Hablemos de Finanzas - 11/01/2013

Escribiendo sobre lo que no importa: ¿es todo esto un equilibrio de largo plazo?

Con un S&P en máximos de cinco años resulta útil sólo a veces pensar en modo contracíclico. De esta forma me planteo tres preguntas que me vengo haciendo desde hace meses:

1.¿Permitirán alguna vez los Bancos Centrales de las principales economías del mundo que el sistema de precios haga su trabajo y genere por ende una alocación de recursos eficiente y sostenible en el largo plazo?

2.¿Podrá alguna vez el ciclo económico trascender al político?

3.¿Por cuánto tiempo más vamos a seguir con esta interminable estrategia de Bancos Centrales del G10 de emitir dinero y mercados reflacionando implacablemente en consecuencia?

Recuerden que por el 2006 nos decían que el mercado inmobiliario americano no era una burbuja, que era un equilibrio estable y que el sistema financiero internacional era sólido y confiable.

El 2012 ha sido el año que desde el comienzo de la crisis ha mostrado con mayor elocuencia la enorme distorsión monetaria en la que se desenvuelven los mercados financieros internacionales, el moral hazard claramente se ha maximizado y sin dudas el 2013 comenzó exactamente como el 2012.

La pregunta relevante a hacerse es: ¿a qué bloque significativo del planeta le conviene que esta fiesta nominal cambie? Y la respuesta por el momento es “a ninguno”. ¿Quien se anima a anunciar a sus respectivas ciudadanías que el equilibrio real subyacente se ve mucho peor que el estado nominal de cosas que percibe la gente?

Que un bono americano a 10 años rinda solamente 1.90% está claramente indicando que esos precios al haber sido altamente intervenidos entraron en una de las tantas burbujas a las que ya nos acostumbró esta crisis. La agresividad monetaria de “la Fed” sin dudas ha estabilizado a los mercados en el corto plazo, pero me pregunto: ¿estará esta estabilidad de corto comprometiendo nuevamente un equilibrio de largo plazo en términos de economía real?

¿Cuánto de fundamental exhibe el S&P en máximos de cinco años?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos