Diario - 09/02/2015

Un mundo de tasas colapsadas por siempre

Maestría en Finanzas, Universidad Torcuato Di Tella. Reunión informativa en donde estaré presentando las dos nuevas ramas en management: Miércoles 11 de Febrero, 19.30h. Inscripción

Los datos económicos del último viernes siguen reforzando la imagen de los últimos meses: rally del dólar frente al yen y el euro en un contexto de yields colapsadas en todos lados. La 10yr yield de USA tuvo un rally violento el viernes post-datos haciendo un gap de 15 puntos básicos llevándola nuevamente cerca del 2%. Sin embargo, aun cuando la 10yr yield de USA está casi en 2% y cuando ese nivel claramente es bajo, paradójicamente convierte al dólar en una moneda hawkish relativa al formidable colapso de yields en la zona Euro y Japón con tasas que en estas regiones claramente están debajo del 1% en general. Formidable burbuja en renta fija del G10 es la que estamos presenciando aun cuando a nadie parezca importarle todavía. Clara guerra de yields y monedas en el G10 frente a un mundo en el que el empleo no abunda y en el que las presiones deflacionarias son cada vez más acentuadas. (Más de VEINTE Cursos Nuevos, PERMANENTE INNOVACIÓN ACADÉMICA MFIN UTDT)

Hace rato que el mercado está priceando la siguiente historieta monótona y repetitiva: “el prolongado rally en la curva soberana de bonos americanos corresponde a un re-pricing en la estancia acomodativa no sólo de la Reserva Federal sino de los príncipales bancos centrales del mundo, que no sólo se está acentuando sino que además durará probablemente más de lo inicialmente esperado y con ello se refuerza el sentimiento reflacionante que ha caracterizado al comportamiento de los mercados accionarios del planeta en este último tiempo”. (NUEVO: Seminario de Trading Electrónico, Maestría en Finanzas UTDT)

Para sorpresa de muchos y me incluyo en ese grupo, se hace difícil encontrar una 10yr yield de países relevantes por sobre el 1.80% y no quiero comentar las 10yr yields soberanas de Alemania y Japón que rondan ya lo ridículo. Lejos quedaron ya aquellos días de mayo del 2013 en donde Ben Bernanke comenzó a insinuarle al mercado que se venía el Tapering de QEIII. Por entonces una 10yr que cotizaba en 1.65% pegó un brusco salto hacia los 3% de cierre de año y a los mercados emergentes con violentos cierre de carries los dejaron en camillas. Pero también es cierto que desde entonces la Reserva Federal ha tenido un objetivo casi único: convencer al mercado de que cualquier movimiento en tasas será extremadamente lento y cuidadoso y desde entonces la curva de yields ha perdido todo el brío del 2013. A esto se le suman Japón y Europa en pleno QE rondando tasas negativas en la parte corta y media de la curva. (MFIN UTDT NUEVA orientación en MANAGEMENT: NEGOCIACIÓN Y ESTRATEGIA)

¿Qué podemos concluir de esto entonces? Muy sencillo y a esta altura peligrosamente familiar: el entorno reflacionario se mantiene más vivo que nunca y en este contexto será difícil convencer a los bulls de que el S&P no pueda seguir quebrando máximos. Los principales centrales del mundo intentan defender un bastión casi incuestionable de los últimos tiempos: defender a raja-tabla el rally de los mercados de acciones y con ello reforzar al máximo el efecto riqueza que se intenta obtener vía reflación de activos. Si todo esto genera efectos no deseados, lo atenderán después, la prioridad claramente no es esa y como siempre es el caso hoy a la fiesta hay que bailarla y a nadie le importa un cazzo el nivel sorprendentemente bajo y peligroso que han alcanzado las tasas a nivel global. (MANAGERIAL FINANCE: una nueva forma de enseñar Finanzas en Argentina)

Con esta dinámica de yields instaurada a nivel mundial, el mercado nuevamente deberá preguntarse si es posible imaginar al S&P y otros índices accionarios similares, pudiendo seguir quebrando una y otra vez máximos para un mercado que alegremente escucha a los principales centrales del mundo sonando eternamente dovish y festeja en consecuencia. La realización de estos hechos quizá nos obligue a imaginar un mundo al que le quedan muchos años más de una implacable condescendencia monetaria basada en el temor exagerado quizá de los centrales al riesgo deflacionario. No sé si el periodo 2007/2015 quedará en los libros como uno de crisis o como uno de histórica, eterna y por momentos incomprensible laxedad monetaria, que prolongará por mucho más tiempo de lo que creíamos un bull market en el mercado de renta fija y acciones mundial. Moraleja: nunca operar contra los centrales.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos