Hablemos de Finanzas - 07/10/2013

El Costo Económico y el Significado Político del Shutdown Americano

“¿Todos perdieron la racionalidad en esta Casa?” Intervención de un diputado republicano en pleno debate sobre el shutdown (Maestría en Finanzas UTDT: Reunión informativa: Jueves 10 de Octubre, 19.30h)

A nivel mundial la noticia es: un gobierno “x” debe pasar a cesantía a muchos empleados y puede llegar a no pagar sueldos y otras deudas financieras. Hasta acá uno pensaría que llegó la crisis a un país latinoamericano o de Europa del Este. Pero no, esto ocurre en EE.UU.  Primero definamos shutdown y luego veamos su significado político.  El shutdown no es nuevo. En la historia reciente de Estados Unidos hubo 17 eventos de cese de operaciones del gobierno, todas tuvieron un costo y en su mayoría son los republicanos los principales protagonistas. (Universidad Torcuato Di Tella: Inicio del Programa “Mercados Financieros Globales”, Director: Germán Fermo)

La cuestión formal es que el sistema político americano funciona con pesos y contrapesos. Si un partido tiene la casa blanca, el otro suele tener mayoría en una de las dos cámaras (el senado o diputados). Como en todo sistema político, las leyes son tratadas y aprobadas por el Congreso y el Presidente tiene la posibilidad de veto y los legisladores también pueden vetar el veto del Presidente con una mayoría muy especial. (Managerial Finance en la UTDT: Una NUEVA forma de enseñar Finanzas en Argentina)

Cada año el congreso debe aprobar el presupuesto del gobierno. Si no es aprobado el gobierno automáticamente, según las estipulaciones que hace la casa del presupuesto, debe recortar determinados gastos. Y así llegamos al shutdown. Generalmente se corta todo lo no esencial u operativo a las tareas básicas que debe proveer un Estado. Para salir del apagón operativo es necesario que el Congreso apruebe la ley de presupuesto y automáticamente la plata y las actividades vuelven a su normalidad. (NUEVO Seminario de Trading Electrónico en la Maestría en Finanzas de la UTDT)

Ahora bien, ¿qué ocurrió durante estos años? Desde la crisis del 2008, el sistema político americano se volvió una arena complicada. Los republicanos (GOP) tienen dentro una facción ultraconservadora que lleva las riendas del partido más antiguo y grande de Estados Unidos. Los republicanos de pura cepa están perdidos, en retirada. El GOP desde el 2008 intenta mantener su poder con duras negociaciones al gobierno de turno. Desde entonces en cada ley de presupuesto y enmienda para el techo de la deuda piden que el gobierno de marcha atrás con determinadas leyes o que den mayores concesiones en un determinado tema. En la lógica argentina es ir por todo o nada. (La Maestría en Finanzas de la UTDT anuncia su nueva Rama: “Law & Finance”)

Así cada fin de año el americano medio espera un Superman o a un Batman que destrabe las negociaciones para evitar el famoso shutdown. Este año la cuestión es más dificultosa. Los republicanos le piden al gobierno que de marcha atrás en la implementación de la nueva ley de salud que votó el mismo congreso hace un tiempo. Voy a tratar de decirlo más claro porque de tan ridícula que es la discusión uno se pierde: los congresistas debatieron y votaron una ley de salud con las mayorías adecuadas pero ahora el GOP a cambio de aprobar el presupuesto demanda la no implementación de la ley de salud. (NUEVO Curso MFIN UTDT: Modelos Financieros Aplicados en Excel)

La pregunta es cuanto cuesta este show de los republicanos. Primero veamos en detalle qué organismos y en qué porcentaje sobre la masa de empleados del mismo deben ser cesanteados (no despedidos, esto es importante):

En total 787.140 personas van a cobrar tarde o no cobrar su salarios. Lo más grave es el colateral tanto en la imagen el país y  que semejante masa de empleados no trabaje: muchos trámites y muchas cuestiones operativas que impactan en la economía van a estar trabadas. Sin ir muy lejos y quien haya leído un poco de historia americana recordará que en el shutdown de 1996 las estadísticas de desempleo salieron tres semanas más tarde debido a que los empleados estaban en cesantía. La ironía aquí es que Bernanke ató el QE al número de desempleo, este mes va a tener las estadísticas un poco tarde. Habiendo hecho esta introducción veamos un costo simple de la broma republicana. (Estructura de la Maestría en Finanzas de la UTDT 2014)

Asumamos que el salario promedio de esas 787.140 personas es de 3.500 dólares y que el shutdown se va a resolver en su media histórica de 6 días. El impacto en la economía a causa de que empleados directos del estado no consuman es de 459.165 millones de dólares. A este número hay que sumar el costo colateral de todos los trámites que no se podrán realizar a causa de falta de personal en las oficinas estatales. Por ejemplo, el departamento de salud se encarga, entre otras muchas cosas, de verificar la calidad alimenticia de muchas importaciones y exportaciones del país. El departamento de defensa debe hacer algo con las tropas de Estados Unidos en el exterior. La Nasa deberá por una equis cantidad de días suspender investigaciones y otras tareas no sensibles a las naves y satélites que actualmente estén en órbita. El departamento del interior entre otras actividades se encarga de los museos y parques nacionales, si estos no están abiertos las empresas de turismo no pueden generar ingresos. El impacto en la economía está claro. Ahora veamos el impacto en el mercado de renta variable:

El costo de una disputa política para un inversor es entre el 2 y el 4%. La pregunta siguiente es: cuánto tiempo tardó en recuperar ese 2% o 4%.

Desde la crisis del 2008, los sistemas políticos adquirieron una característica particular: los partidos buscan ganar todo o nada. Lo que sucede en Estados Unidos también se repite en Francia, España, Italia y Grecia y en varios Estados latinoamericanos. El sentido común, al menos el mío, me dice que estas peleas políticas llegaron para quedarse. Al menos en los próximos años las crisis deuda soberana pedirán una respuesta al sistema político.

Javier Frachi

Maestría en Finanzas UTDT, 2012

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos