Notas Periodísticas - 02/04/2013

¿Cuánto pagaría un ahorrista para salirse de la jaula financiera en Chipre?

Nota original en Rankia.com

La torpeza improvisada ha atrapado a Chipre en un corralito financiero del cual no se sale más. Los controles de capital existen por una razón: no hay suficientes fondos para devolvérselos a los depositantes. Un corralito financiero es por definición un desastre irresoluble, que eso quede bien claro y para los que tengan dudas simplemente tengan presente lo acontecido en Argentina por el 2001 en donde se debió proteger con chapas de metal a las ventanas de los bancos para que los ahorristas atrapados no irrumpiesen contra ellos. En este contexto potencial: ¿cuánto estaría dispuesto a resignar un ahorrista atrapado en el control de capitales chipriota si pudiese saltar la jaula?

¿Qué sentido tiene vivir atrapados en una moneda que no le resuelve los problemas cotidianos a casi nadie? Como en la Argentina del 2001, perder la herramienta monetaria es un error absurdo, le resta flexibilidad a una economía y termina en un vergonzoso intento de negar la realidad, y de hacerle creer a la gente de que a pesar de que no puedan disponer de sus ahorros, aquí no ha cambiado nada. En Chipre cambió todo, no hay marcha atrás: Chipre está pagando todos los costos de no pertenecer al Euro aunque paradójicamente todavía sigue formando parte de la Unión.

Lo de Chipre es una verdadera tragedia y pocos lo están haciendo saber con la relevancia que esta confiscación al ahorro privado amerita. Que a uno “le saquen arbitrariamente” lo que tiene depositado en una cuenta bancaria es la tragedia más grave que pueda ocurrirle a un sistema financiero. Y dado que el daño ha sido hecho en el seno de la confianza del sistema bancario en Chipre, ahora debieron acorralar al ahorrista con un control de capitales para evitar una corrida histórica y por lo tanto, quiebra de su sistema financiero.

Resulta interesante plantear hipotéticamente qué podría ocurrir si los Bonos Soberanos de Chipre pudiesen operar en el mercado local Chipriota y a la vez en un mercado internacional digamos New York. Si los depositantes en Chipre fuesen capaces de cruzar un mercado financiero internacional para poder saltar el corralito impuesto la semana anterior, Chipre podría llegar a tener su propio Euro-Offshore. Si se encontrase alguna forma de cruzar dos mercados simultáneos para poder girar los fondos a otras jurisdicciones del mundo, podríamos ver cómo cotiza el “Euro Offshore” contra el “Euro Oficial”.

Supongamos que un ahorrista enjaulado en Chipre decidiese utilizar 80 Euros acorralados para comprarse un Bono soberano de Chipre que lo suponemos en un precio de exactamente 80 Euros. Dicho bono está listado en el mercado local de Chipre. Pero supongamos hipotéticamente que dicho bono puede además deslistarse del mercado local y simultáneamente listarse en uno internacional digamos Jurisdicción New York. Supongamos que dicho bono en New York cotiza a 65 Euros con un Euro spot en 1.28.

Hipotéticamente entonces, podríamos ver el nacimiento del Euro-Offshore: estos 80 Euros terminarían comprando 83.20 Dólares por lo que el tipo de cambio implícito en la relación Dólar/Euro sería de 1.04 Dólares por Euro (83.20/80). Bajo este escenario hipotético, Europa podría por primera vez en su historia ver al Euro cotizar con dos precios distintos, brillante creación del equipo a cargo de este enguizado, que por no sincerar el bailout chipriota ahora ponen a riesgo sincerar a toda la Eurozona. Insisto, este breve artículo hace un mero ejercicio teórico pero resalta que la improvisación puede llevar a un bloque al escenario menos deseado. Si este Euro-Offshore pudiese existir, ¿qué pensarían el BCE y Alemania de todo esto?

El mercado siempre encuentra la puerta de salida, atentos con qué tan eficiente será el corralito financiero de Chipre y si el Euro puede encontrar la forma de cotizar en dos mundos diferentes. Estas son las cosas que ocurren cuando se juntan un grupo de burócratas con absoluta ignorancia del significado de equilibrio general y de la dinámica con la que operan mercados financieros. Por primera vez en la historia de la Zona Euro se genera un corralito financiero del cual no se tiene la menor idea de cómo salir de él.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos