Hablemos de Finanzas - 24/09/2013

El Dilema de la Fed: Activos Financieros y Economía Real reaccionan a velocidades muy distintas

El comunicado de la Fed del pasado 18 de Septiembre me hizo recordar un artículo que publiqué en Agosto del 2013, vuelvo a reflotarlo en torno al renovado debate de cuándo finalment se vendrá el tan especulado “QEIII Tapering”. (Managerial Finance en la UTDT: Una NUEVA forma de enseñar Finanzas en Argentina)

La Fed actualmente tiene un serio desafío: enfrenta a una economía que está mejor pero a la vez dicha mejoría se genera a una velocidad muchísimo menor relativa a la reflación en activos. Si esta realidad se mantiene cada segundo adicional de QEIII puede estar generando la mutación de un mercado reflacionante a uno peligrosamente burbujeante. (NUEVO Seminario de Trading Electrónico en la Maestría en Finanzas de la UTDT)

Pensémoslo así: por cada segundo que la economía real en USA no reacciona, tenemos un segundo más de una Fed obligada a seguir acomodativa y eso a su vez genera un segundo más de un mercado de activos financieros que de una razonable reflación podría estar mutando sin darnos cuenta a un mercado en franca dinámica de burbuja. Insisto con algo que vengo diciendo desde hace meses: el riesgo de tanto QE no radica en la inflación que eventualmente pudiese ocasionar sino en la implosión de burbujas. (Universidad Torcuato Di Tella: Inicio del Programa “Mercados Financieros Globales”, Director: Germán Fermo)

Hace años que me dedico simplemente a intentar ponerme en la mente de un banquero central y de esa forma intento anticiparlo si tengo un buen año en el 51% de las veces. Sin dudas, el banco central que más veces me ha dejado en off-side ha sido el recurrentemente hawkish (restrictivo) Banco Central Europeo. Después de operar monedas por varios años eso es lo que uno hace: especular permanentemente contra movimientos relativos de tasas de interés y precisamente en esa especulación es en donde uno se debe poner en la mente de cada banquero central. Ésta probablemente sea la razón principal por la que tanto me gusta el mercado de monedas: es un mercado “muy macro” y precisamente permite combinar permanentemente un view económico con una estrategia dada de trading.  (La Maestría en Finanzas de la UTDT anuncia su nueva Rama: “Law & Finance”)

En la actualidad hay dos bancos centrales que se están llevando toda la atención del mercado: la Fed de Bernanke y el BoJ de Kuroda. A Kuroda el mercado de bonos de Japón parecería estar desafiándolo y preguntándole qué tan dispuesto está en parecerse a Bernanke. Los saltos que ha tenido la 10yr de Japón, los mini-crashes del Nikkei y los violentos swings del Yen describen a un mercado que duda respecto a la convicción y final efectividad del QE nipón. La razón es que intentar recuperar treinta años de inacción en un par de meses al menos a uno lo deja con dudas. Una depreciación acelerada y descontrolada del Yen puede en ciertos escenarios generar más mal que bien y ésta parecería ser la causa de tanta volatilidad reciente. (NUEVO Curso MFIN UTDT: Modelos Financieros Aplicados en Excel)

Para Bernanke las cosas tampoco están sencillas. Un problema que probablemente preocupa a la Fed es la diferencia de velocidad con la que el mercado de activos se ha recuperado desde su mínimo del 2009 respecto a la velocidad a la que viene reaccionando la economía real. (Estructura de la Maestría en Finanzas de la UTDT 2014)

¿Y por qué la velocidad es importante?

Quizá a Bernanke le hubiese convenido un mercado de activos que hubiese creído en él pero no tanto. Quizá a Bernanke le hubiese sido más útil un S&P ganando menos gamma (aceleración) y dándole tiempo a que la economía real se fuese acomodando a la realidad descontada en el precio de los activos financieros. Quizá entonces la Fed debió ser menos agresiva en el ritmo de compras al que vino ejecutando su QEIII así hoy no se veía obligada a considerar su eventual desaceleración.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos