Hablemos de Finanzas - 14/12/2012

Bernanke y su brillante clase de política monetaria heterodoxa: observo, aprendo y aplaudo

La Reserva Federal se convirtió en el ancla equilibradora pero al mismo tiempo distorsiva de los mercados. Exponenció el “riesgo moral” y empapeló al mundo con dólares baratos para crear ilusión monetaria y esto está lejos de haber culminado a la luz del histórico comunicado del FOMC (Federal Open Market Committee) del pasado miércoles 12 de diciembre. Esta forma heterodoxa y no-convencional de hacer política monetaria sin dudas está funcionando en el mediano plazo colapsando a la volatilidad esperada y reflacionando todo lo que tiene a su alcance.

¿Y el largo plazo? shhhhhhhhh…. veremos, todo no se puede hacer y con el diario de mañana no se equivoca nadie. Lo cierto es, Bernanke se le plantó al mercado “sin el diario de mañana” y desde el caos post-Lehman a hoy el avance en la estabilidad de los mercados ha sido enorme aun cuando queden dudas respecto a si esta estabilidad de corto plazo compromete la del largo y aun cuando Europa le jugó en contra siempre que pudo. Veremos si alguna vez esta crisis muta a una de origen inflacionario……

Estados Unidos tiene una gran ventaja cuando se trata de implementar política monetaria expansiva: le cobra impuesto inflacionario a todo el mundo, cosa que en general es imposible para cualquier otro banco central que en el mejor de los casos sólo puede licuar inflacionariamente a sus propios ciudadanos. Los procesos inflacionarios que vienen sufriendo gran parte de la economías emergentes exportadoras de commodities son el reflejo de esta persistente política de licuación de “la Fed”. Y a pesar de esto, el mundo sigue ahorrando en dólares.

Se creó un mercado adicto a las contenciones monetarias de “la Fed”. El mercado se acostumbró a esperar de los Centrales un constante estado acomodativo al punto tal de que actualmente tenemos a un mercado zombie y totalmente dependiente de inyecciones monetarias: ¿para qué comprarme un put si Bernanke o Draghi me regalarán uno?

El 2011 ha sido un año brutal con muchísimos días de +/-5%. Bernanke comprendió que su rol como banquero central líder es el de anclar expectativas en un mercado que ante el menor error de política económica puede tornarse incontrolablemente inestable. Y el mercado así lo entendió convirtiendo al 2012 en un año virtualmente opuesto al anterior aun cuando los problemas que acechan a la economía real son bastante parecidos. Así como el 2011 fue un año que siempre que pudo “se quizo vender”, el 2012 es uno en donde siempre que puede “se quiere comprar” con los bulls en absoluto control de la situación aun cuando tenemos al cliff de USA y a Grecia en un estado similar al del 2011. Lo que cambió fue la percepción del mismo problema y ahí está el éxito principal de Bernanke como ancla global de expectativas.

Y si quedaba alguna duda el miércoles pasado “la Fed” con la mayor claridad posible intentó darle certeza al mercado respecto al futuro de tasas. Por primera vez en su historia condicionó la política monetaria actual a un nivel expreso de desempleo (6.5%) y supeditó la meta inflacionaria a la evolución del empleo. Sin dudas vivimos momentos históricos: estamos observando cómo Ben Bernanke y su equipo están cambiando la forma de hacer política monetaria. Lo que anunció “la Fed” esta semana hubiese sido impensado y ultra-criticado en los tiempos de Alan Greenspan.

Me siento, escucho, leo, aprendo y aplaudo volviendo a resaltar el formidable rol que las expectativas juegan para estabilizar o no a un sistema global.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos