Diario - 10/11/2014

Argentina: ¿Cuando todo lo malo está en el precio, se viene rally de ADRs 2015?

Comienzo con el final: Mi estómago cruje y grita: rally de Argentina para el 2015. También crujió de la misma forma en 2014 y los resultados están a la vista: la performance de ADRs argentinos en general, ha sido excelente tal como anticipé desde inicios de año, literalmente han sobrevivido a TODO, han sido casi inmunes a una interminable catarata de malas noticias. (Reunión Informativa Maestría en Finanzas UTDT este martes 11/11 1930h).

El 2014 ha sido un año brutalmente volátil para activos argentinos que parecería han podido resistir a cuanta noticia bearish transitó por este suelo. Cuando después del fracaso en las negociaciones con los holdouts una parte del mercado esperó un colapso en las cotizaciones de ADRs, después de un agresivo selloff inicial que en promedio rondó el 30%, los activos se recuperaron a velocidad meteórica, el colapso no se dio nunca denotando a un mercado en clara mentalidad buy on dips (comprando en debilidad) cada vez que lo dejan. Tres aspectos muy negativos azotaron al mercado argentino en 2014 y sin embargo poco han podido influir en la clara tendencia bullish que exhibieron los ADRs: a) comenzamos el año con una sorpresiva devaluta y colapso de precios ante la noticia, b) cuando el año se encaminaba, nos enteramos que los holdouts nos ganaban en New York y se vino segunda tanda de selloff, c) la economía real no ayuda, una inflación alta, con contexto recesivo y significativa incertidumbre cambiaria tampoco es un marco favorable para activos.

Sin embargo, también es cierto que quienes apostaron a una crisis económica en Argentina durante el 2014 han perdido en general. A pesar de alguna semana de gloria para los bears argentinos, el 2014 está cerca de culminar y se viene dando lo que anticipé a inicios de año: a pesar de todo, el 2014 no fue un año caótico a nivel de economía real. Obviamente que con esto no quiero sugerir que este ha sido una año bueno, pero en mercados financieros transitar un escenario de mediocre a malo pero sin entrar en caos bien puede darle la chance de anticipar lo que se viene e ignorar parcialmente el presente. No entrar en caos ha sido de sustancial relevancia para la dinámica de los activos argentinos y este escenario de no crisis lejos estaba de ser claro en los días que siguieron al default selectivo.

Para mencionar uno solamente, el ADR de Banco Galicia está 50% arriba en el año a pesar del default selectivo, del retraso cambiario, de la recesión, de la inflación, de la incertidumbre cambiaria y elijan ustedes la larga secuencia de problemas que enfrenta la economía argentina. Pero lo verdaderamente interesante y esto es un tema muy de trading, es que cuando un activo se vuelve insensible a las malas noticias, dicho activo está dispuesto a ralear ante la primer buena noticia que aparezca. ¿Será el 2015 un año de buenas noticias esperadas? Tengo la sensación de que así será, me imagino un año lleno de problemas macroeconómicos pero dominados por expectativas de cambio hacia el próximo presidente.

No es casualidad que hace ya semanas los ADRs argentinos comenzaron a ralear significativamente en espera de lo que el mercado quiere descontar como una finalización del conflicto con los holdouts para el primer trimestre del 2015. Si ese fuese el caso, la solución con los holdouts se leería por el mercado con dos caminos positivos: a) el fin del conflicto sacaría definitivamente al país del default en el que quedó atrapado en 2001, b) el próximo presidente encontraría un grave problema menos, lo cual no es un detalle trivial.

Como conclusión: la seguidilla de malas noticias ha sido interminable para la Argentina del 2014. Sin embargo a noviembre casi todos los ADRs argentinos están en terreno muy positivo y la pregunta es si en este campo minado queda todavía algún cisne negro que pueda volvernos a sacudir. Con Argentina nunca se sabe, entre aceleraciones probables y ruidos permanentes parecería sin embargo vislumbrarse una luz al final del túnel (y esto no es la luz del tren que viene de frente) basado en un mercado que cuando le damos la chance se olvida del presente y se concentra en lo que cree será probable en un futuro cercano. Mi estómago cruje y grita: rally de Argentina para el 2015.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos