Hablemos de Finanzas - 11/11/2013

10yr. yield y una preocupante omisión en el debate político argentino

Con una 10yr yield otra vez picando en punta al 2.75% y con “QE Tapering” nuevamente conviertiéndose en el principal driver del mercado, re-posteando nota originalmente publicada en agosto de este año.

Estoy comenzando a escuchar a más de uno en Argentina “preocupado” por el empinamiento de la yield curve en USA: chocolate por la noticia, somos un país exportador de commodities y los mismos están formidablemente influenciados por la política monetaria de la Fed en especial, dentro de este ciclo de laxedad monetaria histórica al que nos sometió Bernanke desde el 2008.

Esto es algo que vengo diciendo y escribiendo desde hace dos años. El cachetazo que le vienen pegando a los commodities aun considerando la recuperación de las últimas semanas responde en grandísima medida a lo que Bernanke le está propinando a su propia curva de yields: para no enfrentar otra implosión de burbujas por el 2016 la Fed empezó a bajarle un cambio a su política ultra-reflacionaria vía empinamiento de su curva soberana de yields.

Desde mayo de este año que la 10yr. yield se despertó de una siesta eterna a la que la sometió la Fed de Bernanke y desde su mínimo de mayo en 1.62% llegó a cotizar al 3% sólo semanas atrás estando hoy en 2.60%.

Tampoco es novedad que cuando uno prende la radio o la TV en Argentina, es difícil no escuchar a un político hacer promesas de cambios por venir. Dentro de todos ellos, se observa que el mensaje de “subir el mínimo de ganancias” parecería tomar momentum por una sencilla razón: la tribuna quiere escuchar eso y los políticos siempre le hablan a la tribuna, no importa a qué partido pertenezcan.

Y a pesar de la justeza de subir el mínimo de ganancias con todo respeto, y comprendiendo la significatividad que dicho impuesto representa en el salario neto de los argentinos, tengo la sensación de que se está debatiendo otra vez más sobre una condición de segundo orden siendo la de primer orden muchísimo más apremiante: “si no hay soja, no hay ganancias”.

Llevo muchos años como trader de monedas y tasas de interés en mercados internacionales y hace mucho tiempo aprendí lo elocuente y terminante que son los cambios de ciclos monetarios ejecutados por la Reserva Federal de Estados Unidos. También como Profesor de Finanzas que soy, ante mi sorpresa, cada vez que me toca dictar mi curso de Bonos en la Maestría en Finanzas de Universidad Di Tella observo a una gran cantidad de economistas graduados sorprendidos cuando comento sobre la estrecha relación existente entre la dinámica de la curva de tasas en USA, los commodities, y la evolución de ciclo real en emergentes. Y en esto contexto es altamente probable que gran parte de la ciudadanía desconozca la obvia, elocuente y fortísima relación que existe entre la suba de la tasas largas en USA y los commodities.

Y es precisamente en este contexto en donde me preocupa que nadie, ni uno sólo esté al menos considerando la posibilidad de observar a una 10yr. yield en 5.50% en el 2015 que sea capaz de knockear a la soja digamos a 350. No es que esté afirmando que este evento ocurrirá pero lo que sí afirmo es que la probabilidad de un escenario así lejos está de ser cero.

Y a pesar de que me digan que estas elecciones son legislativas y por lo tanto no corresponde debatir “esto”, todos se están jugando una ficha para las presidenciales del 2015 y este es un tema crucial para la dinámica de Argentina a cinco años vista: “kri kri kri kri”, parece cantar el grillo en la oscuridad…

Entonces y más allá de lo que la tribuna quiera escuchar: ¿tiene alguien un plan B para un potencial equilibrio de tasas altas y soja en baja? Esta es la condición de primer orden que dominará a cualquier otra y me preocupa que ni uno sólo se anime a debatirlo. No es casualidad que el Real Brasileño se haya ultra devaluado o que lo propio le haya acontecido al Peso Uruguayo. Tampoco es casualidad que casi todos los commodites con excepción de los energéticos estén negativos en el año y que desde enero vengan soportando una elocuente ola de ventas. Tampoco es casualidad que fondos de bonos emergentes en Dólares y monedas locales hayan sufrido sustanciales pérdidas en lo que va del año. Todo responde al mismo fenómeno: se nos está escapando la tortuga al ritmo de la 10yr. yield en USA y nadie parece querer notarlo.

Me preocupa que para el 2015 me encuentre otra vez con una pregunta sin plan B: ¿a hora qué hacemos?

Fuente de la imagen

5 comentarios para 10yr. yield y una preocupante omisión en el debate político argentino

  1. Pablo Russo dice:

    Estimado Germán, sigo con frecuencia tus escritos. Me alegra mucho este análisis referente a Argentina. En relación a este tópico que planteas, te comparto mi informe económico de Junio “No estaba muerto, estaba de parranda”, en http://www.ddaga.com/archivos/161_1373758820_Numero6Junio2013.pdf
    Aprovecho para preguntarte si tenes previsto hacer alguna charla y/o curso en Rosario.
    Saludos cordiales

  2. Guido dice:

    El problema lo va a tener el próximo gobierno. Y los dos últimos años de este van a ser difíciles.

  3. gfermo dice:

    Pablo, gracias, por el momento no tengo pensado viajar a Rosario, Saludos

  4. Martin dice:

    Hola German, Guillermo Calvo hace 20 años publico un trabajo mostrando como la tasa de interes norteamericana afectaba a esta parte del mundo y tampoco tuvo mucha aceptacion. En este trabajo cuenta, entre otras cosas muy interesantes, las reacciones que suscito:

    http://www.columbia.edu/~gc2286/documents/CalvoBOJpaperMay2013REVJune282013.pdf

    Saludos.

  5. jorge marrodan dice:

    El impuesto a la cuarta categoria es facil de cobrar y no se puede eludir ,o sea el sueño de cualquier recaudador ,la idea de reemplzarlo en parte con un gravamen a la renta financiera no tiene mucho sentido ,asi que preparemonos para por ejemplo un aumento del impuesto a los combustibles o alguna idea maravillosa por el estilo.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos