Diario - 20/03/2014

Yields en 2.80%: otra chance más de ajustar duration al mínimo costo

La reflación inducida por la Fed de Bernanke desde el 2009 ha sido muy útil en estabilizar a mercados que por entonces estaban histéricos. Pero también es cierto que una economía capitalista debe comprender que no puede permanecer in-eternum con respirador artificial, debe comprender que los estímulos fueron muy útiles al inicio de la crisis pero que actualmente bien pueden estar creando más problemas que soluciones. La Fed parecería haber comprendido que la discrepancia en la velocidad a la que los mercados financieros se han recuperado relativos a una economía real mejor pero en lenta recuperación, pueden estar sembrando las bases para la próxima gran burbuja. Si este es el caso, seguir armando carteras suponiendo el mismo comportamiento desde la Fed puede a esta altura ser un error trágico y si les parece que la 10yr en 2.60% está alta, ni se imaginen cuando llegue al 4% en algún momento de 2014.

Parecería que la 10yr lejos ya está de su mínimo de 1.39% (julio del 2012) y a partir de este renovado rango de a poco irá subiendo acompañando lo que debería ser una normalización muy gradual pero necesaria y altamente saludable de la forma de transitar esta crisis. El tránsito de un escenario de tasas mínimas a uno de tasas bajas no ha sido fácil en especial para aquellas carteras que vienen operando en piloto automático desde el 2009. Estar long oro, long bonos en moneda local, long commodities ha sido muy doloroso durante el 2013.

Hace casi dos años que no veíamos a las tasas en este nivel lo cual desencadenó un selloff global en bonos, monedas, commodities y acciones. La 10yr el 2/5/13 estaba en 1.62%, ahora está cerca de 2.80% en especial después de lo comentado ayer por la Fed, ahora hay una nueva presión en la curva de yields “la parte corta” con yields ayer subiendo hasta 12 puntos básicos lo cual no veía desde hace años. Los QEs de Bernanke quebraron por completo la sintonía fina entre economía real y “pricing” de activos financieros con el riesgo de burbujear por el aire en algún punto al planeta entero. Comenzar a frenar QE desde ahora probablemente sea la decisión correcta aunque dolorosa en el corto plazo. Quizá haya llegado el tiempo de madurar y de comprender que, nos guste o no, esto todavía es una crisis de dimensiones históricas y que de la misma se deberá salir con dolor transcendiendo al mundo virtual y ultra-monetizado al que nos condujo la Reserva Federal desde el 2009.

Queda muy claro entonces que el embate a los precios de bonos soberanos americanos ha sido muy violento y esto repercutió en todos lados por la sencilla razón de que todos los valores presentes del planeta usan como base a la curva soberana americana: si la misma se empina, todo el mundo ajusta en consonancia casi perfecta e instantánea. El mercado claramente entró en un mini-paradigma donde las tasas seguirán siendo bajas pero no mínimas y este solo detalle obviamente ha generado pérdidas enormes en carteras de bonos en especial aquellas que tienen doble volatilidad: volatilidad por el lado de yields y por el lado de monedas emergentes.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos