Diario - 23/05/2013

Aburrido: el mundo se quedó sin Cisnes Negros…..por ahora

El 2013 ha acentuado el colapso nominal del riesgo sistémico, pero me pregunto:

  1. ¿Qué tan estable es todo esto? 
  2. ¿Cuán ineficiente será intervenir permanentemente en los activos de riesgo y de esta forma distorsionar la asignación de recursos en el largo plazo? 
  3. ¿Por qué no dejamos que el sistema de precios se encargue sólo del resto?

El 2013 y ya casi culminando su primer semestre, ha sido un año crónicamente bullish (optimista) y aun en mayo con todo su potencial pesimismo crónico, el riesgo ha sido ignorado y subvaluado. Otra vez más, los bears (pesimistas) han sido fulminantemente vapuleados por un mercado que, alimentado por QEIII desde la Fed y otro tanto desde Japón e Inglaterra han reflacionado imparablemente. El 2013 ha sido un año muy cruel para los pesimistas.

Pero si uno mira la economía real no hay demasiadas razones para estar tan optimistas. Las principales ecomías del mundo muestran un débil ritmo económico y Europa con sus dramas no resuletos de siempre, porque recordemos que a pesar de la euforia de los últimos meses en los mercados de dedua PIIGS, la raíz del problema está en lo fiscal y en eso se ha avanzado poco todavía. Sin embargo, a los bulls (optimistas) nada les importa y llevaron la 10yr. de Grecia a sólo 9%. Obvio, en mundo en donde elr esto rinde 4% con suerte, Grecia al 9% parece una uva caída del cielo y irresistible. La economía nominal se ha convertido en el paraíso de los bulls (optimistas). ¿qué más se les puede pedir a los principales Centrales del mundo?: hay QEs de todos los tamaños y monedas. USA, Japón, Inlgaterra, Australia, todos ultra-dovish (laxos monetariamente) bañando al mundo de dinero papale y tasa cero.

Por lo tanto, un bear (pesimista) mira a este mercado y se frustra permanentemente y sin consuelo. De hecho los bears (pesimistas) se han convertido en una especie en estado de obvia y elocuente extinción. Ser bearish (pesimista) en estos mercados simplemente “ya no es fashion”, es anticuado, lo aceptado es festejar las reflaciones inducidas por Bernanke y sus amigos.

Es obvio que la economía real ha quedado muy relegada y muy detrás de las variadas formas de intervención que los distintos Centrales del mundo han diseñado desde el 2007. El razonamiento es altamente primitivo pero no hay con qué lucharle: ¿para qué vendernos si detrás se viene un tsunami monetario de algún Central? Shortearse este mercado (jugarle en contra) virtualmente es ponerle el pecho a un Central con capacidad infinita de emisión: grave error, los mercados financieros no son un juego de valientes sino de astutos. Desde el 2009 que ser bearish en forma sistemática ha sido la peor estrategia posible, estar largo riesgo siempre pagó.

Y no está nada mal que así lo hayan hecho los Centrales. En un mundo en crisis es de sustancial importancia tener muy en cuenta la intrínseca inestabilidad del sistema. El mismo de estable puede casi de golpe tornarse en explosivo y para ello basta solamente recordar que Grecia en el 2010 generó el “Flash Crash” con el Dow colapsando 9% en menos de diez minutos. También Grecia en el 2011 llevó al SPY a niveles críticos de 107.8 en el intradiario para verlo hoy cómodo sobre 165. Y ni hablar de lo que el IBEX español fue capaz de hacer en los primeros meses del 2012. Por lo tanto, este mercado siempre tiene guardada una potencial bazooka destructiva que para que no vuelva a despertarse es necesario adormecerla digamos cada seis meses con un renovado Put Gratis.

Por lo tanto comenzando con Bernanke en el 2008 y ahora probablemente seguido por casi todos los centrales del G10, los mismos se han convertido en amortiguadores al menos de corto plazo de todo lo malo que proviene desde la economía real. Cada mala noticia real se intenta neutralizar por medio de alguna distorsión evitando de esta forma que el mercado descuente sinceramente el equilibrio general actual. De esta forma, para un mundo con clara ilusión monetaria es fácil contagiarlo de “optimismo nominal” cuando los anuncios de cada paquete distorsivo se festejan instantáneamente reflactando activos financieros.

Fuente de la imagen

2 comentarios para Aburrido: el mundo se quedó sin Cisnes Negros…..por ahora

  1. Martín dice:

    Fernando, el post me lleva, sin atajos, a la hipótesis de Minsky con algo de Friedman. La inestabilidad endémica del sistema financiero, la crisis de liquidez y solvencia aún no resuelta de algunos países de Europa y la política monetaria expansiva son tres aspectos que creo que no pueden sustentarse mucho tiempo más sino se resuelven los problemas de fondo que tiene la economía real y los sectores público y privado.
    Por ahora, el helicóptero sigue drenando dinero pero en algún momento esta historia ya no podrá ser tal. En ese momento, sin haber gestionado los arreglos estructurales necesarios, estaremos ante un nuevo Minsky Moment.

  2. Muy bueno gracias

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos