Hablemos de Finanzas - 08/04/2013

Cuando se compra el optimismo: esta vez QEx2 en Japón

Con sendos y muy agresivos QEs en Japón y Estados Unidos, resulta interesante al menos por un rato desafiar la lógica intrínseca actual tan aceptada “y preocupantemente tan de moda” de solucionar todo emitiendo. La inflación probablemente sea uno de los factores económicos que más impacto tiene sobre las expectativas. Cuando la inflación comienza a superar límites, el sistema empieza a transitar un delicado equilibrio en donde la inflación impacta a los agentes y a su vez, los agentes impactan a la inflación en un círculo vicioso que comienza a tomar vida propia. Y cuando digo inflación no sólo pienso en su definición tradicional de impactar bienes reales, me preocupa mucho más la dimensión no tradicional referida a la reflación y consecuente burbujas de las activos financieros. (Video: Colapsan las yields en USA y Japón)

A nivel global por el momento, este proceso parecería haber impactado sólo a los activos financieros aspecto que se lo relaciona al concepto de reflación, la pregunta es si alguna vez este proceso impactará a los activos reales dinámica que ya se viene dando desde hace tres años en emergentes que ven monetizar sus respectivas economías vía cuentas externas reflejo del formidable boom en commodities.

Hace seis años de crisis que venimos observando muy poca reacción de la economía real y muchísima emisión en los principales bloques del mundo con la obvia e incomprensible excepción: el Banco Central Europeo. Aunque esté de moda aplaudir cada QE, y aunque “quede mal” pensar en inestabilidad global, de vez en cuando prefiero pensar como economista y olvidarme del asset manager, en ese entorno me resulta difícil imaginar que esta estrategia sea sostenible a largo plazo. ¿Estará la estabilidad actual comprometiendo nuevamente al futuro? Quizá la inflación mundial no sea el problema, quizá el problema sea la generación de burbujas reales o financieras que implosionen nuevamente tal como fue el caso del 2006. Recuerden: así como Ben Bernanke nos asegura que no hay riesgos actuales de burbujas, en el 2005 le restaba importancia a lo que en ese entonces se consideraba como una potencial burbuja en el mercado de viviendas.

Mucho se habla de lo que Ben Bernanke está haciendo en la economía americana desde el 2007. Mucho se comenta de lo laxa que es su política monetaria. Pero, así como hay un Ben Bernanke en 2013, también hubo un Paul Volcker a cargo de “la Fed” desde Agosto de 1979 hasta Agosto de 1987 encargado de frenar uno de los procesos inflacionarios más violentos que tuvo la economía americana poniendo la 2yr. yield en 20%. Mientras que a Bernanke aparentemente le resulta gratis “mega-emitir” vía sus tres QEs intentando rescatar a la economía americana del bache deflacionario en donde la dejó la explosión de la burbuja inmobiliaria del 2007 y la consecuente quiebra de Lehman Brothers, a Volcker le tocó jugar el partido opuesto. Mientras hoy la 2yr. yield “de Bernanke” está en 0.25%, “la de Volcker” llegó a ser del 20% o sea, 40 veces más arriba.

¿Estará la estabilidad actual comprometiendo nuevamente al futuro? Quiza la inflación mundial no sea el problema, quizá el problema sea la generación de burbujas reales o financieras que implosionen nuevamente. Tengo la sensación de que hay demasiada emisión para que esto termine bien y otra vez más demasiada subestimación de riesgos, pálpito no más……………….

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos