Diario - 28/11/2013

La Mutación del Kirchnerismo y el 2015 que nos Espera

1. En Diciembre 2013 la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella dictará su primer clase del Seminario de Trading Electrónico a cargo de Germán Fermo. (Contacto: adm_mfin@utdt.edu)

2. MacroFinance anuncia Primer Seminario Online en Trading de Opciones: Capítulo I

Arranco así: “la mejor forma para frenar la pérdida de dólares es que los mismos empiecen a entrar y para ello se necesita un shock de confianza, que es posible. Sin confianza, del cepo no salimos más porque por cada dólar que entre, se irán dos”. Lo de YPF/Repsol es un ejemplo bienvenido y excelente de lo contundente y rápido que puede cambiar el humor local e internacional para Argentina en la medida que mostremos intención de asegurar condiciones básicas de inversión. Por primera vez en muchos años tengo la sensación de que la economía está dando forma a las decisiones políticas y si se mantiene es muy buena noticia.

En política nada ocurre por casualidad y esto lo digo a menos de 48hs de conocida una excelente noticia potencial para YPF con una alta probabilidad de destrabar finalmente un acuerdo con Repsol que le abriría la puerta a la petrolera a inversiones de fondo y muy importantes. Toda especie para sobrevivir necesita mutar de vez en cuando: ¿le estará cayendo la ficha al Kirchnerismo? El Kirchnerismo tiene aproximadamente el 33% de los votos todavía y me pregunto: ¿con mutaciones estilo Repsol/YPF cuántos puntos básicos podrá recuperar al 2015? (Posible Acuerdo con Repsol: ¿Cuál es el Techo de YPF ahora?)

El poder político es un ancla clave para el Kirchnerismo y en este sentido paradójicamente la complicada coyuntura económica actual le ofrece una oportunidad muy costosa, pero oportunidad al fin de cuentas. Es claro a esta altura de los acontecimientos que el modelo económico iniciado en 2003 está agotado en varios frentes. Lo fiscal, lo monetario, lo externo, son aspectos que describen a un gobierno que hace tiempo viene tocando la misma música en un contexto que no es el del 2003. Lo que en principio era un superávit fiscal es hoy un déficit, lo que en un principio era una entrada de dólares es hoy una fuga, lo que en principio era política monetaria expansiva con crecimiento sin inflación se acerca hoy a la estanflación. Pero esto no necesariamente es el fin como muchos dan por sentado. El Kirchnerismo tiene todavía dos años muy largos para gobernar y tiene dos opciones claras con efectos políticos y económicos totalmente distintos. (¿Será cierto que Dios es Peronista?)

Opción I: La ideología prepondera sobre la recuperación del poder político
Si es así, observaremos en los próximos meses medidas en materia económica que signifiquen más de lo mismo. Un parche detrás de otro, un diagnóstico de la coyuntura actual que ignora el déficit fiscal, que ignora la emisión monetaria y la inflación, que ignora el retraso cambiario y que intenta mantener el status quo. Bajo este escenario resulta difícil imaginar a un Kirchnerismo que sea capaz de recuperar parte del caudal de votos que solía tener en un pasado reciente. Pero este escenario no es el único posible, ojo con la tortuga y ojo a una oposición que se la pasa hablando mal de la situación actual pero a la que se le caen muy pocas ideas y recuerden: Argentina es un país con poca memoria electoral, la oposición tiene dos años largos para revalidar y mantener los resultados de octubre 2013 y la prueba de esto es lo acontecido en 2009. Probabilidad asignada a este escenario: se lo dejo a ustedes. (Blue en 10: No es tema de Dirección, sino de Velocidad)

Opción II: La recuperación del poder político prepondera sobre la ideología
En este escenario el gobierno cambiaría significativamente su diagnóstico y reconocería que Argentina tiene un serio problema fiscal y de interacción con respecto al mundo. Veríamos a un Kirchnerismo que se torna más eficiente en el manejo de lo público, que se torna más amigable con mercados internacionales y que sería capaz de shockear con expectativas a un mercado internacional que está ávido por escuchar la próxima gran historia en emergentes. Si este mercadito fue capaz de olvidarse de Grecia y generar uno de los rallies más espectaculares en deuda soberana griega de la historia para un país europeo que sigue hoy tan quebrado como en el máximo de la crisis PIIGS en 2010, ¿no les parece que este gobierno tiene todavía una chance frente al mundo? Bajo este escenario, el Kirchnerismo podría recuperar parte del caudal electoral perdido. ¿Será este escenario un evento con probabilidad cero? ¿Estará dispuesto el Kirchnerismo a transitar este sendero tan distante de sí mismo en lo ideológico, con el objetivo de recuperar capital político? Probabilidad asignada a este escenario: se lo dejo a ustedes. (Es un Error “Mini-Devaluar” al Peso Diariamente)

¿Qué tal si se comprende que un fin de ciclo no necesariamente implica un fin de gobierno? Si un Kirchnerismo “mutante” entiende que con un cambio sustancial de mensaje podría generar un importante influjo de dólares, estaríamos a la puerta de la solución al cepo y de una recuperación económica posible que llegue antes del 2015. El Kirchnerismo tiene un juego de ajedrez para jugar y tiene dos años para hacerlo, está en juego sacrificar ideología para recuperar una parte del poder político y para un gobierno que tanto valora el poder, es un escenario para tener en cuenta: ante la pérdida de votos ¿estará el Kirchnerismo dispuesto a mutar su ADN a tiempo? (El MERVAL y la Argentina: El que apuesta a una Crisis se Equivoca)

Conclusión: Antes de fin de año sabremos qué escenario nos tocó en suerte.

Fuente de la imagen

4 comentarios para La Mutación del Kirchnerismo y el 2015 que nos Espera

  1. este panorama me parece muy logico y probable,
    si adoptan las medidas economicas, que como asunto YPF, pueden cambiar el curso del humor social.

  2. jonathan dice:

    El kirchnerismo Mutante, eso lo dice todo…

  3. Doctor, repliqué su artículo en mi blog. Espero que no le moleste. Un abrazo.

  4. gfermo dice:

    Gracias Gustavo, abrazo. Germán

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos