Diario - 14/05/2013

Pregunta del millón: ¿Cuál sería el sendero de desaceleración de QEIII?

Ser bear (pesimista) en estos mercados ha sido sin duda una decisión de valientes. Sólo un valiente y cuando digo valiente me refiere a MUY VALIENTE ha sido capaz de ponerle el pecho a un mercado que sabe que recibirá mensualmente USD 85 MM desde al Fed de Bernanke y por lo tanto se ha embarcado en una tendencia monótona de suba de precios de activos financieros. Cualquiera que puso un short en estos doce meses lo ha pagado muy caro y probablemente haya llegado a la cruel conclusión de que es imposible shortearse a la Fed de Bernanke.

Por ejemplo y tal como lo indica el gráfico precedente, el 4 de junio 2012 el SPY cotizaba en 128.10 y desde ahí no paró de reflacionar hasta llegar al nivel de 163 al cual lo tenemos hoy. La única razón por la cual el SPY está en estos niveles es por QEIII, Bernanke lo sabe, el bull (optimista) lo sabe, el bear (pesimista) lo sabe y el neutral lo sabe. O sea, y en criollo, todo el mundo lo sabe!!! y ese precisamente ha sido el gran mérito de un Bernanke que desde el 2008 tuvo como claro objetivo convencer al mercado de que iba a ser históricamente agresivo en emitir Dólares para reflacionar primero a los mercados de activos financieros y luego si tenía suerte a la economía real.

Con respecto a lo primero, no caben dudas de que un S&P sobre los 1,600 puntos denota un mercado que claramente entendió la señal de Bernanke: “compren hoy porque mañana todo estará más caro”. Con respecto a lo segundo, si bien la economía real en Estados Unidos se está recuperando, dicha recuperación viene muy lenta pero sin dudas existe.

Este comportamiento desde la Fed hacia los inversores ha permitido no sólo colapsar la curva de yields sino y esto quizá es hasta más importante, ha permitido reducir enormemente el nivel de volatilidad esperada de los inversores con un VIX actualmente en la zona del 13 a los mismos niveles que el 2005 aun cuando el mundo en 2013 claramente padece de dramas mucho más agudos que entonces.

Sin dudas y tal como Claudio Zuchovicki tantas veces comenta en radio, esta actitud de la Fed ha disipado temores sobre un cisne negro (black swan) a la vuelta de la esquina y por lo tanto el mercado compra riesgo descontando que el riesgo sistémico dejó de ser un problema, por lo menos en el corto plazo.

En este contexto, en estos días nuevamente hubo algunos cruces sobre la eventual culminación de QEIII que tendría dos etapas. Primero la Fed desaceleraría la cantidad de compras mensuales desde USD 85 MM a algo menor. Una vez hecha la desaceleración, de a poco iría llegando a cero y aquí está la pregunta del millón: cuál será el sendero de desaceleración en QEIII hasta converger a un estado estacionario de QEIII=GAME OVER.

Viendo como Bernanke ha venido articulando su política monetaria, yo le aconsejaría a los pocos bears que todavía habitan el planeta tierra que sean cautos porque la Fed probablemente será muy gradual en la reducción de QEIII porque sabe que si le da “gamma” aceleración tendrá casi seguramente un S&P en rápida toma de ganancias con todos los impactos negativos que ello genere. Para culminar y tal como comentaba en Twitter días atrás: el riesgo de tanta laxedad monetaria no está en la inflación sino en la potencial implosión de burbujas que tanta reflación puede estar generando.

Fuente de la imagen

2 comentarios para Pregunta del millón: ¿Cuál sería el sendero de desaceleración de QEIII?

  1. Inigo dice:

    Germán,
    En caso de que el QEIII llegue a su final, y se produzca una toma de ganancias en el mercado financiero, ¿Hacia dónde crees que irían los fondos y los inversores a buscar rendimiento? ¿Economía Real dentro de USA? Muchas otras opciones no veo: Los emergentes sufrirían el impacto vía commodities, mientras que el U$D debería empezar a apreciarse frente a las demás monedas.
    Gracias y saludos!

  2. Guido dice:

    Falta mucho para que se desacelere el QE3. Los bancos recién están empezando a prestar. Y si los commodities bajan (como el oro y el petróleo), más lejos está esa desaceleración. Todavía falta. Si faltara poco, los mercados ya estarían tomando ganancias.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos