Diario - 14/11/2013

No se relajen: Seguiremos con Volatilidad de Yields

NFP: ¿204K vs 100K esperado? 10yr. BOOM para arriba!!

Comencemos con lo siguiente: desde mayo 2013 a noviembre 2013 la 10yr se pegó un viaje desde 1.62% a 3% y de 3% a 2.50% y ahora otra vez rondando los 2.80% lo cual es muchísimo en tan poco tiempo y por la importancia que reviste esta tasa: las valuaciones del planeta entero dependen de ella. Taper sí, Taper no, Taper sí, Taper no, DecNoTaper, DecTaper, y así estamos.

Hay una generación entera de traders post-Lehman que desde Mayo 2013 han visto por primera vez el significado de una curva de yields entrando en una fase de volatilidad. Parecería que “tradear” la 10yr vuelve a ser interesante y divertido, bienvenida sea entonces la “yield volatility”. (Maestría en Finanzas UTDT anuncia Nueva Rama: LAW & FINANCE)

Parecería que los mercados finalmente se despertaron de una siesta eterna que durmió a la 10yr yield por años. De golpe, lo que uno mira primero a la mañana vuelve a ser la famosa y tan relevante 10yr yield lo cual está comenzando a tener implicancias elocuentes en todos los activos y esto fue sólo ante un estornudo de la Fed. De golpe parecería que el mundo vuelve a tener primas de riesgo lo cual no es un detalle trivial aún con todo el ida y vuelta del Tapering, del shutdown, de Yellen reemplazando a Bernanke, la tasa de desempleo en Júpiter y la mar en coche. (NUEVO Seminario de Trading Electrónico en la Maestría en Finanzas de la UTDT)

Desde que Bernanke mencionó la posibilidad de desacelerar su ritmo de estímulo vía QEIII los mercados de tasas han entrado en una dinámica intensa y altamente volátil. También es cierto que luego del anuncio, Bernanke y todos sus amigos doves (laxos monetariamente) de la Fed han hecho un gran esfuerzo por reasegurarle al mercado que claramente la Fed seguirá muy acomodativa a nivel monetario por unos cuantos años más pero a menor velocidad. Este mensaje pareció haberse reforzado transitoriamente desde el lamentable episodio entre demócratas y republicanos que culminaron con un shutdown que dañó otra vez más a la endeble economía real de USA aunque el mercado volvió a barajar cartas post-NFP el viernes pasado.

Por lo tanto, la imagen de una Reserva Federal muy acomodativa monetariamente no ha cambiado, “esto del QEIII tapering” se refiere más a una condición de segundo orden (desaceleración) que de primero aun cuando sus impactos llegaron a ser enormes en algunos mercados. Desde mayo los mercados sacudieron a cuanta curva de bonos largos había disponible en el mundo causando alta volatilidad de yields con todas las consecuencias no deseadas de dicho movimiento, y el las últimas semanas muchas de esas posiciones han vuelto a revertirse para “rerevertirse” desde el juevesz pasado.

Pero no todo es una tragedia ni mucho menos y para concluir ello basta con ver cómo reaccionó el mercado de équities en USA. Obviamente que en lo que parece ser el camino hacia un nuevo escenario con tasas claramente más altas los distintos asset class (bonos, monedas, commodities, équities) reaccionan en forma muy diferente. Tanto los bonos como consecuencia de la suba de yields como los commodities absorbiendo el fortalecimiento del Dólar Americano han sido claramente castigados versus un mercado de acciones que al menos en USA ha resistido formidablemente por el momento con un S&P que sigue batiendo máximos.

Lo interesante de este aparente punto de inflexión es que los mercados se han ido de un equilibrio caracterizado por acomodación monetaria sin volatilidad a uno nuevo en donde la laxedad monetaria permanece pero con mayor incertidumbre respecto al accionar futuro de la Fed. De esta forma, “acomodación monetaria con mayor volatilidad de yields” parecería querer convertirse en una realidad de mercado, realidad que viene siendo descontada vía precios en especial para un mercado global que viene acostumbrado casi a operar de un sólo lado de la ecuación.

En este aparente contexto de yields más altas, más volátiles en la curva soberana americana y con un Dólar que parecería haber hecho piso por lo que queda de la crisis, los spreads de bonos emergentes probablemente sigan subiendo descontado una realidad que de a poco comienza a tornarse levemente negativa para un bloque que desde el 2009 ha tenido un viento de cola históricamente positivo, el tránsito hacia ese nuevo equilibrio será lento pero implacable.

A mediano plazo, en este contexto de ensanchamiento de spreads el mercado comenzará a distinguir aquellos emergentes con sólida posición de cuentas externas. De a poco ser diferente comenzará a tener valor, recordemos que en emergentes hace mucho tiempo que casi todo vale lo mismo lo cual ya ha comenzado a cambiar en un mundo en donde nuevamente las primas de riesgo comienzan a tener un impacto diferencial y relativo. Esta transición hacia un nuevo equilibrio de tasas implica que ser distinto comenzará a tener precio y esto recién comienza y llevará años.

 Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos