Hablemos de Finanzas - 30/05/2013

Mentira: no existe una sola burbuja en el mundo entero

Hace años los mercados denotan una característica dominante que se instauró desde la quiebra de Lehman Brothers en Septiembre del 2008: siempre que hay un problema grave aparece “alguien” a inundar de dinero a los mercados. Inundar los mercados con dinero papel calma expectativas, pone “un piso nominal al mercado de riesgo” y genera reflación en activos financieros. Eso ya lo vimos desde marzo del 2009 y si bien los mercados se han estabilizado notablemente viendo a un VIX colapsar desde los 80 de Lehman a los 14 actuales parecería quedar siempre reminiscente la pregunta del millón:

¿Cómo va a reaccionar este mercado cuando se corra la Fed de Bernanke?

El sólo hecho de no sonar todo lo dovish (laxo) que el mercado pretende es ya un serio problema tal como demostró el mercado la semana anterior. Convengamos que alguna vez QEIII deberá culminar. Este combo monetario está directamente asociado con lo que se dio en llamar “Put Gratis” o sea, la expectativa de que cuando todo se complica “realmente” aparecerá un Banco Central o un soberano del G10 para inyectar masivas cantidades de dinero y “maquillar nominalmente” una realidad que a nivel real sólo mejora levemente.

Tanto Estados Unidos como Europa se niegan a cambiar el status-quo que los condujo a la crisis actual. Desde el 2008 escuchamos que se realizarán las reformas necesarias para que la crisis del 2007 no vuelva a ocurrir pero la realidad es que no ha cambiado nada en su esencia básica y por lo tanto, cada año un Banco Central tiene que salir a bombardear monetariamente a los mercados para “darles algo” y calmar a las fieras por un rato.

En este contexto y en especial después de la histórica inestabilidad que siguió a la quiebra de Lehman Brothers, los mercados financieros no sólo se acostumbraron a esperar un seguro nominal gratuito que generalmente vino desde la Fed sino también a exigirlo y hasta anticiparlo y sino recuerden la reacción del mercado a los comentarios de Bernanke de la semana anterior: ser dovish (laxo) pero no tanto, ya asusta.

Comenzamos a vivir en un mundo que primero comenzó con tasas en cero en USA y como eso no era suficiente aparecieron a partir de noviembre del 2008 las famosas Rondas de Flexibilización Cuantitativa (QEI, QEII y QEIII), los Operation Twist, etc. Lo cierto es que hasta el momento, el mercado quizo creer en que estas inyecciones históricas de dinero funcionaban y por lo tanto el solo anuncio de las mismas casi automáticamente generaba optimismo por un par de meses hasta que todo se complica otra vez y entonces el mercado vuelve a arremeter y pedir otra “ayuda monetara más”.

Parecería que todavía los mercados le creen a los estímulos monetarios de “la Fed” de Bernanke por su contundencia y consistencia. Un enfoque estrictamente monetario sirve “para calmar a las fieras” en el corto plazo pero no brinda soluciones sostenibles en el tiempo. Convengamos que las intervenciones monetarias son medidas sumamente extremas y no podemos esperar que las mismas solucionen el problema de fondo y se mantengan in-eternum. Al shock real del 2007 alguna vez habrá que neutralizarlo al menos parcialmente, con decisiones genuinas que trasciendan lo monetario: nadie parecería querer concentrarse en este aspecto.

¿Habrá empezado al Fed a preparar al mercado para una desaceleración gradual del ritmo de QEIII?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos