Diario - 20/11/2013

Un BCE Dovish: ¿LONG Alemania-SHORT USA vía acciones?

1. Inicio del Ciclo de Clases Abiertas en la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella, Miércoles 20 de Noviembre- 19.30h a cargo de Andrés Vacareza: MBA, Harvard Business School. Orientación: Management en Finanzas. Tópico: Administración de Negocios en Mercados Emergentes Inscripción

2. En Diciembre 2013 la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella dictará su primer clase del Seminario de Trading Electrónico. (Contacto: adm_mfin@utdt.edu)

Comienzo con el final: la tabla del gráfico muestra precisamente la performance relativa medida en dólares de ambas posiciones. Como vemos, el EWG sólo raleó un 10% desde el segundo semestre del 2011 versus un SPY que lo ha hecho en 33%. O sea, Alemania está 23% más barata que el S&P en términos relativos. ¿Tendrá sentido entonces apostar a un BCE que se torna relativamente más dovish e intenta reflacionar a su propia economía vía équities?

Tengo la sensación, y esto lo vengo diciendo desde hace semanas, que el S&P está carísimo en términos relativos contra una serie variada de activos. Pero también es posible que esta fiesta reflacionaria que está propiciando la Fed siga y entonces shortear al SPY en términos absolutos puede resultar en una apuesta trágica. Por lo tanto, me parece mucho más razonable plantear al trade como un SHORT relativo y en este caso puntual, tal como explicaremos abajo, el LONG sería en Alemania.

Como se observa claramente en el gráfico, a partir del segundo semestre del 2011 el S&P picó en punta contra casi todos los asset classes. De hecho le ha sacado una considerable ventaja a acciones emergentes (EEM), a commodities diversificadas (DBC) y las acciones europeas no parecen ser una excepción en este caso representadas por Alemania en su EWG, ETF que replica acciones alemanas.

Tengo la sensación de que estamos ante un cambio importante en política monetaria relativa que se irá consumando durante el 2014. Por un lado, una Reserva Federal que sin ganas deberá comenzar a sacar de a poco sus estímulos convirtiéndose en “relativamente más hawkish”. Por otro lado, un Banco Central Europeo que parecería comenzarse a dar cuenta que su política monetaria implementada desde el 2008 ha sido patética llevando a la Zona Euro a un desempleo máximo del 12.20% y acercándose peligrosamente a la deflación por lo tanto sin quererlo, el BCE probablemente comience a sonar “más dovish a la fuerza”.

Si ocurriese esto, observaríamos a un BCE con una clara necesidad de reflacionar a la Zona Euro y esto entonces debería poner de punta a los mercados de acciones en Europa versus los correspondientes en USA. ¿Y por qué un trade relativo? Dado que todo a esta altura me parece carísimo tiene más sentido plantear un trade relativo estando LONG EWG y SHORT SPY. De esta forma, si viene una corrección en riesgo global beta aparte, esta posición sería razonablemente neutral a dicho escenario.

Un detalle más: dado que el EWG está impactado por la dinámica del Euro y dado que si ocurre que el BCE se torna dovish el Euro debería colapsar, se hace necesario hedgear a este trade relativo por riesgo cambiario por lo que la posición debería incorporar un SHORT de Euros por el momento nocional del EWG.

La tabla del gráfico muestra precisamente la performance relativa medida en dólares de ambas posiciones. Como vemos, el EWG sólo raleó un 10% desde el segundo semestre del 2011 versus un SPY que lo ha hecho en 33%. O sea, Alemania está 23% más barata que el S&P en términos relativos. ¿Tendrá sentido entonces apostar a un BCE que se torna relativamente más dovish e intenta reflacionar a su propia economía vía équities?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos