Intradiario en Europa - 16/07/2012

Estabilidad pero con miedo

Las bolsas europeas se mueven de forma mixta y bastante plana a estas horas, con el Ibex como de costumbre, siendo el peor de todos, aunque no baja demasiado. El volumen va bajando lentamente como es habitual al adentrarse en el período vacacional. Los operadores tienen muchas dudas, los índices han resistido en soportes, pero tampoco dan señales de nada de especial.
Se espera con ansiedad la intervención de Bernanke de esta semana ante el Congreso para aclarar o ver si dice algo sobre el tema QE y se sigue teniendo mucho respeto al caos que reina en la zona euro.
Todos los acontecimientos macro de la zona euro siguen influyendo enormemente en  las bolsas.
El comentario del presidente del Bundesbank sugiriendo que España debería acogerse al rescate completo, ha despertado muchas alertas, y se siguen sucediendo episodios de rentabilidades negativas en la deuda de los países del núcleo central de la eurozona. Realmente el mensaje que manda el mercado comprando deuda con rentabilidad negativa sólo puede ser uno: se aseguran contra una quiebra de la zona euro, pensando que aunque no cobren intereses, si todo estalla, como cobrarán en la nueva moneda nacional, ésta estará muy revaluada sobre las de la periferia. Otra cuestión es que esto tenga sentido o no, pero es lo que hay.
El mercado está seriamente preocupado en este contexto, sobre la subasta de deuda española de esta semana.
En este artículo de finanzas.com, se ve bastante clara la situación:
Italia presiona a España para que ambos pidan a Merkel la compra urgente de bonos
Vean estas citas:
El primer ministro italiano, Mario Monti, está pensando en jugar la misma baza que le sirvió en la cumbre de la UE para alcanzar acuerdos vitales como la recapitalización directa de los bancos o la compra de bonos por parte de los Fondos de Rescate. Según explican fuentes financieras, su idea es persuadir a España para formar un frente común de presión sobre Merkel bajo la amenaza de plantearse ambos países la salida del euro en caso contrario.
Y especialmente esta:
Pero el problema, según explican fuentes financieras, es que “el mercado está ahora mismo prácticamente cerrado”. Por eso, es previsible que el Tesoro tenga que ponerse en manos de los conocidos como “markets makers” o creadores de mercado, que no son más que los bancos que tienen como misión dotar de liquidez a la deuda estatal. La cuestión que preocupa ahora mismo a los operadores es que la demanda pueda ser particularmente baja y asuste a los inversores extranjeros.
Vamos a filosofar un poco. Moustafa Belkhayate es un trader atípico. Poco conocido en el gran circuito de superestrellas pero mucho entre los que gustan de la filosofía en el trading y de los que ven esto como algo más que destrozar al contrario y sacarle todo el dinero posible, que es la visión de más de los que usted se cree. Moustafa Belkhayate es gestor de fondos de inversión y dada sus peculiaridades tiene el calificativo de trader filósofo, filántropo y para algunos de visionario. 
Hace tiempo leí un trabajo de él que me impresionó. Sobre todo una frase que decía: “Ningún sistema de trading le funcionará si no aplica el Money Management”. Según este trader, una estrategia correcta debe tener un 70 por ciento de Money Management y un 30 por ciento de estudio técnico, por decirlo así. Yo no sé si el porcentaje será correcto, eso es muy difícil de estimar, pero desde luego vamos a partir de una base de la que ya les he hablado muchas veces. La piedra filosofal de los sistemas no existe. Es inútil que usted, querido lector, pase horas y más horas buscando enormes complicaciones teóricas a su sistema para conseguir algo perfecto, algo que no falle nunca, algo que siempre le dé dinero y usted se pueda ir con una caña de pescar a vivir la vida. Eso no es posible, hay que trabajar mucho, pero mucho, aprender cada día . 
Belkhayate ha repetido hasta la saciedad que no hay sistema perfecto, pero que además, y aquí está la clave, el sistema perfecto se basa en mejorarlo: No mediante más formulitas e indicadores que nos digan las entradas y las salidas, sino en money management. Es decir, en técnicas de gestión del dinero, en determinar con cuántos contratos se entra y se sale en cada ocasión, en determinar cómo diversificar, algo importantísimo, por ejemplo. 
Por intereses comerciales está muy extendida en todo el mundo y sobre todo en EEUU una filosofía: usted o yo inventamos un sistema, todo lleno de formulitas estupendas y nos bastará con entrar en el mercado con un sólo contrato de un determinado futuro, además con muy poco dinero en el bolsillo, prácticamente las garantías peladas y nos retiramos. Por intereses comerciales esto se fomenta mucho en EEUU, usted le interesa al intermediario porque genera comisiones, verá cómo siempre el sistema que le recomiendan opera muchísimas veces, a veces varias en el día, porque si no es así, no hay negocio y además se lo pondrán fácil, no hace falta que ponga dinero, el sistema es tan perfecto que con las garantías sobra. 
Pero el mundo no es así, como decía un analista español muy respetado, para entrar en el mercado lo primero que hay que tener es algo de dinero, si no se tiene mal empezamos, mínimo las garantías más tres veces las pérdidas o acabamos de poner el primer cimiento de la ruina. Luego no vale lo de un contrato, tenemos que diversificar y si no tenemos más remedio y sólo podemos entrar con uno, apliquemos todos los sistemas a la vez que podamos sobre ese contrato e intentemos aplicar todas las técnicas de money management que podamos. 
Pero volvamos a ese trabajo que les comentaba antes que tanto me gustó de este trader. En el mismo contaba dos historias, entre otras, y muy conocidas y comentadas en muchos otros sitios, muy reveladoras que les voy a resumir, comentar y traducir, luego les pongo el enlace en francés. La primera era la de Richard Dennis y sus célebres tortugas. 
Richard Dennis, uno de los más célebres CTAS o traders en futuros de la historia de EEUU, que ganó una fortuna en los mercados y que se hizo millonario partiendo de cero, en 1984 hizo una apuesta con su amigo William Rckhardt. Era la siguiente: Ser capaz de enseñar su método de especulación a personas que no eran expertas en finanzas en 15 días y además terminarían ganando dinero. LLegó a poner un anuncio en el Wall Street Journal y realizó el experimento. Un año después esos traders eran muy famosos en EEUU y “Los tortugas” como siempre se les llamó pasaron a la historia. El método era y es muy sencillo, aunque no se sabe exactamente su composición pues sus miembros juraron guardar silencio, sí que se sabe que se basa sobre todo en el money management y que presta mucha menos atención a los modelos de entradas y salidas. Por ejemplo, se sabe que está prohibido entrar con más del 2 por ciento en una operación, que cuando se gana se aumenta la exposición y que cuando se pierde se aumenta. Los tortugas siempre han tenido una filosofía: ¿Cuánto invertir? Nunca cómo y dónde. Siempre la filosofía ha sido no perder dinero y cuando eso estaba claro si se podía ganarlo. Tomemos nota, nuestro sistema es indiferente que gane poco, si es capaz de perder poco a largo plazo terminará dándonos dinero, mientras a su alrededor verá montones de traders convertidos en estrellas fugaces que ganarán mucho en unos meses y lo perderán todo a largo plazo. 
Vean esta otra experiencia que contaba Belkhayate. Ralph Vince llevó a cabo un experimento interesantísimo que se cuenta en multitud de libros sobre trading. Convocó a 40 ingenieros de todo tipo, no sólo gente relacionada con los mercados, había de todas las ramas y les propuso jugar a este juego con 10.000 dólares imaginarios. 
Se podía jugar 100 veces, con una ventaja de salida del 60 por ciento de ganar y el 40 por ciento de perder. Si se acierta se gana la apuesta, si se falla se pierde la apuesta. Fíjense en una cosa, imaginen que esto es un sistema de trading y que usted tiene ese porcentaje que ya le advierto es muy difícil tenerlo, pocos sistemas sobrepasan el 60 por ciento de aciertos, siempre que tenga un ratio media ganado cuando se gana partido media de lo perdido cuando se pierde decente, decente y cercano a dos que es lo mínimo. 
Creo que por la definición del juego lo lógico sería que se ganara casi siempre, ¿no les parece? Tenemos el 60 por ciento a nuestro favor y cuando perdemos lo hacemos en igual cuantía que cuando ganamos, esperanza matemática positiva, perfecto. Pues bien, el experimento terminó con 2 ingenieros ganando y 38 perdiendo, es decir, el 95 por ciento perdiendo, el mismo porcentaje de gente que entra en futuros y termina perdiendo según las duras estadísticas de EEUU. 
¿Por qué perdieron casi todos los ingenieros? Por la cuantía de las apuestas, lo dejaron todo en manos del azar, no utilizaron el money management y consiguieron lo más difícil teniendo las matemáticas a su favor terminaron perdiendo. En el mercado y en un sistema sería igual. 
Este juego, o algo muy similar, lo he visto proponer a don Manuel Andrade, de Meff, y en otras que un servidor iba como oyente desde hace años y cada vez que se lo veo hacer, además lo hace muy bien pues es un gran profesional y una buena persona, me sigue sorprendiendo a veces lo simples que son las cosas. 
Querido lector, la clave no está lejos de usted, está en usted mismo, el sueño es posible, usted mismo lo puede conseguir casi sin ayuda de nadie y por sus propios medios, pero el camino no es estudiar y estudiar esta media y la otra, que si entro con un filtro de esto o lo otro. Por supuesto, eso es importante también, pero es sólo una parte del juego, lo más importante, además de tener dinero, claro está, es precisamente cómo administrar ese dinero. Las entradas y las salidas son más difíciles de lo que parece y más en este mercado que cada vez se parece más a un casino, aunque si juega con ventaja matemática con su sistema por pequeña que sea y trabaja duramente, el money management tiene la clave del éxito, que por supuesto no le convertirá en millonario en cuatro días, eso son fantasías, algunos lo consiguen, pero no hay que aspirar a eso o corremos el riesgo de quedarnos por el camino como muchos otros más. 
No obstante y a pesar de todo lo dicho, prudencia, mucha prudencia y no crean en el vellocino de oro, hasta el propio Richard Dennis, el descubridor de los tortugas y que tanto dinero ha ganado ha tenido rachas de pérdidas importantes que le han supuesto muchos problemas e incomprensiones con fodos que han tenido que cesar en el trading. 
Y ojo, no lo critico con esto, al contrario, le admiro desde que empecé en esto, y ya quisiera yo llegarle a la suela de los zapatos en los mercados y en su sabiduría de los mismos, simplemente quería destacar que él, como todos los operadores, también tienen malas rachas, como nosotros las tendremos y que serán muy duras, si no estamos preparados para ellas estaremos eliminados. La piedra filosofal no existe.
www.serenitymarkets.com
ENJOY FINANCE!!!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos