Diario - 11/04/2013

¿Para qué controlar todos los precios si con uno sólo basta?

Antes de comenzar, hoy Jueves a las 11.30hs (hora de Buenos Aires) dictaré un Webinar en Thomson Reuters sobre coyuntura de mercados financieros internacionales: Colapso de las yields en Japón y USA. Los interesados pueden anotarse acá

Comencemos con el Diario de hoy. Es redundante a esta altura del juego decir que todo está boom para arriba!! como exclusiva consecuencia de una política monetaria que a nivel mundial ha sido extraordinariamente expansiva y esta dinámica está para quedarse probablemente por mucho más tiempo dado el entorno de debilidad que caracteriza a tres de los cuatro bloques más relevantes del planeta: a) Estados Unidos, b) Japón, c) Europa. Basta con que la 10yr. yield amague a quebrar el 2% para que el mercado vuelve a convencerse de que la mejoría de la economía americana es lenta y endeble y que no resistiría a una suba contundente y abrupta de las yields en USA y en todos lados.

Este experimento monetariamente mega-expansivo quedó bien claro que con controlar un solo precio en la economía, el resto ajusta automáticamente. O sea, dado que todo activo del planeta de una u otra forma termina siendo valuando a través de valores presentes, distorsionar las tasas de descuento es una forma indirecta pero voluptuosamente contundente de impactar a todos los precios de activos financieros y reales del mundo de un solo saque. Y en este entorno se entiende el porqué de una tasa de referencia de la Fed al 0% desde hace años y el porqué de tanto QE intentado aplanar hasta la muerte la parte larga de la curva americana.

También es muy cierto que, tal como dijo Ben Bernanke, esta histórica política monetaria laxa es un experimento no probado, experimento del cual sólo conocemos los resultados en el corto plazo. Por el momento no caben dudas que tanta inyección monetaria ha estabilizado a los mercados con un VIX en 12 arañando ya su mínimo histórico. En el corto plazo no caben dudas que la estrategia de la Fed post-Lehman ha funcionado a la perfección. Pero obviamente también queda remanente la pregunta del millón: ¿estará la estabilidad de corto plazo hipotecando la del largo?

La inflación nunca es buena noticia en economía y mucho menos cuando la misma infecta a los activos financieros. De su mínimo de 666 en el pero punto de la crisis, el S&P está en 1588 o sea 138% arriba en un claro rally a fuerza de reflación. Las historias recientes de excesos de liquidez siempre han terminado mal y si bien esta vez nos están diciendo por todos lados que “esta vez es diferente” el sentido común me indica que al menos, esta dinámica de todo “boom para arriba” puede estar generando un patrón burbujeante en donde “compramos hoy simplemente porque mañana todo estará más caro”.

Si ese es el caso estamos en presencia de una burbuja en el sentido que el mercado compra no por ver una mejora fundamental del activo en cuestión sino porque quiere deshacerse del exceso de Dólares Americanos (¿y Yenes?) contra la compra de cualquier cosa que a uno lo proteja contra la licuación de la Fed, del Boj, del Banco Central de Inglaterra y la mar en coche.

En estos patrones de comportamiento uno nunca sabe cuándo se pincha una burbuja no cuál de ellas será la primera en implosionar pero si bien ir en contra de la Fed termina siendo una actividad tortuosa, vale al menos la pena tener presente que podemos estar en presencia del nacimiento dela burbuja más enorme e implosiva que hayan visto los mercados financieros en su historia. Todo sigue boom para arriba pero a veces el economista que vive en mí silencia al asset manager y cuestiona si esta estrategia mega-expansiva y mega-reflacionante es estable a mediano plazo.

Fuente de la imagen

5 comentarios para ¿Para qué controlar todos los precios si con uno sólo basta?

  1. mario garcia dice:

    quizás sería buena idea preparar un trabajo acerca de alternativas de salida de este tema que hoy nos desvela, y tratar de visualizar tiempos y posibilidades de cada alternativa, con los personajes que están hoy.
    Hay bastante materia gris el la UTDT, y parece posible!!
    Abrazo, Mario.

  2. Pedro A. Cerpa dice:

    Tienes razón Germán, la racionalidad económica, de las cosas verdaderas, no de las distorsionadas por la acción de la FED, BoJ o BoE; en algún minuto aparecerán en el horizonte de los inversionistas y la mega burbuja jamás creada puede implicar costos a futuro muy altos

  3. PTB dice:

    Pero al fin y al cabo la historia económica se basa siempre en lo mismo. Tenemos un problema, lo resolvemos con otro problema futuro que se encontrará el que viene después. Si vamos tirando del hilo para atrás una cosa enlaza con la anterior. “De aquellos polvos estos lodos” que dice el refrán. Veo interesante la opción de Mario García, el plantear algo así como escenarios futuros posibles, al menos para hacer algo de economía-ficción. Puede resultar un ejercicio interesante. Por ejemplo comenzando por un final de QEs hacia fines de 2013….como seguiría el guión de la película en los diferentes bloques económicos mundiales????
    Un saludo a todos.

    Ptb

  4. Guido dice:

    La economía en realidad es algo muy simple: tiene más éxito el que menos gobierna, empezando por las tasas de interés. Cuánto menos artificialismo hay, y más descentralizadas estén las decisiones monetarias…mejor es. El viejo patrón oro y el free-banking del siglo XIX hicieron a EEUU primera potencia mundial. Pero había un pequeño problema: Rockefeller, Morgan, Rotschild y compañía tienen que PAGAR cuando tomaban una mala decisión. Con la existencia de la Fed, pasamos a pagar las malas decisiones de ellos.

  5. Soy partidario de pensar que se esta gestando una crisis futura, que los programas de estimulo monetario están infectando los mercados de falso optimismo, y que eventualmente en el futuro se vendrá un incremento masivo de tasas de interés de cara a controlar el efecto inflacionario que de hecho deberá verse; hasta el momento dirán que las cosas funcionan bien, pero toda inyección masiva de liquidez a la larga se ha demostrado que es perjudicial, basta con ver las crisis latinoamericanas del siglo XX

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos