Hablemos de Finanzas - 01/08/2012

El desafío de Draghi: no podrá decepcionar mañana

Hay dos cosas fundamentales que un banquero central no puede perder: credibilidad y capacidad de sorpresa.
Recuerdo cuando por el 2006 “un desconocido” señor llamado Ben Bernanke reemplazaba a la “súper-estrella de la política monetaria” Alan Greenspan. Recuerdo también que al mercado le llevó años acostumbrarse a la nueva retórica de “la Fed” encabezada desde el 2006 por el Doctor Bernanke. En ese entonces, Alan Greenspan había conducido a la Reserva Federal por nada más y nada menos que 17 años ininterrumpidos, convirtiéndose sin dudas en un récord mundial. En ese contexto, a Bernanke le tocó remplazar al majestuoso Greenspan, un Greenspan al que el mercado se había acostumbrado a entender, comprender y hasta anticipar casi con perfección.

En ese entorno no le fue nada fácil a Bernanke instaurar su propia retórica y su propia forma de comunicarse con el mercado. Recuerdo que si bien el 2006 era en términos relativos un año fácil, al principio los mercados no comprendían bien lo que Ben Bernanke quería comunicar y hasta muchos lo tildaban de padecer de un excesivo sesgo académico muy lejos del perfil “no académico y ultra-pragmático” de su predecesor Alan Greenspan.
Pero lo cierto es que a Bernanke a diferencia de Greenspan le ha tocado conducir política monetaria en la peor crisis de los mercados financieros de la historia de la humanidad. Y si bien y con el absoluto y mayor respeto considero que cometió dos errores, como toda persona brillante aprendió de los mismos y desde entonces su manejo de “la Fed” y de las expectativas del mercado internacional ha sido en mi humilde opinión absolutamente brillante.
El primer error y repito, con sumo respeto ocurrió cuando a fines del 2007 “la Fed” en su comunicado del FOMC puso a la inflación en mismo plano de igualdad que el crecimiento, sonando en el margen hawkish (restrictivo monetariamente) y sugiriendo que lo peor de la crisis había pasado. El segundo error, con un 2008 reflejando que “la Fed” había subestimado la gravedad de la crisis ocurre cuando cae Lehman Brothers y si bien muchos dicen que “la Fed” tenía cero chances de poderlo salvar, me voy a quedar con esa duda por siempre.
Pero luego de Lehman, sin una sola duda Ben Bernanke se convirtió en el único ancla de riesgo sistemático y coherente de los mercados mundiales. Desde ese momento hasta el día de hoy no dudó en un sólo instante en mantener una estancia absolutamente dovish (laxo monetariamente) y acomodativa, generó certeza y una sustancial baja de volatilidad (Colapso del VIX: ¿optimismo u otra cosa?).
De esta forma instauró el concepto de un Put Gratis permanente cuando las cosas se complican y moral hazard aparte………..le ha dado al mercado al menos una estabilidad nominal que lo ha tornado por momentos hasta aburrido, pero eso es lo que necesita Bernanke: un mercado hipnotizado y tradeando rangos por mil años más. (Los “Puts Gratis” de Bernanke, los Payoffs Asimétricos y las distorsiones del Moral Hazard..)
Del otro lado del Atlántico y también con el mayor y absoluto respeto siempre me ha quedado la sensación de una incoherencia y falta de convicción en atacar monetariamente a la crisis. Como un mínimo ejemplo: recordemos que en plena crisis griega, el BCE subió incomprensiblemente su tasa de referencia en el 2011. O sea, su respuesta a la crisis griega fue tornarse hawkish!!, cuando “el manual” sugería una decisión históricamente dovish!!
Ahora bien, Mario Draghi por el momento sigue siendo una incógnita. Sin dudas parece tener una estancia mucho más agresiva a nivel monetario que su predecesor Trichet. Recordemos que ya Draghi tiene implementadas dos rondas de LTROs y bajas en la tasa de referencia. Este jueves es un día clave para el desempeño de Draghi a futuro, Draghi tiene la chance histórica de mostrarle al mundo que así como hay un Bernanke en USA, hoy un Draghi en Europa. Draghi sugirió el pasado jueves que “hará todo lo que sea necesario”. El mercado le quiso creer, ahora toda la carga está de su lado. Si nos sorprende con un shock monetario histórico se habrá ganado la chance de ser creíble y predecible, dos activos formidables para un banquero central.
No exagero en sugerir que mañana bien puede ser el día más importante de Mario Draghi al frente del BCE: todo su stock de credibilidad y capacidad de sorprender está en juego……Con los anuncios del pasado jueves Draghi se puso sólo en la situación de no poder decepcionar y ahora deberá defenderla. Estoy ya ansioso de escuchar la conferencia de prensa del BCE de mañana.
Fuente de la imagen: Google

2 comentarios para El desafío de Draghi: no podrá decepcionar mañana

  1. Anonymous dice:

    Germán, muy bueno, como siempre. Sólo agregar algo que se me ha pasado leer en tus artículos y que, en mi opinión, es el principal problema del BCE ahora mismo: falta de independencia.Saludos,Federico Etchelecu

  2. Anonymous dice:

    alemania, apoya a mario ??

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos