Diario - 22/05/2014

Un mundo lleno de palomas: los halcones al banco y a mirar de afuera

 

Dame un mercado que tradea el largo plazo, y encontraste un mercado que no existe……..

La 10yr volvió a 2.50% y con ello un supuesto clave de la crisis que Yellen se encargó de recordar: los puts gratis de la Reserva Federal están para quedarse por muchísimo tiempo más. Viviremos en un mundo distorsionado lleno de palomas, el tiempo de los halcones no llegó y no llegará por un plazo que a veces parece infinito.

Con lo que está aconteciendo en la 10yr últimamente parecería quedar más claro que el agua que el escenario reflacionante de los últimos seis años sigue en pie a fuerza de yields bajas por muchísimo tiempo más y eso es excelente noticia por ejemplo, para mercados emergentes con sus respectivos carry-trades intactos. En este contexto, tengo la sensación de que hoy en día a fuerza de QE y cuanto estímulo monetario quieran imaginarse el mundo está operando un escenario en el que jugamos a que todo está bien destruyendo a cuanto bear se cruce en el camino sustentados por la noción de una Reserva Federal que no se quiere ir como principal actor colapsarte de la curva de yields.

Cada día que observo claudicar a cuanto bear intenta shortear el mercado me convenzo más de vivir en un mundo que a fuerza de QEs, tasas en cero y Puts Gratis infinitos, se convenció así mismo de que todo está bien auto-cumpliendo un equilibrio en el que nada pareciera preocupar a nadie. Parecería que esta crisis en vez de habernos enseñado sobre disciplina en el control de riesgo nos dio la lección opuesta: parecería vislumbrarse una alquimia monetaria que nos dejó anestesiados en un equilibrio meramente reflacionante que da la sensación de ser eterno y a nadie hoy en día le importa el mínimo cazzo la inestabilidad intrínseca que esto podría generar a futuro.

Los mercados jamás tradean el largo plazo y esta miopía fue exacerbada con todas las distorsiones monetarias a la que tanto nos acostumbraron y que peligrosamente tomamos como un dato exógeno del mundo en el que vivimos. Vivir en anormalidad monetaria paradójicamente generó la sensación de normalidad y ¿qué consecuencias tiene esto en los activos financieros? Parecería que Yellen sigue empecinada en ver al S&P y a la curva de bonos soberana de la mano raleando juntas. El 2014 tal como han sido 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013, no es año de hawks.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos