Hablemos de Finanzas - 25/06/2013

La Fed: no sólo fue HAWKISH, también sonó BEARISH

No parecería que el último comunicado de la Fed haya tenido nada de optimista. Por el contrario, parecería ser el reconocimiento de una realidad frustrante donde la economía real funciona a una velocidad enormemente inferior a la de los mercados financieros y en este sentido la Fed probablemente sienta la imperiosa necesidad de frenar tanta exuberancia nominal vacía de fundamentos aun cuando la economía real siga necesitando por mucho tiempo más de dichos estímulos. Es la exuberancia la que frena a la Fed, no las bondades de la economía real y esto no es bueno. (Presentación 4 de Julio | El Nuevo Escenario de la Fed y su Impacto en Commodities)

La Fed puede sonar hawkish (restrictiva monetariamente) por tres razones: 1) Mayor crecimiento económico en USA, 2) Mayor inflación en USA, 3) Preocupación ante burbujas potenciales en el mercado de activos.

Tengo la sensación de que el sorpresivo tono hawkishly dovish (un cacho menos laxa) de la Fed responde a la tercer causa y eso es una mala noticia. Queda claro que si bien la economía en USA está mejorando, lejos estamos de presenciar fortaleza en el crecimiento económico de Estados Unidos, en este sentido me animo a decir que QEI, QEII y QEIII han sido un fracaso. En consonancia con ello, la inflación tampoco es un problema de corto plazo a pesar de todo lo emitido. Sin embargo, el único lugar en donde observamos una estrepitosa recuperación fue en los activos financieros con un S&P que días atrás había ya superado los niveles de inicio de crisis. Por lo tanto el mundo está jugando dos partidos totalmente distintos: 1) Un lento partido hacia la recuperación económica, 2) Un exuberante partido hacia la reflación de activos financieros.

Hasta ahora, todo vino saliendo muy bien y todo el mundo financiero festejó los estímulos no convencionales de la Fed: ¿quién no quiere llevarse un buen bonus a fin de año? Pero la Fed sabe mejor que nadie que los riesgos de tanta laxedad monetaria se relacionan a la posibilidad de generar mercados que al divorciarse plenamente de sus fundamentos terminen en una dinámica de valuación con la potencialidad de convertirse en una burbuja futura. La Fed hubiera necesitado de un equilibrio diferente caracterizado por mayor explosividad en la economía real y menor exuberancia en los mercados financieros. Precisamente es esta diferencia de velocidades relativas la que ha obligado a la Fed a enviar esta clara señal de retirada potencial que puso de punta a la 10yr en un rato.

Solamente hizo falta una Fed apenas hawk como para desencadenar un selloff global en bonos y monedas lo cual denota un preocupante equilibrio de activos y posiciones altamente apalancadas en busca de carry trades que se han ido desarmando. Lamentablemente, lo de la Fed de la semana anterior simplemente revela “silbando bajito” la incapacidad que ha tenido tanta política monetaria laxa en generar impactos macroeconómicos relevantes y a pesar de haber incurrido en enormes costos potenciales referidos siempre a alguna burbuja explotando en algún lugar del mundo.

La recuperación en los mercados de activos desde el 2009 corresponde exclusivamente a un parche monetario y nada más. Los problemas básicos que nos condujeron a esta crisis siguen intactos, nada se cambió en su esencia básica. Si se saca el parche, los precios de activos deberían acomodarse dolorosamente a una realidad macro que dista años luz de lo que dichos activos tienen descontado. Y en este contexto me pregunto: ¿cuánto vale la deuda PIGGS sin QEIII de fondo?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos