Hablemos de Finanzas - 19/04/2013

El Euro: ejemplo de libro de miopía a largo plazo

Hace un rato twiteabea: “BCE indiferente a la recesión Europea, Bonos europeos raleando, Euro sube a 31 y me pregunto: ¿nadie está mirando a Europa?”

Y en medio de esta burbuja reflacionaria miro al Euro que exactamente está en el medio de su rango de trading de mediano plazo. Si uno grafica la cotización del Euro desde enero 2012 hasta la actualidad se observa que con excepción del 1.20 alcanzado al fin del primer semestre del 2012 y el 1.37 alcanzado a fines de enero 2013, el Euro ha operado claramente en el rango 1.25/1.35.

Actualmente cotiza incomprensiblemente alrededor de 1.31 por lo que técnicamente tiene aproximadamente un 55% de probabilidad para ir a buscar un “35” y otro 45% para retornar al “25”. Si me preguntasen cuál será el catalizador de la próxima corrección yo escogería a Europa por la sencilla razón de que está tan mal como en 2010 momento en el que Grecia generó el famoso “Flash Crash”. Si esto fuese correcto, ante una corrección en riesgo global generada por un resurgimiento de la historieta europea el Dólar se fortalecería contra todo y en especial el Euro.

Hace años que muchos se preguntan persistentemente por qué el Euro no vale 1. Podemos pasarnos la vida discutiendo esta pregunta y aun así no llegar a una conclusión relevante. Pero un detalle saliente es que el Euro operó más al Dólar Americano en esta crisis que a sí mismo y eso es mérito de Bernanke y responsabilidad del BCE. Con esto quiero decir que la dominancia de la política monetaria implementada por Bernanke ha sido abrumadora relativa a la indiferencia monetaria de un BCE que a esta altura del juego todavía duda en planchar yields. Y en ese contexto simplemente el abrumador exceso de oferta de Dólares lo ha puesto en general bajo sostenida presión frente a un Euro que no calza en la realidad económica de la Europa del Sur.

En general, todas las apreciaciones del Dólar contra el Euro no estuvieron motivadas por aspectos macroeconómicos fundamentales sino por eventos de extrema aversión al riesgo en donde el Dólar es demandado como refugio de valor y entonces el Euro hace selloff (venta masiva). Con esto quiero decir que en general, cuando a los mercados les tocó estar tranquilos, el Dólar Americano se ofrece y contra ello el Euro sube, así de simple. Recordemos también que desde el 2009 en general, los mercados han operado tranquilos siempre que Bernanke lanzó un QE, por lo tanto los tres QEs de Bernanke son en gran parte responsables de un Euro en 1.31 todavía, como así también son los QEs de Bernanke responsables en gran parte del desempleo de España al 26% y el de Grecia al 27.2%.

El rally que ha exhibido el Euro recientemente refleja otra vez más la miopía de estos mercados describiendo un Euro que solamente está descontando los impactos de corto plazo de una política monetaria del BCE que está divorciada de la realidad que vive al menos la mitad de Europa. El Euro quizá sea un ejemplo similar al Yen. El Yen de Japón operó en niveles ridículos de hasta 75 por Dólar siendo totalmente inconsistente con la recesión y deflación nipona. El Euro también no se condice con la realidad macro que le toca transitar a una Europa que está atrapada en un mundo que permanentemente, vía gigantescas emisiones monetarias lo pone bajo presión alcista.

La política monetaria del BCE sigue agravando una realidad ecónomica en Europa que ya es muy seria con países muy por encima del 20% en tasa de desempleo. Esta realidad tarde o temprano, pesará sobre el Euro que deberá quebrar consistentemente el 1.30 hacia abajo tal como el Yen quebró los 95, la pregunta del millón es cuándo.

Quizá, la respuesta esté en la finalización del QEIII de Bernanke. ¿Tendremos ahí la tormenta perfecta para un short Euro tal como la observamos meses atrás para el Yen? ¿Una finalización de QEIII podrá generar simultáneamente dos efectos?

  • Toma de ganancias en riesgo global y por ende aversión y demanda de Dólares
  • Disminución de la oferta relativa de Dólares Americanos

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos