Diario - 10/04/2014

La Estabilidad Futura de los Mercados requiere de un Persistente Empinamiento de Yields

Hace tiempo ya que el mercado parecería haber entrado en una clara fase de yields volatility, algo no visto desde hace mucho tiempo. Si bien la 10yr quedó atrapada en un rango de 2.50%/2.80% parecería que el 3% será claramente alcanzable en el futuro cercano y cuando se rompa el rango probablemente veremos a la 10yr setear un nuevo nivel de trading y con ello una renovada presión sobre todos los activos financieros incluso en équity en USA.

El trasfondo de todo esto es que subyace una realidad que desafía al sentido común más básico: todos sabemos que no se puede vivir todo el tiempo en un entorno de QE, uno puede negar la realidad por un rato, uno puede ignorar a la economía por un lapso de tiempo pero no para siempre y el fin de QEIII se acerca.

Así como en la física, la economía también tiene leyes bien claras y cuando en economía se tocan restricciones, las mismas se encargan de enviar las señales correspondientes. En este contexto, alguna vez los mercados y la economía real deberán aprender a vivir como se hacía antes en tiempos normales y sin los gigantescos y eternos Puts Gratis a los que nos acostumbró la Fed, y cuanto antes comencemos con este proceso, menos dolorosa será la transición.

Hay algo muy claro que ha cambiado en los últimos meses: comenzó a notarse una marcada volatilidad en yields en todos lados con un sesgo claramente hacia el norte. Si esta volatilidad de yields se mantiene, tarde o temprano terminará por contagiar al resto de los activos. Tengo la sensación de que el S&P está cerca de enfrentarse a un fin de QEIII y ante un empinamiento de la curva de yields que tarde o temprano terminará por lastimarlo, nada trágico pero recordemos que desde noviembre del 2011 que el S&P no paró de subir con contadas y muy efímeras situaciones de aversión al riesgo.

El mercado, que originalmente era una tierna y endeble criatura a la que la Fed le dio de comer y la hizo crecer se convirtió en un ente gigantesco y bobo que lo único que sabe hacer es pedir más QE. La criatura creada por Bernanke y heredada por Yellen, ha crecido demasiado, ya no escucha y está muy malcriada: le está llegando el momento de que la yield curve haga su trabajo, como lo ha hecho siempre. Todos los asset class de una u otra forma han ya recibido el impacto de un QEIII en franca culminación, sólo el equity americano parecería haberse mantenido inmune a dicho movimiento y parecería que el agua podría comenzar a llegarle.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos