Notas Periodísticas - 10/04/2013

Compro hoy simplemente porque creo que mañana todo estará más caro

Nota original en Rankia.com

Probablemente este título refleja con bastante claridad la mentalidad con la que los mercados globales viene operando desde hace años en especial, desde el segundo semestre del 2012. Por el momento sin embargo, nada parecería querer apartar a este mercado del claro sendero optimista en el que está inmerso desde el segundo semestre del 2012. Con una 10yr. yield de USA colapsada nuevamente en 1.75% nada parecería querer frenar este rally global.

Japón duplicará su balance en los próximos dos años a razón de USD 530.000 Millones por año llegando a un total de USD 1.060.000 Millones. Recordemos que el primer QE de Bernanke ascendió a USD 1.200.000 Millones o sea, el nuevo QE de Japón es casi el QEI de Bernanke lo que no hace más que reforzar un escenario global tan plagado de problemas como de dinero dando vuelta por el mundo. Los mercados están embarcados en una dinámica caracterizada por escapar del dinero papel y comprar en cambio activos financieros denotando un claro y preocupante sesgo a estar long riesgo todo el tiempo.

Con muy agresivas Flexibilizaciones Cuantitativas en Japón y Estados Unidos, resulta interesante al menos por un rato desafiar la lógica actual tan aceptada de solucionar virtualmente todo emitiendo. La inflación de activos reales o financieros es uno de los factores económicos que más impacto tiene sobre las expectativas de los agentes. Cuando la inflación se acelera el sistema comienza a transitar un endeble equilibrio en donde la inflación impacta a las expectativas y a su vez, las expectativas afectan a la inflación en un círculo vicioso que comienza a mostrar una dinámica propia e independiente.

Pero cuando menciono el término inflación no pienso solamente en su definición tradicional referida a la suba sistemática y sostenida en el precio de bienes reales, sino que además me preocupa sustancialmente la dimensión no tradicional referida a la reflación y por ende generación de burbujas en los mercados de activos financieros. Recordemos que un mercado en burbuja exhibe una característica clara: “compro hoy simplemente porque creo que mañana todo estará más caro”. Como vemos, el gran ausente en una burbuja son los fundamentos detrás del activo.

Con excepción de mercados emergentes exportadores de commodities que hace tres años sufren de elevadas tasas de inflación, este proceso parecería haber impactado sólo a los activos financieros aspecto comúnmente relacionado al término reflación. La pregunta es si alguna vez este proceso impactará a los activos reales dinámica que ya se viene dando desde hace tres años en varias economías emergentes que vieron monetizar sus respectivas economías vía cuentas externas reflejo del formidable boom en commodities. El dilema es dejar apreciar el tipo de cambio nominal o inflacionar.

Ya van casi seis años de crisis en donde venimos observando una débil reacción de la economía real y a la vez, una gigantesca emisión en los principales bloques del mundo siendo Japón el último en unirse a esta elite de bancos centrales emitidores de dinero papel a mansalva. Aunque esté de moda elogiar cada QE, y aunque parezca anticuado pensar en inestabilidad global, de vez en cuando resulta útil plantearse si esta estrategia monetaria tan aceptada y tan generalizada es estable a largo plazo. ¿Estará la estabilidad actual comprometiendo nuevamente a un futuro equilibrio de largo plazo? Probablemente la inflación mundial no sea el problema, quizá el drama radique nuevamente en la generación de burbujas reales o financieras que implosionen otra vez tal como en 2006. Recuerden que así como Bernanke nos asegura hoy que no hay riesgos actuales de burbujas, en el 2005 él mismo le restó relevancia a lo que en ese entonces se mostraba como una potencial burbuja en el mercado de viviendas.

Mucho se comenta de lo que Bernanke está implementando en la economía americana desde el 2007. Mucho se dice de lo laxa que es la política monetaria de la Fed. Pero, así como hay un Ben Bernanke en 2013, también hubo un Paul Volcker a cargo de la Fed desde 1979 hasta 1987 con el objetivo de vencer uno de los procesos inflacionarios más crueles que padeció la economía americana llevando a la 2yr. yield a niveles del 20%. Mientras que a la Fed de hoy aparentemente le resulta gratis emitir a la Fed de Volcker le tocó jugar el partido opuesto. Mientras hoy la 2yr. yield está en 0.25%, ?la de Volcker? llegó a ser del 20%.

En un mundo que aparentemente sólo se preocupa por reflacionar es sano de vez en cuando preguntarse lo siguiente: ¿Estará la estabilidad actual comprometiendo nuevamente al futuro equilibrio de largo plazo?

Quizá el verdadero problema nuevamente radique en la generación de burbujas reales o financieras que implosionen otra vez más. Tengo la sensación de que hay demasiada emisión para que esto termine bien y otra vez demasiado poco respecto a riesgos subyacentes. Por el momento sin embargo, nada parecería querer apartar a este mercado del claro sendero optimista en el que está inmerso desde el segundo semestre del 2012.

Fuente de la imagen

Un comentario para Compro hoy simplemente porque creo que mañana todo estará más caro

  1. Fernando dice:

    Bien Germán, recordándonos que el mismo Ben que ahora es un “idolo mundial” (estoy de acuerdo en que otra no le queda, pero para mi se está yendo de mambo) en 2005 decía que no veía un problema en el mercado de real estate, y que le parecía muy improblable que hubiera una burbuja y mucho menos que las propiedades bajen en todo usa al mismo tiempo…

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos