Hablemos de Finanzas - 02/04/2014

Simposio: “Argentina y Asia en 2030: estrategias en los Agronegocios para un mundo en desarrollo”

El Programa  de  Agronegocios  y  Alimentos  y  la  Cátedra  de  Agronegocios  de  la  Facultad de  Agronomía  de  la  UBA,  junto  a  un  numeroso  grupo  de expertos  internacionales  y argentinos  en  coordinación  con  las  embajadas  de   China,  Japón,  India,  Corea,  Vietnam y  Tailandia  organizan  el Simposio: “Argentina  y  Asia  en  2030:  estrategias  en  los Agronegocios para un mundo en desarrollo”. Será el 7, 8 y 9 de abril del 2014 en el Salón de Actos de la FAUBA. www.agro.uba.ar/argentinaasia2030

Argentina, como país exportador de commodities agrícolas, debe plantearse dos escenarios a futuro y elaborar las estrategias adecuadas sobre cómo se plantará ante los mismos: una suba de tasas globales con sus efectos sobre commodities en el corto/mediano plazo y una creciente demanda de alimentos en el largo plazo.

Estos escenarios serán dominados por fundamentos macroeconómicos determinantes de los precios internacionales: especulación financiera, política monetaria laxa y aumento de la demanda.

Los primeros dos se encuentran altamente relacionados. Desde mitad de la década pasada se comenzó a desarrollar un proceso de financialización de los commodities agrícolas, inversiones de agentes ajenos al sector, y un aumento del precio de los mismos en gran medida exacerbados por la cantidad de liquidez generada por la laxedad monetaria de los grandes bancos centrales del mundo.

Por lo cual el primer escenario que enfrenta la Argentina es lidiar con QEIII Tapering (disminución de la inyección monetaria de la FED) en el corto plazo y el tightening (suba de tasas) en el mediano plazo, lo que implicara una presión a la baja sobre los precios internacionales de todos los agrícolas.

Desde comienzo del año se vienen tradeando 3 argumentos: un duro invierno norteamericano que  impacto muy negativamente en los principales indicadores macroeconómicos de empleo y actividad generando una presión a la baja sobre la 10y llevandola de 3% a fin de año a 2.58% los primeros días de febrero; la aversión al riesgo ante el potencial conflicto bélico en Europa oriental que generó un fly to quality, inversores buscando protección demandan bonos libres de riesgo impactando la tasa a la baja; y por último, el avance del QEIII Tapering marcando la única dirección posible hacia la que se dirigirá la 10y: arriba. El invierno ya paso y los mercados pronto se olvidarán del temor bélico, solamente quedará el desarme de carteras largas en duration apostando no a si la tasa superara el 3% sino a qué velocidad lo hará.

El final de la politica monetaria expansiva norteamericana y la subsecuente suba de tasas y apreciación del USD es relevante para la Argentina ya que existe una estrecha relación negativa entre el comportamiento de tasas y precios de los commodities. Diversos estudios demuestran que, ceteris paribus, ante una suba de 100bps en la tasa de 10 años de USA el precio de los commodities agrícolas reacciona a la baja entre 5% y 6 %  aproximadamente (Frankel 2013; Scrimgeour 2010 ). Es por esto que cabe evaluar cual debe ser el plan de acción de la Argentina ante un inminente empinamiento de la curvas de yields de USA y su potencial impacto sobre los precios de los exportables argentinos. (http://germanfermo.com/2013/11/sera-cierto-que-dios-es-peronista.html)

El segundo escenario ante el cual se debe planificar es mucho más promisorio: cómo debe posicionarse la Argentina para ser un oferente estratégico ante el aumento de la demanda de alimentos al 2030?

En los próximos 15 años se calcula que la población mundial crecerá un 30%, alcanzando 9300 millones de personas en todo el mundo y la mayor parte de ese crecimiento poblacional se va a dar en países en vías de desarrollo. Hoy, en toda Asia la clase media urbana es de 500 millones y se estima que para el 2030 será de 3200 millones de personas quienes adoptarán el típico consumo, alto en proteínas animales, de las clases urbanas. Estos animales se crían con alimentos balanceados en base a derivados de granos y oleaginosas por lo que esto implicará una mayor demanda de commodities agrícolas. Esta gran demanda proyectada de productos agropecuarios debería ser, otra vez, la oportunidad para lograr un desarrollo fenomenal de nuestro país. No solamente un crecimiento sectorial, desordenado y costoso en el plano ambiental, el social y el económico sino la oportunidad de un desarrollo sustentable.

Ante estos escenarios surge la idea de generar un nuevo espacio de discusión con el objetivo de  reflexionar,  junto  a  los  mayores demandantes de alimentos,  sobre el mundo globalizado de los Agronegocios hacia 2030 y cómo, desde Argentina, generar relaciones estratégicas que permitan aprovechar estas necesidades  complementarias. Es por esto que un espacio importante lo tendrán los empresarios contando sus experiencias, ya sean de origen argentino que exportan o invirtieron en Asia, como de las contrapartes extranjeras que  se  han  instalado  o  exportan  a  Argentina.   

Toda  la  actividad  será  transmitida  integralmente  por  la  web  en  forma  directa  y  libre, previa inscripción, en idioma inglés y en castellano.

Para inscripciones o consultas ver: www.agro.uba.ar/argentinaasia2030

Andrés Vilella Weisz

Integrante del comité organizador del Simposio

Analista de Inversiones en Compass Group

MFin Torcuato Di Tella 2013

@vwandres

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos