Notas Periodísticas - 09/04/2013

Indiferencia monetaria: ¿Será Europa el Japón de la próxima década?

Nota original en Rankia.com

Ser inflexible a nivel monetario puso a Japón en veinte años de trampa de liquidez.

¿Qué le espera a Europa en la próxima década?
El Euro cerró la semana anterior muy firme sobre 1.30. Dos factores contribuyeron a verlo subir desde 2750, valor observado el jueves pasado. Primero, el Banco Central Europeo volvió a sonar restrictivo monetariamente relativo al resto del mundo en especial, Estados Unidos y Japón. Fiel a su incomprensible inflexibilidad monetaria, el Banco Central Europeo dejó una vez más inamovible su tasa de referencia en 0.75%, a pesar de la creciente recesión en Europa. Segundo, la mala y preocupante semana de la macroeconomía en Estados Unidos firmemente puso al Dólar Americano en franco sendero descendente y esto ayudó al Euro como tantas veces ocurrió ya a lo largo de esta crisis. El Euro especula más sobre el Dólar Americano que sobre sí mismo.

Sin embargo, es útil remarcar lo miope que los mercados pueden comportarse en ocasiones. Una cosa es ser restrictivo monetariamente por las razones correctas y otra muy distinta es ser restrictivo monetariamente simplemente porque uno se equivoca seriamente.

El anuncio del Banco Central Europeo de la semana anterior está relacionado a lo segundo: un Banco Central inflexible que con un desempleo creciente en el promedio de la Zona Euro y con países específicos como España y Grecia que ya exhiben niveles alarmantes de desempleo superiores al 26% no se anima ni siquiera a poner su tasa de referencia en 0% habla de una concepción monetaria radicalmente opuesta al resto del mundo. Europa atrapada en una guerra de monedas pierde empleo cotidianamente y eso tarde o temprano dañará al Euro.

Los mercados a veces preponderan el corto plazo por sobre el largo, de hecho lo hacen con mucha frecuencia. Pero la reacción del Euro tras la conferencia de prensa de Draghi describe a un mercado que concluyó:
Si el BCE no baja tasas eso es restrictivo monetariamente y por lo tanto bullish Euro.
Este razonamiento ignora las consecuencias macroeconómicas de largo plazo que el Euro ya comenzó a pagar desde el 2010. Desde el 2009 Estados Unidos recuperó casi tres puntos porcentuales (3%) en tasa de desempleo mientras que Europa perdió una cifra similar.

El BCE con su única y tan particular manera de hacer política monetaria ha quedado atrapado en una guerra de monedas que lo único que hace es sacarle empleo a la Zona Euro a través de pérdida de competitividad permanente. Estados Unidos habrá sido el primero en tornarse extremadamente laxo a nivel monetario pero no ha sido el único. A esta estrategia de emitir todo el tiempo se le unió Inglaterra hace bastante y recientemente Japón decidió jugar el mismo juego que Bernanke viene ejecutando desde el 2009: “tasa en cero y QE in-eternum”.

En este mundo tan particular en donde todo parecería arreglarse emitiendo dinero a mansalva, le está costando a Europa nada más y nada menos que el empleo de sus respectivos ciudadanos en especial en la Europa menos productiva, la del sur con muchos de sus países mostrando tasas de desempleo muy por encima del promedio de la Zona Euro obligando a una pregunta casi obligada: ¿qué tan estable es esto?
Vuelvo a preguntarme lo del inicio: ser inflexible a nivel monetario puso a Japón en veinte años de trampa de liquidez. ¿Qué le espera a Europa en la próxima década?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos