Diario - 06/03/2014

Colapso de yields en Grecia: ¿Qué tal si Argentina hace lo mismo?

A veces habla más un gráfico que mil palabras. El gráfico de abajo muestra la evolución de la yield a 10 años de Grecia y Alemania. En enero del 2007 toda Europa era percibida como igual, los PIIGS ni existían entonces daba lo mismo un bono griego que uno alemán, por entonces ambos rendían 4.42%. Luego en la medida que avanza la crisis en USA de a poquito el spread entre Grecia y Alemania comienza a agrandarse hasta que desde el 2010 y hasta mayo del 2012 la situación se descontrola al punto tal que el bono soberano griego a 10 años llegó a rendir nada más y nada menos que 40% cuando el mundo entero parecía colapsar nuevamente bajo la crisis europea y todo el mundo sin excepción hablando de la nueva versión de la crisis, ahora en el seno de Europa.


Hoy entonces, me digo a mí mismo: de todo esto no quedó un cazzo, hace mucho que “ya no es fashion” hablar de Europa y mucho menos de Grecia. Créase o no, el bono a 10 años griego hoy cotiza a una yield de 6.90% muy cerca otra vez de toda Europa y bastante más cerca de Alemania con un spread que de 3800 puntos básicos colapsó a 540.

Entonces, ¿qué podemos aprender de lo que ha sido la vergonzosa parafernalia de la crisis europea? Que vivimos en un casino global de historietas que Wall Street se encarga de inventar, olvidar y reciclar. Lo que hoy parece muy malo, estos pibes te lo van a empaquetar alguna vez como muy bueno y la falta de memoria “a propósito” es una aspecto tan distintivo de la forma en la que operan los mercados internacionales como lo es de funesto, pero le podemos hacer el juego a ésto.

Me tocó tradear mercados emergentes en Sudamérica y Europa del Este, y la principal lección que aprendí es la enorme falta de memoria que tienen los mercados internacionales. Lo que es “junk” hoy, mañana con un par de señales puede nuevamente reciclarse como “una joyita de emergentes”.

Entonces, si los bonos griegos fueron capaces de ralear del 40% de yield al 6.90% actual, ¿qué tal si Argentina se descuelga con alguna historieta que ni siquiera tiene que ser totalmente verdadera para darle a Wall Street una nueva excusa para decir que “entrarle a los bonos argies” es hoy una buena decisión?

Recordemos que algo nos juega muy a favor. En especial después del ajuste que han sufrido los bonos soberanos argentinos post-devaluación de enero 2014, en general todos cotizan con yields por encima del 11%. En un mundo en donde rendir el 4% a 10 años es una gloria, sin dudas Argentina tienta a más de uno. En este contexto, no me cabe una sola duda de que Wall Street estará más que deseoso en revender a Argentina como una “joyita” siempre que les tiremos un hueso.

Argentina inexorablemente necesita acudir a los mercados de deuda, pero hacerlo a las tasas actuales es insostenible. Si Argentina mostrase señales claras y contundentes de cambio de rumbo, Wall Street con su acostumbrada y patética falta de memoria nos reciclaría al punto tal de hacer ralear la curva soberana de bonos y bajar por ende, sus yields que a esta altura no es ni más ni menos que el costo de financiamiento externo de Argentina, todo vuelve como ha sido el caso en Grecia, todo se recicla en Disney-Wall-Street, está en Argentina venderle al mundo otro buzón con el cual bajar su costo de capital.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos