Diario - 03/12/2013

Si al Mundo le Damos una Excusa, nos Bañan de Dólares

1. En Diciembre 2013 la Maestría en Finanzas de la Universidad Torcuato Di Tella dictará su primer clase del Seminario de Trading Electrónico a cargo de Germán Fermo. (Contacto: adm_mfin@utdt.edu)

2. MacroFinance anuncia Primer Seminario Online en Trading de Opciones: Capítulo I

Comienzo con el final: “Si al mundo le damos una excusa, nos bañan de dólares y el cepo será historia”, depende de nosotros exclusivamente. Para frenar el drenaje de reservas se hace más importante concentrarse en cómo seducir a los dólares para que entren en vez de focalizar tanto en restricciones que intentan frenar su salida. Recordemos que en el mundo entero sobran dólares y seguirán sobrando por mucho tiempo más. (¿Cuánto valor hay en Argentina?)

Ayer justamente comentaba que el problema del cepo cambiario es que puso a la Argentina en la paradoja “del huevo o la gallina”: los dólares no entran porque hay cepo y del cepo no podemos salir porque no entran dólares. Pero por mirar la hoja no perdamos el bosque: si hay algo que abunda en los mercados, son Dólares.

Sería útil alguna vez que los argentinos nos acostumbremos a aplicar medidas más estándares a nivel económico, cosas probadas por siglos ya, la innovación heterodoxa en economía es altamente peligrosa hasta el mismo Ben Bernanke se la cuestiona y la verdad que no hace falta. Con tener un presupuesto razonablemente balanceado, una política monetaria que ancle expectativas inflacionarias y una situación de cuentas externas aceptable podríamos converger a Uruguay, por ejemplo. (Es un Error “Mini-Devaluar” al Peso Diariamente)

Argentina enfrenta una restricción de expectativas que puede resumirse así: para que entren Dólares, primero hay que dejarlos salirPERO en “el salir” podemos sentar las bases para un sincericidio cambiario. Argentina se puso solita en una paradoja altamente complicada: para frenar la pérdida de reservas en forma sustentable primero se hace necesario desarticular el cepo cambiario, medida que desde su inicio no funcionó y que por el contrario acentuó la pérdida de reservas problema que en primera instancia se quiso solucionar tal como muestran los gráficos de abajo. Desde que comenzó el corralito cambiario el Banco Central perdió 16.000 Millones de Dólares en Reservas lo que representa una caída del 32% en dos años. (¿Será cierto que Dios es Peronista?)

Pero esto no fue el único mal que generó el cepo. El cepo es una maquina implacable de generar externalidades negativas. El cepo desaceleró notablemente la actividad económica del país y lo atrapó en un entorno de expectativas altamente negativas para la inversión por una sencilla razón: cualquier persona en su sano juicio que quiera ingresar divisas a un país quiere tener la certeza de que se las puede llevar cuando quiera. Pretender regenerar dólares en forma sustentable bajo el cepo cambiario es absolutamente imposible, lisa y llanamente. El cepo es el padre de la pérdida de reservas. (Blue en 10: No es tema de Dirección, sino de Velocidad)

Pero también es cierto que liberar el cepo así como estamos sería catastrófico: en un día al Central le limpian las reservas. Es por esa razón que desarticular el cepo requiere de una concepción de la economía argentina en equilibrio general con tres anclas simultaneas: a) comenzar a transitar un sendero de equilibrio fiscal, b) definir pautas monetarias claras para anclar expectativas inflacionarias, c) brindar señales hacia el mundo de que Argentina nuevamente puede considerarse como un país creíble en términos de certidumbre jurídica. (El MERVAL y la Argentina: El que apuesta a una Crisis se Equivoca)

Todo esto obviamente implica una enorme tarea pero Argentina deberá comprender dos cosas: a) en un tiempo razonablemente cercano es necesario salirse del cepo, b) es necesario generar un shock de expectativas positivas en varios frentes: fiscal, monetario, jurídico. Bajo este shock simultaneo por primera vez en mucho tiempo le daríamos una enorme herramienta al Central, la duda positiva en el inversor internacional: “¿ahora que me abrieron la puerta, me voy o me quedo?” y me animo a responder que si el shock simultaneo es lo suficientemente creíble y potente, la respuesta será “me quedo” y si es así veremos el fin del cepo maquiavélico en el que vivimos. Si al mundo le damos una excusa, nos bañan de dólares y el cepo será historia. (A dos años del Cepo: La Carrera del Dólar y las Reservas)

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos