura la bajada de previsiones de Intel, y como siempre, las eternas dudas sobre la zona euro.

Dos hechos inquietantes durante la mañana. Uno, rumores de que Austria podría sufrir una rebaja de rating de un momento a otro, hay que recordar que es de los pocos que quedan con AAA y uno de los máximos exponentes del universo nein.
Dos, unas palabras de Merkel, que puede se hayan sacado de contexto no lo sé, según las cuales no estaría demasiado segura que el proyecto del euro vaya a terminar bien.
Merkel puede que no esté seguro, pero quien no lo tiene nada claro a ciencia cierta es el mercado.
Sería un severo error considerar que el mercado de deuda está considerando a cada uno según sus fundamentales, como defienden los políticos del universo nein.
Si así fuera, como han destacado varios economistas como Javier Andrés, UK no tendría un diferencial enorme con España, a pesar de tener desequilibrios macro muy importantes también, si así fuera la deuda francesa a corto no estaría casi negativa, ni estarían tocando mínimos históricos deudas de países con problemas como Bélgica.
Puede que hace unos meses sí fuera así, pero ahor, lo que el mercado de deuda cotiza es abiertamente la posibilidad de una ruptura total o parcial del euro. No cotiza la seguridad de esa ruptura, simplemente intenta asegurarse por si acaso.
Así el dinero se refugia en los que se supone quedarían mejor colocados en esa eventualidad, y de ahí la rentabilidad negativa, incluso en países con no tan buenas cuentas, y sale en estampida de los países que se suponen peor colocados en caso de esa ruptura.  La anomalía podría persistir largo tiempo pues al comprador le da igual el tipo de interés, lo que busca es otra cosa.
Estos desequilibrios del mercado, que son graves, y anulan el efecto de las reformas y ajustes que se van tomando en los deudores, sólo pueden ser corregidos, en opinión del consenso de analistas y también en opinión de organismos como la OCDE o el FMI, mediante la compra de deuda por parte del BCE. 
Hoy hemos tenido un ejemplo de todo esto con la primera subasta de la historia de deuda alemana a 2 años, que ha cerrado con rentabilidad negativa para los compradores.
Toda esta historia mantiene a los mercados de renta variable, especialmente a los periféricos, total y absolutamente condicionados ante la creencia de que sin la estabilidad en las primas de riesgo, los ajustes tomados se limitarán a aumentar más aún las recesiones, sin que tengan efecto.
No perdamos de vista a EEUU. Ayer Bernanke, a pesar de lo mal que se lo tomó inicialmente el mercado, dejó claro que si las cosas se ponen mal, puede activar más medidas expansivas. Y si las toman, aunque el BCE no lo haga, esto haría subir con fuerza sin ninguna duda a Wall Street, y aunque en menor medida se llevaría detrás a Europa, y más teniendo en cuenta que no debemos olvidar que estamos en año electoral en EEUU.
Desde un punto de vista técnico todos los índices importantes que seguimos están en tierra de nadie, pero pronto podrían darse rupturas importantes. Si le damos una mirada al gráfico del futuro del mini S&P 500, vemos que cada vez está más cerca de escapar por un lado o por otro del gran triángulo que le atrapa desde hace meses.
http://www.serenitymarkets.com/upload/comentarios/1872012135333_mini_grande.gif
Tenemos que seguir muy pendientes, pues la ruptura de este tipo de figuras es siempre muy violenta.
Si nos vamos al muy largo plazo, podemos ver algo interesante.
Un gráfico con las medias de 50 y 200, pero en meses. Resulta que por primera vez en muchos años, ambas medias estarían a punto de cruzarse lo cual no sería una buena señal. Lo pueden ver en el siguiente enlace:
Curioso: ¿Cruce de la muerte en el S&P500?
Para mí la mejor explicación del extraño mundo de la bolsa es la psicología.  Lo que está pasando en el mercado de deuda que afecta tanto a las bolsas, también tiene una parte psicológica muy importante. Esta es la explicación de muchas de las cosas que pasan. Mi admirado doctor Brett Steenbarger, del que como ya saben he editado en español su obra maestra, “Psicología del Trading” al español, escribía hace un par de años otro de sus curiosos artículos psicológicos que invitan a la reflexión. Steenbarger es un gran psicólogo y un estudioso del cerebro de los traders con problemas a los que atiende en su consulta de EEUU. 
Pues bien, en esta línea habitual de trabajo comentaba recientemente el experimento de un grupo de psicólogos de Harvard, descrito en el libro de Laurence Gonzales “Deep Survival: Who lives, Who Dies, and Why” y del que podemos extraer provechosas conclusiones. 
Se mostró a un grupo de voluntarios una película en la que se veía a un grupo de jugadores de baloncesto pasándose el balón de unos a otros. Se dividió en dos a dichos voluntarios, a unos se les pidió que contaran el número de pases que se veían en la película y al otro grupo simplemente que vieran tranquilamente la misma sin más. 
Durante la película, mientras los jugadores andaban corriendo y saltando por la pista un hombre con un gran traje de gorila espectacular y muy aparatoso se colocaba en el centro de la imagen y permanecía allí cinco segundos para luego desaparecer. 
En el grupo de los espectadores que tenían que contar los pases, casi el ¡60%! ni se dieron cuenta de que un gorila se había plantado en la cancha y además en el centro de la pantalla. Sin embargo, el 100% de los voluntarios que no contaban los pases y veían la película sin más lo advirtieron con todo detalle. 
El doctor Steenbarger nos advierte de que en su consulta profesional ve que los traders tendemos a repetir una conducta similar a este experimento. Nos empecinamos en que el mercado tiene que subir o bajar, y a partir de ese momento estamos solo centrados en buscar indicadores que nos confirmen nuestra testaruda postura o nos saltamos nuestro sistema porque va con nuestra idea preconcebida de la situación de mercado. En el momento en el que, como los espectadores de la película de baloncesto, desconectamos a nuestro cerebro del modo de ver el panorama general, estamos perdidos. 
El mercado es dificilísimo, la economía más, ya ven que si la FED no acierta demasiado (según estudios desde hace 30 años han errado el 70% del tiempo en situar con unos meses de adelanto el crecimiento de su propia economía) y eso que tiene una pléyade de economistas y profesionales muy buenos, difícil será que acertemos nosotros, y si nos empecinamos en algo dejaremos de ver los gorilas que se coloquen en el centro de la pantalla y luego diremos “¡cómo no pude ver esto!” 
La única forma de curar ese defecto que todos tenemos, incluido un servidor, porque es un sesgo humano, es -como bien recomienda Steenbarger- la disciplina y la humildad, el pensar día tras día, minuto a minuto que esto es muy difícil, que es muy posible que algo se nos esté escapando y que si lo vemos podría cambiar nuestra percepción al completo. A fin de cuentas, como decía un banquero central aplicado a otra cosa, el trading es conducir un coche lloviendo, los cristales empañados y los retrovisores rotos. 
En cualquier caso. está claro que tenemos que esforzarnos y mucho en encontrar armas que nos ayuden a mejorar en el análisis, porque nuestra psicología siempre va a jugar en contra. El timing del mercado es muy muy difícil; y si no, vean esta dura estadística que aparece en un artículo de Legg Mason. 
En traducción libre sería: 
Jack Boogle da la que puede ser la más seria estadística en la industria de la inversión: desde 1983 a 2003, los fondos que se limitan a replicar a los índices sin más, ganan de media el 12,8%, los que invierten en bolsa de manera general sin replicar el índice ganan solo el 10% y, lo que es peor, el inversor medio gana solo el 6,3%. Este resultado aparentemente imposible es atribuible a una variable crucial: el market timing. 
En cualquier caso seamos especialmente prudentes con la tesis de que un PER bajo garantizada una subida. Como expuse esta semana pasada en la XI edición del curso de trading, se ha llegado incluso a un PER 2 por increíble que parezca, a primeros del siglo XX, en el Dow Jones sin que el mercado cesara en su bajada…
www.serenitymarkets.com
ENJOY FINANCE!!!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos