Hablemos de Finanzas - 19/04/2013

Europa: ¿el Japón de la próxima década?

Ser testarudo a nivel monetario puso a Japón en veinte años de trampa de liquidez. ¿Qué le espera a Europa en los próximos diez años? Increíblemente pero con una notable y creciente recesión que se está devorando a Europa del Sur, el Banco Central Europeo sigue sonando relativamente hawkish (restrictivo) y por lo tanto, indiferente a la guerra de monedas que le plantea Estados Unidos, Inglaterra y Japón.

El Euro operó la semana pasada sobre el 1.30 y muchos me preguntaban qué hacía en esos niveles. Dos factores contribuyeron a verlo rebotar desde 1.2750, valor observado recientemente el jueves pasado. Primero, el BCE nuevamente volvió a sonar hawkish (restrictivo monetariamente) relativo al resto. Firme a su incomprensible e inamovible postura monetaria, el BCE dejó intacta su tasa de referencia en 0.75%, punto y aparte. Segundo, la pésima semana de la macroeconomía en USA claramente puso al Dólar Americano en franco sendero de debilidad y esto ayudó al Euro como tantas veces ocurrió ya a lo largo de esta crisis. (Video: Colapsan las yields en USA y Japón)

Sin embargo, es importante resaltar lo miope que los mercados pueden ser en ocasiones. Una cosa es ser hawkish (restrictivo monetariamente) por las razones correctas y otra muy distinta es ser hawkish (restrictivo monetariamente) simplemente porque uno es testarudo a nivel monetario como viene siendo el caso del BCE desde el 2007. Recordemos que el BCE en plena crisis de deuda griega se animó a subir su tasa de referencia al 1%, probablemente una de las torpezas más notables de esta crisis.

El anuncio del BCE de la semana anterior está obviamente relacionado a lo segundo: un Banco Central Europeo inflexible y testarudo a nivel monetario que con un desempleo creciente en el promedio de la Zona Euro y con países específicos como España que ya exhiben niveles de desempleo superiores al 26% no se anima ni siquiera a poner su tasa de referencia en 0% habla de una concepción monetaria diametralmente opuesta al resto del mundo y muy costosa: Europa por su inflexibilidad monetaria pierde “un poco de empleo” todos los días del año.

Los mercados a veces son así: preponderan el cortísimo plazo por sobre el largo, de hecho lo hacen todo el tiempo. Pero la reacción del Euro ante el anuncio de Draghi simplemente describe a un mercado que concluyó: “si Draghi no baja tasas eso es hawkish (restrictivo) y por lo tanto bullish (optimista) Euro”. No bajar tasas en este contexto le hará más mal que bien a la Zona Euro y en algún momento el Euro deberá pagar las consecuencias de tanta inconsistencia monetaria y convertirse en un estabilizador automático de la diezmada economía europea.

Este razonamiento de primate cortoplacista deja de lado las consecuencias macroeconómicas de largo plazo que el Euro ya comenzó a pagar desde el 2010 y esto ni siquiera contempla otro frente: su delicada situación financiera; recordemos que Chipre está acorralado bancariamente. Tengamos presente que desde el 2009 Estados Unidos recuperó casi tres puntos porcentuales (3%) de desempleo mientras que Europa perdió ese tanto: la tasa de desempleo en USA ronda el 7.5% mientras que la Zona Euro se acerca al 12%. Europa con su tan especial forma de hacer política monetaria ha quedado atrapada en una guerra de monedas que lo único que hace es sacarle empleo vía pérdida de competitividad cotidianamente. Estados Unidos habrá sido el primero en tornarse extremadamente dovish (laxo monetariamente) pero ciertamente no fue el único. A esta costumbre de emitir todo el tiempo se le unió Inglaterra hace bastante y recientemente Japón decidió implementar el mismo juego que “San Bernanke” viene ejecutando desde el 2008: “tasa en cero y QE por el próximo siglo”.

En este mundo esquizofrénico de arreglar todo emitiendo al menos en el corto y mediano plazo le está costando a Europa nada más y nada menos que el empleo de sus respectivos ciudadanos en especial en la Europa menos productiva, la del sur con casi todos los países exhibiendo tasas de desempleo muy por encima del promedio de la Zona Euro.

Ser testarudo a nivel monetario puso a Japón en veinte años de trampa de liquidez. ¿Qué le espera a Europa en los próximos diez años?

Fuente de la imagen

4 comentarios para Europa: ¿el Japón de la próxima década?

  1. fernando ramos dice:

    Los americanos tuvieron una crisis en el año 2007, después de 5 años de aplicar ensayos monetarios de tasas de inflación de 0% y emisión descontrolada, solo pueden mostrar como resultado que están en el mismo PBI que en el año 2007. Hoy Japón aplica el mismo plan que Estados Unidos muestra como lo panacea. Ninguno de los dos hace foco en el problema fiscal. Japón tiene un déficit de 9,7% del PBI y un endeudamiento del 220% del PBI. Estados Unidos tiene un déficit del 7% del PBI y un endeudamiento del 100% del PBI. Después de esos números le parece que Europa debe hacer lo mismo?. Es decir empapelar hasta el hartazgo? o no sería mejor que los PIIGS salgan del euro vuelvan a sus monedas de origen y devalúen? O que Alemania salga del euro y vuelva a una moneda en serio como era el marco alemán?
    Saludos

  2. Ramiro Rodriguez dice:

    A Europa y concretamente a España, sólo les Queda un camino y es el camino de bajar costes para intentar ser competitivos, pero bajar costes significa bajar sueldos, es decir, bajar el nivel de vida.

    España ha vivido durante una década en un estatus que no se correspondía con su riqueza, la población de este país ha vivido por encima de sus posibilidades, endeudandose para mantener un nivel de vida propio de los países mas desarrollados y ahora toca enfrentarse con la cruda realidad. España y el sur de Europa en general, no son países de primer orden económico. Los grandes avances y beneficios sociales propios de esta región del mundo, no son sostenibles con niveles de desempleo tan altos.

    Aquí sólo queda aceptar la realidad y bajar drásticamente el nivel general de vida.

  3. Guido dice:

    Pero el ajuste nadie lo quiere hacer. El mundo es cada vez más “nacional y popular”…

  4. Estimado Germán

    No cuento el panorama completo en datos, ahora es interesante pensar el problema desde el sombrero de los responsables del BCE y de los países líderes de la UE, esto es, Alemania y Francia.

    En esta perspectiva, veo una apuesta al largo plazo de sostener el euro como marca de estabilidad política y económica en la región.
    Es una señal fuerte para los países menos eficientes como España, Grecia o Chipre (por citar los casos más críticos) que dice: “el ajuste lo hacen ustedes, no vamos a pagarlo con nuestra moneda”.

    Bien opuesto es el caso de Latinoamérica, que no duda en devaluar como única respuesta para resolver el eterno problema de la ineficiencia de su sistema industrial y económico.

    Por supuesto, acuerdo con el artículo, en toda crisis apremia el corto plazo. La tasa no se explica. Y aquí las soluciones lindan la esquizofrenia.

    ¿Sostener o devaluar? Los precios que paga cada tipo de solución son oprobiosos por demás:
    - sostener la moneda en estas circunstancias implica un alto nivel de desempleo.
    - devaluar, es reducir tanto el poder adquisitivo del salario, transferir brutalmente ingresos hacia los sectores que perciben renta, desequilibrar el largo plazo.

    Incluso en el corto plazo, la crisis fuerzan a pensar en formas defensivas: ¿qué solución atraerá menores perjuicios? ¿En qué plazos lo pienso?

    Muy bueno su artículo.
    Muchas gracias.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos