Hablemos de Finanzas - 27/11/2013

El impacto del QE nipón en Toyota, ¿viene un cambio fundamental?

1. En Diciembre 2013 la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella dictará su primer clase del Seminario de Trading Electrónico a cargo de Germán Fermo. (Contacto: adm_mfin@utdt.edu)

2. MacroFinance anuncia Primer Seminario Online en Trading de Opciones: Capítulo I

por Javier Frachi

Maestría en Finanzas UTDT, 2012

Diez días atrás Toyota presentó sus estados contables. Hasta aquí nada fuera de lo habitual. Ahora cuando leemos que sus ganancias aumentaron un 15% año a año y que su resultado operativo aumentó un 81% a más de uno le llama la atención. Si es un analista formado puede que ate cabos con el QE nipón y esto es lo que voy a intentar hacer. En términos concretos Toyota exportó 43 mil autos desde Japón, mientras que las ventas locales decrecieron un 8%. Lo que ayudó a esta tremenda exportación y así de claro lo dice su presentación corporativa fue el tipo de cambio. La depreciación del Yen.

¿Quiénes fueron los perjudicados o mejor dicho quienes compraron nuevos autos? La exportación a EE.UU aumentó un 34%, Europa un 29% y América Latina un 22%. Habiendo esta introducción, vamos a lo relevante. La presentación de ganancias de Toyota pone leña en el debate global sobre si los estímulos monetarios crean o suprimen a la demanda. Tanto los Estados Unidos como Japón recibieron variopintas quejas de vecinos y no tanto sobre la agresividad y daños que sus programas monetarios les ocasionan, incluyendo el efecto de “egoísmo nacional” (beggar thy neighbour). La respuesta oficial de ambos países es que los QE son una herramienta doméstica utilizada para conseguir ciertos objetivos internos. Fin de la discusión.

La última presentación parece confirmar la visión de que, al menos en el caso japonés, el QE está funcionando correctamente al capturar la demanda existente que de otra forma sería satisfecha por otros. En otras palabras, las ganancias de Toyota y Japón son las pérdidas de otros. En este último trimestre fueron las de EE.UU, Europa y quizás Brasil, México, Colombia, Chile y Argentina. La increíble ganancia de Toyota es en parte gracias al QE japonés y el resto le corresponde a la estabilización de la demanda en Europa y a una anticipación de las empresas locales ante la posible subida de impuestos.

La controversia que comentaba al comienzo podría pasar al olvido si el consiguiente desplazamiento de la curva de demanda por productos japoneses induce un cambio en la curva de oferta. Esto podría ocurrir de dos maneras: a) que las ganancias de Toyota animen a las otras empresas a invertir en personal, equipos y en aumentar la capacidad instalada; b) si el gobierno nipón hace las reformas estructurales que tienen pendientes. Ambas posibilidades tienen la suerte de que el Yen respecto al dólar se estabilizó debajo de los 100 a pesar de todas las historias que sucedieron en el mundo en los últimos meses.

La pelota está rodando. ¿Serán los resultados de Toyota el energizante que necesita Japón para mejorar la curva de la oferta?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos