Hablemos de Finanzas - 20/05/2013

Euro en 1.28: ¿a cuánto más se animará?

Hace tiempo muchos se preguntan por qué el Euro no vale 1. Un detalle saliente es que el Euro operó más persistentemente al Dólar Americano durante la crisis que a sí mismo y eso es mérito de la Fed y responsabilidad directa del Banco Central Europeo. La dominancia monetaria ejecutada por la Fed ha sido enorme relativa a la indiferencia monetaria de un BCE que a esta altura de la crisis para bajar sólo en 25 puntos básicos su tasa de referencia se tomó seis meses para pensarlo. El abrumador exceso de oferta de Dólares lo ha puesto bajo presión frente a un Euro que no encuadra en la realidad económica de la Europa del Sur con Francia ahora uniéndose al grupo de los países europeaos en recesión con Grecia y España mostrando tasas de desempleo del 27%.

El Euro en general ha operado en un claro rango de trading en 1.25/1.35 desde el comienzo de la crisis sacando su máximo de 1.60 en abril del 2008 y su mínimo de 1.19 en plena crisis PIIGS por junio del 2010 tal como muestra el gráfico ilustrando la dinámica del Euro y el Yen desde el 2006.

Todas las apreciaciones del Dólar Americano contra el Euro no estuvieron motivadas por aspectos económicos fundamentales sino en general por eventos de aversión al riesgo en donde el Dólar siempre es demandado como refugio y entonces el Euro culmina ofrecido. Recordemos también que desde el 2009 en general, los mercados han operado tranquilos siempre que la Fed ejecutó un QE, por lo tanto los tres QEs de la Fed son en gran parte responsables de un Euro cerca a 1.30 todavía, como así también son los QEs de la Fed responsables parcialmente del desempleo de España al 27% o el de Grecia al 27.2%, por citar dos de las tantas economías europeas bajo severa recesión.

El rebote que tuvo el Euro previo a esta baja fue violento y reflejó la miopía que los mercados exhiben por momentos. Recuerdo que cuando Draghi no anunciaba la baja en la tasa de referencia el mercado lo leyó hawk (restrictivo) y decidió subir contra el Dólar por algunas semanas para sucumbir nuevamente a una realidad europea que necesita un Euro depreciado. Este razonamiento llevó al Euro casi a 1.32 y describe a un mercado que solamente había descontando los impactos de corto plazo de una política monetaria del BCE divorciada de la realidad macroeconómica que vive al menos la mitad de Europa con Francia ahora sumándose al grupo.

El Euro quizá en el largo plazo tenga un destino similar al del Yen Japonés. El Yen de Japón operó en niveles de hasta 75 por Dólar durnate algunos momentos de esta crisis, siendo inconsistente con la recesión y deflación nipona de hace más de una década. El Euro también no se relaciona a la realidad macroeconómica que le toca padecer a una Europa del Sur que está atrapada en un mundo que permanentemente pone al Euro bajo presión alcista. La política monetaria del Banco Central Europeo sigue agravando una realidad macroecónomica en Europa que ya es muy grave con países muy por encima del 20% en tasas de desempleo. Este marco económico tarde o temprano, pesará sobre el Euro que deberá quebrar consistentemente el 1.30 hacia el sur tal como el Yen quebró los 90. Pero: ¿cuándo?

Quizá, la respuesta esté en la finalización del QEIII de la Fed. ¿Tendremos para entonces la tormenta perfecta para un short Euro tal como la observamos meses atrás para el Yen? ¿Una culminación de QEIII podrá generar simultáneamente: toma de ganancias en riesgo global y disminución en la oferta relativa de Dólares Americanos?

Me pregunto si el “short Euro” bien podría ser una buena posición de mediano plazo digamos a dos años vista tal como lo ha sido el Yen Japonés.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos