Notas Periodísticas - 08/08/2012

2012: Un año incomprensiblemente optimista

El 2012 a nivel de fundamentos macroeconómicos es sin dudas un año peor que el 2011. Primero, los tres bloques más importantes del mundo: China, Estados Unidos y Europa están en franco proceso de desaceleración contra un entorno macroeconómico más benévolo durante el año anterior. Segundo, la crisis europea no sólo dejó a Grecia al borde del colapso sino que tiene a España severamente comprometida. En el 2011 por ejemplo, mencionar la eventual separación de Grecia de la Zona Euro era tabú cuando en el 2012 se debate el tema públicamente y con total ligereza. A esto podemos también mencionar el salvataje que la Unión Europea debió articular al sistema financiero español por un total de USD 125Bill. (John Maynard Keynes y sus dos frases)

Por lo tanto, el entorno macroeconómico global es uno que nos indica que si bien parecería estar muy lejos de los días trágicos post-Lehman queda claro que la crisis internacional tiene para mucho tiempo más. Sin embargo, parecería que “shortear al mercado” y ganar con esa decisión es una cosa del pasado como si ser pesimista hubiese quedado “fuera de moda”. Para el 2012 shortear simplemente fue una estrategia muy perdedora y altamente frustrante. Y la razón parecería ser muy sencilla: jugarle pesimista a este mercado es simplemente ir contra el poder monetario de bancos centrales que en esencia tiene capacidad ilimitada por continuar inundando de moneda al planteta entero.

El gran mérito de Ben Bernanke, Presidente de la Reserva Federal, es que logró que el mercado le crea aún cuando no haga nada. Recordemos que en su último comunicado del 1 de Agosto, “la Fed” insinuó mucho pero al fin de cuentas no hizo nada. La noción del Put Gratis y la de “no tragedia” es muy fuerte y sin dudas está neutralizando el colapso en dominó de Europa, lo cual hasta por momentos parece desafiar al sentido común más básico.

Con observar como están tradeando los mercados de acciones en el mundo, es evidente que se tiene tan incorporado el concepto de “no tragedia” que aún viendo a una economía en crisis como la española, se niega a descontar lo que el mercado de bonos en Europa viene haciendo desde septiembre del 2011. Sin dudas desde Lehman 2008 este es el peor momento de la crisis y sin embargo los mercados confiando en que si esto se complica realmente saldrá un banco central a ponerle “un piso al riesgo” se desentienden del problema con una clara tendencia a la suba. (¿Optimismo real o moral hazard?)

Lo cierto es que este mercado no baja nunca: es como jugar al fútbol con veinte arqueros a favor sabiendo que nunca te van a hacer goles. Los “veinte arqueros” lo representa la nación de que siempre está disponible una eventual intervención monetaria salvadora que tranquilice a los mercados. Aun cuando todo el mundo sepa que poco podrán hacer para reactivar la economía global y mucho menos para resolver el drama europeo. Sin embargo, Bernanke ha sido brillante en convertir a “la Fed” en el ancla de riesgo, en la única referencia coherente de este mercado.

Si bien los anuncios del Banco Central Europeo (BCE) en su última decisión de política monetaria decepcionaron relativos a la enorme expectativa que habían despertado en la semana anterior, sólo Europa realmente tradeó en terreno significativamente negativo en particular el IBEX llegando a –5% en el día del anuncio. Sin embargo, el S&P sólo cerró en –0.75% negativo y nada más que eso.

Convengamos que el “no QEIII” de “la Fed” y las dudas del BCE eran un ejemplo “de manual” para al menos intentar un short intrasemanal pero parecería que los bears (pesimistas) no quieren tocar un sólo short. La frustración de los bears es a esta altura tan grande que parecería que ni siquiera se animan a shortear cuando verdaderamente la realidad les da una chance.

Ante la sorpresa de muchos, el 2012 es un año plagado de problemas muy serios en la economía global pero al mismo tiempo caracterizado por una enorme insensibilidad a los mismos. Por momentos da la sensación de que este mercado no quiere bajar nunca más. Este 2012 sin una sola duda no es un año de bears (pesimistas) y este comportamiento hipnótico es mérito absoluto de la Reserva Federal que nos tiene anestesiados monetariamente desde el 2009.

El BCE decepcionó en su última decisión de política monetaria y aun así este mercado ya se olvidó del tema, los bulls siguen en absoluto control aunque por momentos este comportamiento parezca desafíar al sentido común más básico.

Fuente de la imagen: Google

Nota relacionada en Infobae

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos