Hablemos de Finanzas - 20/11/2012

Argentina, los holdouts y el default: ¿tan distintos somos a Grecia?

Durante estos días estuve siguiendo mucho más que de costumbre noticias referidas a bonos de Argentina. La razón es obvia, es suficiente con ver cómo cotiza un CDS de Argy a 1 año para compenderlo. Y mientras escribía sobre este tema recordé un artículo que publiqué meses atrás, artículo que decidí ajustarlo a la coyuntura de estos días pre-Diciembre 2 2012 fecha en la cual sabremos la decisión del Juez Griesa. (Bonos argentinos bajo severa presión: ¿exageración o realidad?)

Así como esta crisis todavía tiene muchísimas deudas pendientes referidas a modificaciones en la estructura en la que actualmente se desenvuelven los mercados, todavía el mundo sigue sin una ley de quiebra soberana que permita poner fin a lo que parece ser un juego eterno de holdouts y reapertura de canjes. La forma en la que actualmente se maneja un default soberano es un muchas instancias socialmente subóptimo. (Bonos Argentinos y la pregunta del millón: ¿Qué significa pari-passu para Griesa?)

Pocas ciudadanías han tenido la desdicha de conocer un default soberano. Argentina ha padecido uno hace ya una década y ningún ciudadano al que le tocó vivirlo puede olvidarse de semejante caos económico, político y social. Los defaults no ocurren de la noche a la mañana, son el resultado de una inaceptable política fiscal diseñada bajo el supuesto de crecimiento permanente sin preparar a la economía contra a un shock recesivo.

Ningún modelo económico es responsable del default, se puede defaultear siendo comunista, socialista o liberal. El verdadero padre del default es la irresponsabilidad fiscal y la improvisación macroeconómica: se gasta mucho más de lo que se debe durante muchos años y se supone que la economía andará bien in-eternum. Cuando finalmente se choca con la tragedia de un default, no se sale con inmediatez y tampoco con recetas sencillas.

Los defaults duelen muchísimo socialmente. El default a esa altura es un combo explosivo de tragedias sociales y económicas, cada una retroalimentando a la otra. El swap de Grecia en febrero de este año se consideró “voluntario”. Esa es una diferencia técnica no menor respecto a la forma en la que Argentina encaró el suyo a pesar de que Grecia hizo trigger de CDSs. Con toda Europa detrás es bastante más fácil conseguir apoyo relativo a lo sólos que dejó a Argentina la comunidad internacional a fines del 2001. Y esto bajo ninguna circusntancia intenta ser una defensa al desmanejo fiscal de Argentina durante los años pre-default. Argentina al igual que Grecia fueron un experimento que salió mal, sin embargo Grecia sigue bajo el experimento fallido normalmente conocido como “Zona Euro”.

Lo cierto es que Grecia al igual que la Argentina del 2001 no pagará muchísimo de lo que había prometido originalmente. En esa característica, Grecia es idéntica a la Argentina del 2001: ninguno de los dos pagará lo que prometió y todavía lejos está Grecia a pesar de las quitas de febrero de haber convergido a un sendero estable.

Es muy entendible que el default se trate de evitar porque sus consecuencias son devastadoras. Un default impacta a un economía en todas sus dimensiones: en Argentina, lo monetario, lo fiscal, lo financiero, lo social y la economía real fueron arrasadas. La ventaja de Argentina es que tuvo después de su default “un empujón de crecimiento muy fuerte” motivado por la devaluación del peso de 400%, con su consecuente ganancia en competitividad más un shock externo caído del cielo representado por la sustancial suba en la soja.

Argentina es una república muy rica, tiene una formidable capacidad de generación de riqueza en commodities alimenticios. Esta característica es inexistente en Grecia. No se ve un sólo activador macroeconómico para Grecia, resulta imposible imaginar un país que ya en cinco años de recesión y con un desempleo del 25% se tenga que “mega- achicar” casi de golpe. ¿Será que pertenecer a bloques del G2 ayuda? Pero ojo, eso no es gratis, ¿tiene sentido vivir como un zombie del G2 in-eternum?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos