Diario - 28/03/2013

2013: La incertidumbre, una cosa del pasado

Y esto lo escribo justo cuando los bancos en Chipre intenten abrir sus puertas….veremos cómo termina dicho experimento que a esta altura ya es vergonzoso. Por el momento, el grado de indiferencia a lo que puede ser el inicio de un severo desequilibrio financiero en Europa es algo que me sorprende enormemente. Con Chipre o sin Chipre, este ensayo precisamente intenta resaltar los impactos de la reflación sobre lo que parece ser una enorme subestimación al riesgo global, nada parece ya preocupar a estos mercados que transitan un absurdo sendero optimista alimentados totalmente de ilusión monetaria.

El 2012 ha sido un año crónicamente bullish (optimista) y con excepción de mayo, el riesgo ha sido ignorado y subvaluado. El 2013 parece haber aprendido del año anterior e incluso claramente ha redoblado la apuesta al punto tal que ni siquiera a este mercado le importa corridas bancarias potenciales en Chipre y quién sabe dónde más.

Si uno mira la economía real no hay demasiadas razones para estar tan optimistas, el divorcio entre fundamentos y comportamiento de mercados financieros es enorme. Las principales ecomías del mundo muestran un débil ritmo económico y Europa con sus problemas de siempre. Pero si nos concentramos en la economía nominal la misma se ha convertido en el paraíso de los bulls (optimistas).

Con QEs por todas lados y en casi todas las monedas (menos el Euro), un bear (pesimista) mira a este mercado y se frustra casi permanentemente. De hecho los bears (pesimistas) se han convertido en una especie en estado de obvia y elocuente extinción. Ser bearish en estos mercados simplemente “ya no está de moda”, es anticuado. Es obvio que la economía real ha quedado muy relegada y muy detrás de las variadas formas de intervención que los distintos Centrales del mundo han diseñado desde el 2007.

El razonamiento es altamente primitivo pero no hay con qué lucharle: ¿para qué vendernos si detrás se viene un tsunami monetario de algún Central? Shortearse este mercado virtualmente es ponerle el pecho a un Central con capacidad infinita de emisión: grave error. Desde el 2009 que ser bearish en forma sistemática ha sido la peor estrategia posible, estar largo riesgo siempre pagó, obvio no pain, no gain y hubo que sufrir en el medio aunque el 2013 parecería que ni siquiera hay que sufrir para reflacionar.

Y no está nada mal que así lo hayan hecho los Centrales. En un mundo en crisis es de sustancial importancia tener muy en cuenta la intrínseca inestabilidad del sistema. El mismo de estable puede casi de golpe tornarse en explosivo y para ello basta solamente recordar que Grecia en el 2010 generó el “Flash Crash” con el Dow colapsando 9% en menos de diez minutos. También Grecia en el 2011 llevó al SPY a niveles críticos de 107.8 en el intradiario para verlo hoy en 156. Y ni hablar de lo que el IBEX español fue capaz de hacer en los primeros meses del 2012. Por lo tanto, este mercado siempre tiene guardada una potencial bazooka destructiva que para que no vuelva a despertarse es necesario adormecerla digamos cada seis meses con un renovado Put Gratis.

Por lo tanto comenzando con Bernanke en el 2008 y ahora probablemente con Draghi en el 2012 ambos Centrales comprenden claramente su rol en la crisis como amortiguadores de todo lo malo que proviene desde la economía real. Cada mala noticia real se intenta neutralizar por medio de alguna distorsión evitando de esta forma que el mercado descuente sinceramente el equilibrio general actual. De esta forma, para un mundo con clara ilusión monetaria es fácil contagiarlo de “optimismo nominal” cuando los anuncios de cada paquete distorsivo se festejan instantáneamente reflacionando activos financieros.

El 2013 sin dudas ha sido el año del colapso nominal del riesgo sistémico, pero me pregunto: ¿qué tan estable es todo esto? ¿Cuán ineficiente será intervenir permanentemente en los activos de riesgo y de esta forma distorsionar la asignación de recursos en el largo plazo? ¿Por qué no dejamos que el sistema de precios se encargue sólo del resto?

Fuente de la imagen

2 comentarios para 2013: La incertidumbre, una cosa del pasado

  1. Santi dice:

    “¿Por qué no dejamos que el sistema de precios se encargue sólo del resto?”

    Los políticos no lo permitirían. No están dispuestos a autosacrificarse para permitir que eso se produzca. La única opción que contemplan los políticos es la huida hacia adelante para ganar tiempo. Siempre ganar tiempo.

  2. PTB dice:

    Santi, es que si lo mirás desde el punto de vista del político, su “plazo” son cuatro u ocho años por ejemplo….lo que te importa es “salvar” tu gestión ese tiempo y como decís, le dan patadas para adelante para dejar correr el tiempo y que otro se encuentre el problema. No defiendo que sea correcto o justo. Simplemente es así. No vas a ganar votos diciendo que si llegás al poder no vas a poder “solucionar” nada en el corto plazo porque hay problemas que pueden tardar 10, 15 o 20 años para solucionarse (lease educación, sanidad, modelo productivo, etc.). Entonces lo que tenés que hacer es prometer cuatro o cinco cosas “populistas” que después si las cumplís o no ya veremos….pero ya estás en el poder….a partir de ahí problema complicado entonces patada hacia adelante y el último que apague la luz…. Un saludo!

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos