Hablemos de Finanzas - 25/03/2013

¿Hasta cuándo un bull-market en commodities?

La tendencia de largo plazo en este asset class, probablemente sea bullish por las próximas décadas pero es de sustancial importancia tener presente que a pesar de estar transitando un bull market de largo plazo en commodities estas tendencias pueden exhibir mini-ciclos correctivos de índole bearish que pueden durar meses o años enteros. En esos mini-ciclos los ajustes pueden ser muy rápidos y violentos en especial para un mercado de yields que se está de a poco animando a empinar la parte larga de la curva americana. Nada violento todavía pero de vez en cuando aunque lo hagamos poco, es útil imaginarse el mediano plazo. (¿Cambio de paradigma en posicionamiento de carteras?)

No es novedad comentar que en todas las clases de activos financieros existen ciclos de largo plazo y mini-ciclos de corto plazo que pueden exhibir direcciones totalmente opuestas. Respecto al largo plazo, parecería ser bastante claro que el crecimiento asiático sin dudas está para quedarse por décadas enteras lo cual es una excelente noticia para todas aquellas economías que sean exportadoras netas de commodities ya sean metálicas, energéticas o alimenticias. (¿Hacia una sistemática normalización económica en Estados Unidos?)

El crecimiento asiático está cambiando el mapa mundial al punto tal de ser hoy China la segunda economía más grande del planeta habiendo pasado en el 2011 a Japón que ahora se ubica tercera en línea. Este crecimiento económico está cambiando sustancialmente los niveles de ingresos promedio en las principales economías de Asia y esto se traduce en una ciudadanía más rica y demandante entonces de mejores casas (metales), mejores autos (energía) y mejor nutrición (alimentos). Este cambio de patrón ha generado un exceso de demanda crónica que probablemente se sostenga por décadas con un obvio impacto: suba formidable en el precio de casi todos los commodities desde metales hasta alimentos.

Por lo tanto, si uno quisiese concentrarse en una tendencia robusta de largo plazo digamos, las próximas cinco décadas no parecería difícil imaginar precios de commodities que sigan subiendo más aún con una población mundial que continúa creciendo en forma acelerada poniendo un aparente y claro piso a todo tipo de commodity.

A través de QEIII la Fed inyecta Dólares a razón de 85.000 millones por mes. Esto significa una vez más que hay dólares en exceso que siguen buscando relativamente pocos bienes reales para evitar la licuación generada por la Fed. Los árboles no crecen hasta el infinito, tampoco los activos financieros. Y en este contexto la debilidad que han mostrado ciertos grupos de commodities desde el inicio del año relativo a acciones bien puede estar describiendo a un mercado un tanto cansado de tanto subir y que ante la imposibilidad de encontrar una nueva historia que permita seguir justificando subas se encuentre tentado a tomar ganancias en el corto plazo más aún en un contexto de mediocre crecimiento global. (Una cosa es “ yields bajas” y otra muy distinta es “yields mínimas”)

Los commodities constituyen un rubro caracterizado por altísima volatilidad. Por citar algunos ejemplos: el cobre tiene una volatilidad implícita de 45%, el petróleo de 40%, la plata el 30%, el oro de 16% y así podríamos seguir con una lista contundente e interminable de activos con la capacidad de corregir agresivamente y sin aviso previo. Para citar un ejemplo elocuente, aún en medio de un agresivo QEIII el oro ha tenido una racha negativa muy sustancial en las últimas semanas.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos