Diario - 05/12/2013

Si Compraste Bonos al 3%: ¿qué pensas hacer?

Se viene NFP este viernes y la 10yr ya está en 2.84%, en este contexto refloto un artículo que escribí semanas atrás.

El viernes pasado me pasé el día pensando, imaginándome la velocidad a la que este mercado irá hacia un equilibrio con tasas indefectiblemente más altas y mientras transcurría el día la 10yr llegó a 2.55% para cerrar en 2.53%. Y en este contexto más de un fondo debe estar preguntándose por qué armaron duration en curvas sobre la par al 3%. ¿Por cuánto tiempo van a sostener posiciones de este tipo?

Es importante ubicarnos en perspectiva: la 10yr no llegaba a este nivel desde el tercer trimestre del 2011, lo mismo para la 30yr yield. Hace entonces casi DOS años que no veíamos a las tasas en este nivel lo cual desencadenó un SELLOFF global en bonos, monedas, commodities y acciones.

La 10yr el 2/5/13 estaba en 1.62%, el viernes cerró en 2.53% o sea, 91 puntos básicos de suba, enorme movimiento. La 30yr el 2/5/13 estaba 2.81%, el viernes cerró en 3.59%, o sea, 78 puntos básicos de suba, otro enorme movimiento. El bono de 10 tiene una duration aproximada de 8 costando entonces un retorno negativo de aproximadamente 7% desde el 2/5/13. El bono de 30 tiene aproximadamente una duration de 20 costando nada más y nada menos que 16% de retorno negativo aproximado desde el 2/5/13. Queda muy claro entonces que el embate a los precios de bonos soberanos americanos ha sido muy violento y esto repercutió en todos lados por la sencilla razón de que todos los valores presentes del planeta usan como base a la curva soberana americana.

Siempre me gusta ser contracíclico y así como desde el miércoles pasado se puso de moda ser bearish (pesimista) y así como a este escenario “de tasas bajas pero no mínimas” lo vinimos anticipando desde hace meses en una secuencia larga de artículos, no creo que estemos en presencia de una suba estrepitosa de tasas todavía como para convertir a esto en un escenario armagedónico. Lo que sí creo y a esto lo dije meses atrás es que el mercado está entrando en un mini-paradigma donde las tasas seguirán siendo bajas pero no mínimas y este solo detalle obviamente ha generado pérdidas enormes en carteras de bonos en especial aquellas que tienen doble volatilidad: volatilidad por el lado de yields y por el lado de monedas. Por ejemplo, si uno tenía un bono denominado en Reales Brasileños con duration 10, dicho activo perdió por el lado de tasas 9% y por el lado de la moneda 12% (el Real se fue de 2 a 2.25) generando un retorno negativo del 21% en solo 45 días. (Una cosa es “ yields bajas” y otra muy distinta es “yields mínimas”)

Tengo la sensación de que la 10yr se estabilizará en un rango en torno al 2.40/2.70% y se quedará ahí por los próximos meses lejos ya de su mínimo de 1.39% (julio del 2012) y a partir de este renovado rango de a poco irá subiendo acompañando lo que debería ser una normalización muy gradual pero necesaria de la forma de transitar esta crisis. El tránsito de un escenario de tasas mínimas a uno de tasas bajas no ha sido fácil en especial para aquellas carteras que vienen operando en piloto automático desde el 2009. Estar long oro, long bonos en moneda local, long commodities ha sido muy doloroso durante el 2013 y si este escenario se mantiene no me sorprendería ver a un mercado de équities que sincere sus valuaciones a la de una economía global que está años luz de crecer al ritmo que lo han hecho los mercados financieros. (¿Cambio de paradigma en posicionamiento de carteras?)

La reflación inducida por la Fed de Bernanke desde el 2009 ha sido muy útil en estabilizar a mercados que por entonces estaban histéricos. Pero también es cierto que una economía capitalista debe comprender que no puede permanecer in-eternum con respirador artificial, debe comprender que los estímulos fueron muy útiles al inicio de la crisis pero que actualmente bien pueden estar creando más problemas que soluciones. La Fed parecería haber comprendido que la discrepancia en la velocidad a la que los mercados financieros se han recuperado relativos a una economía real mejor pero en lenta recuperación, pueden estar sembrando las bases para la próxima gran burbuja. Los QEs de Bernanke quebraron por completo la sintonía fina entre economía real y “pricing” de activos financieros con el riesgo de burbujear por el aire en algún punto del planeta.

Comenzar a frenar QE desde ahora probablemente sea la decisión correcta aunque dolorosa en el corto plazo. Quizá haya llegado el tiempo de madurar y de comprender que, nos guste o no, esto todavía es una crisis de dimensiones históricas y que de la misma se deberá salir con dolor transcendiendo al mundo virtual y nominal al que nos condujo la Reserva Federal desde el 2009. Siempre lo importante es no ser el último en apagar la luz.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos