Notas Periodísticas - 22/03/2013

La Fed vs. el BCE: un viaje de la consistencia a la inconsistencia

Mi nota en Diario Infobae

Los próximos días dirán en qué termina este vergonzoso episodio Chipriota de la interminable crisis europea. Pero independientemente de lo que ocurra este evento que ha sido por el momento altamente ignorado por un mercado mundial al que lo único que le importa es la reflación, se vuelve a notar con preocupante claridad el endeble equilibrio que actualmente transita el viejo continente. JOHN MAYNARD KEYNES y sus DOS Frases

Otra vez más Alemania imponiendo austeridad fiscal a rajatabla y escondiendo la billetera para desembolsar el salvataje a Chipre. Si uno observa la deuda outstanding de Chipre del 2013 al 2015, estamos hablando de unos 7.000 Millones de Euros o sea, nada para lo que es el bloque europeo. Sin embargo, un grupo de burócratas el fin de semana pasado decidió intentar imponer una especie de impuesto confiscatorio a los depósitos en Chipre sin contemplar el impacto que dicha medida seguramente ocasionaría sobre las expectativas al resto de la Europa PIIGS y el mundo que by the way…está muy largo y totalmente unhedged (desprotegido).

Se hace difícil comprender cómo con todo lo visto ya, cómo con un flash crash en Mayo del 2010 ocasionado por Grecia, todavía queden en Europa burócratas dispuestos a pensar como si Chipre estuviese aislado del resto de sus hermanos quebrados. Para un hacedor de política económica, es inadmisible a esta altura de la crisis pensar en equilibrio parcial cuando el mundo entero reacciona en forma global ante el menor patinazo. La única chance estable para Europa es hacer “la gran Bernanke”: inflacionar su eterno problema y que la deuda la pague Montoto.

Y aquí estamos con una decisión tan vergonzosa e impensada que fue desarmada antes de implementarse pero lo interesante de esto es que Chipre no se lleva el impuesto pero dejó una señal confiscatoria que probablemente esté en el seno de la Unión Europea hacia el resto de la Europa PIIGS. Es más, una vez culminados los feriados bancarios en Chipre, ¿cómo van a hacer para frenar la corrida bancaria que ellos mismos generaron? ¿Con confiscación o sin ella, a quien en su sano juicio se le ocurrirá quedarse con depósitos en Chipre? Evidentemente, nadie se hizo estas preguntas durante el fin de semana y aquí estamos con otro experimento fallido adicional más de una Zona Euro que permanentemente ha subestimado el rol de las expectativas en un equilibrio general.

Y a pesar de que el mercado ha mostrado una enorme complacencia ante la impericia europea (un emergente con 100 errores menos hubiera durado 15 segundos en la vía láctea) el desmanejo de expectativas viene lastimando a la economía real en Europa desde hace años. Hoy Estados Unidos lentamente se recupera con una tasa de desempleo que del 10% en el máximo de la crisis ha bajado ya al 7.70% sin embargo, Europa parecería estar en una fase opuesta del ciclo: marcando récords de desempleo desde el inicio de la crisis con países con tasas de desempleo que superan actualmente el 25%.

Y aun suponiendo que lo de Chipre terminan bien, no es gratis subestimar expectativas todo el tiempo y comprarse gratis un corralito potencial dando la imagen de un absoluto estado de improvisación y desconocimiento amateur de cómo funcionan los mercados financieros internacionales.

Desde hace meses vengo sosteniendo que la corrección vendrá desde Europa siendo una vez más el catalizador de evento de aversión. En este contexto se me hace difícil encontrar un escenario donde el Euro pueda apreciarse consistentemente. Si con el optimismo de los últimos meses el Euro sin Chipre quedó en 30, qué le espera a futuro con un Dólar fortaleciéndose, con tasas en aparente lenta pero consistente tendencia alcista y con un Europa que vuelve a demostrarle al mundo que está llena de grietas y dudas.

Se hace por momentos imposible comparar la consistencia de la Fed como ancla de riesgo versus esta permanente improvisación desde la Eurozona. Aun con una macroeconomía claramente peor en términos relativos, la tasa de referencia en Europa es 75 basis superior a la de USA y Japón, ¿difícil de entender no? En relativo, Europa sigue incomprensiblemente hawkish.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos