Notas Periodísticas - 30/07/2012

España quebró el brazo del Banco Central Europeo

 

¿Habrá sido el quiebre de la 10yr. de España por sobre 7.75% lo que hizo reaccionar al BCE?


¿Se imaginan lo que este mercado sería capaz de hacer con un QEI Europeo?En los últimos días los bonos españoles fueron severamente castigados para luego ver a un Mario Draghi anunciar que el Banco Central Europeo (BCE) “hará todo lo que tenga que hacer para estabilizar al Euro” y desde entonces la 10yr. de España colapsó 100 puntos básicos. (Formidable rally europeo tras anuncio de Draghi)Aunque todavía no se saben los detalles del anuncio, los mercados quisieron creer nuevamente y observamos desde entonces un formidable rally global que trascendió a las curvas de bonos europeos contagiando positivamente al resto de los mercados. (Los mercados estresarán el equilibrio hasta conseguir lo imposible: un put gratis de Alemania)Si bien la señal enviada por el BCE es la correcta en el sentido que su intervención frenaría la dinámica perversa en las curvas de yields de la Europa PIIGS todavía es importante tener en mente lo que ocurrió al inicio de la semana pasada porque esto refleja la enorme importancia que esta vez tiene el anuncio del BCE: no puede haber decepción esta vez.La yield a 10 años de España a inicios de la semana pasada llegó a tradear en 7.75% marcando un nuevo récord. También la yield a 10 años en Estados Unidos quebró mínimo histórico cotizando en 1.38% y lo propio hizo Alemania en 1.13%. El mercado de deuda se estresó a punto tal de lograr algún tipo de reacción del BCE.
Riesgo de reinversión aparte, para comprender en forma ácida qué significa una yield a 10 años en 7.77% supongamos que España emitiese un bono que pagase 100 Euros dentro de 10 años sin cupón. A una tasa del 7.77%, un zero-coupon español cotizaría en 47.32 Euros. Si Alemania emitiese ese mismo bono a precios de inicio de semana anterior dado que su yield llegó a 1.13%, cotizaría en 89.37 Euros. “1 Euro” prometido por España llegó a valer entonces 47.06% menos que “1 Euro” prometido por Alemania a un plazo de 10 años. Tras el anuncio de Draghi con una 10yr. española en 6.70% y una Alemana en 1.38% el porcentaje mejoró a 40% aunque en niveles muy críticos todavía. (Comprando “gamma español”: ¿rebote del IBEX?)
Podemos hacer el mismo ejercicio para Grecia, Portugal e Italia quienes cotizan sus yields a 10 años respectivamente en 24.91%, 10.56% y 5.92%. Entonces “100 Euros” prometidos por Grecia valdrían hoy 10.82 resultando 87,60% inferior respecto a Alemania. Portugal valdría 36,65 implicando 57.97% menos que Alemania e Italia valdría 56.26 o sea 35.47% menos. Esto indica claramente que a pesar del rally del jueves y viernes pasado, la situación en la deuda de Europa PIIGS sigue siendo enormemente crítica.
Estas comparaciones si bien lejos están de ser perfectas, en forma muy ácida denotan que la crisis de deuda europea llegó a niveles críticos que probablemente motivaron el anuncio de Draghi del jueves pasado. Lo de España es loable y muy elogiable: el país está intentando hacer enormes esfuerzos de ajuste fiscal con un altísimo costo político para el Primer Ministro Rajoy pero España no podrá sola, como tampoco podrán llegado el caso Italia y Portugal. De ahí que la intervención del BCE sea en este punto tan relevante.
De una vez, la Unión Europea debe articular una estrategia fiscal integrada que sincere y ataque a la crisis de un sólo golpe con la asistencia de un amortiguador monetario implementado por el BCE. Sin oxígeno monetario, la severidad fiscal con la que Europa intenta seguir resolviendo su crisis en un entorno recesivo y de alto desempleo fracasará, como viene siendo el caso hasta ahora.
Otra vez más el mercado se ilusiona con anuncios europeos, esperemos que esta vez el BCE esté a la altura de los acontecimientos. El desafío para el BCE en los próximos días será el de explicar con absoluta claridad y elocuencia qué significa: “haremos todo lo que se tenga que hacer para estabilizar al Euro” para un banco central que nos ha acostumbrado a una secuencia enorme de anuncios, desmentidos e inconsistencias.
Fuente de la imagen: Google

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos