Diario - 25/03/2015

Basta de Llorar: Se viene rallly de la Economía Argentina

Arrancando la semana un “miércoles” después de cuatro días eternos y para aquellos que todavía están cansados les tengo una excelente noticia: ¡tenemos OTRO feriado largo la semana próxima!, de hecho se hace difícil no encontrar uno por mes, ¡todo sea por el turismo! como si esa fuese la única industria productiva del país. ¡Descanso para todos! y así estamos con una productividad que seguramente le compite a Alemania. Es importante tener memoria para fechas relevantes del país y nuestra historia pero: ¿qué tal si las recordásemos trabajando? Trabajar y recordar no son conceptos incompatibles. Comencemos a trabajar entonces este miércoles 25/3 a dos días de iniciada la semana en el resto del planeta:

¿Se hicieron ya esta pregunta: cómo anticipar con un posicionamiento de cartera en activos reales la inminente liberación del cepo que deberá articular el próximo Presidente?

Los activos argentinos desde la PASO del 2013 comenzaron un largo proceso de deskirchnerización, lo que en criollo implica una tendencia optimista y de revalorización sustancial a largo plazo. Miren este número: sólo con una baja en la yield soberana de argentina de 300 puntos básicos, la revalorización de activos argentinos sería enorme. Y una baja de ese nivel nos acercaría solamente a Perú o Bolivia, o sea, si Argentina convergiese a Perú por ejemplo, implicaría que si un proyecto real tuviese 30 años de duration, la baja de 300 basis generaría una revalorización del 90% en su valor presente, ¿qué tal? ¿Habrá que comenzar a acumular activos reales argentinos? Quizá llegó el momento de ser selectivos: comprar lo que menos subió y tomar ganancias de lo que ya voló: ¿short bancos vs long ilíquidas? ¿Se viene un long Argentina – short Brasil? (publicado en agosto 2013: ¿Cuánto valor hay en Argentina?).

Hay dos clases de activos: los que se pueden comprar off-shore (por ejemplo ADR de Banco Galicia, que voló a Júpiter) y los activos reales, aquéllos en donde hay que entrar dólares al país on-shore para comprarlos o sea, hay que casarse con el país. Respecto a los primeros, hay papeles que desde fines del 2013 han tenido un recorrido espectacular. Respecto a los segundos, Argentina todavía no vio el rally que se vendrá para activos reales (real estate y empresas radicadas en Argentina) cuando el próximo gobierno libere el cepo, decisión que no podrá eludir si es que espera que la coyuntura recesiva y atraso cambiario que caracteriza al país no se lo devore en meses y licúe todo su romance político con la ciudadanía. (El Dilema del Próximo Gobierno: ¿Gradualismo o Shock?)

Esta segunda ola del rally se generará como consecuencia de una entrada potencialmente masiva de dólares si el próximo Presidente decide liberar rápidamente el cepo sumado a una serie de medidas simultáneas con alto nivel de shock al modelo actual, medidas de las que hablaré en las próximas semanas. Cualquier cosa que apunte al gradualismo será un error del próximo Presidente. Si uno considera que se viene en breve una liberación del cepo (primer trimestre de 2016), la forma más eficiente de posicionarse para dicho evento sería armar un long en un portfolio de activos reales. Se viene un bull market de la economía real argentina de caras al 2017, las posiciones hay que empezar a armarlas hoy o sea, como siempre, cuando duelen. (Argentina: ¿Cuando todo lo malo está en el precio, se viene rally de ADRs 2015?)

El 2015 es un año en donde a pesar de los problemas coyunturales del corto plazo, los argentinos comienzan a imaginar el ciclo que se viene. Wall Street ya lo está haciendo desde hace rato off-shore y no falta mucho para que nos caratulen otra vez más como la perla naciente de emergentes. Desde fines del 2013 me cansé de decir lo siguiente: “a pesar de todo, tengo la sensación de que no ocurrirá un escenario armagedónico para la Argentina y de a poco se acerca el 2015. Estamos a meses de comenzar a imaginarnos un nuevo ciclo político y económico y eso en sí mismo es una excelente noticia para activos argentinos que vienen con una muy pesada mochila y que no pudieron acompañar el rally global de équites iniciado con la reflación de la Fed desde el 2008”. Tiré un centro de media cancha al área chica ¿o no? (publicado en octubre 2013: El MERVAL y la Argentina: El que apuesta a una Crisis se Equivoca).

Alcanza con que a Wall Street uno le dé una historieta aceptable y estos pibes se dan vuelta como una media y te cambian de una historieta pesimista a otra optimista de un sólo saque: a esto se dedican, es lo único que hacen todos los días del año y esto no es necesariamente una mala noticia: si el próximo Presidente lo utiliza a su favor. El rally reciente sólo muestra lo que este país sería capaz de generar si el mercado internacional compra la historieta de que nos movemos eventualmente hacia el centro una vez más para uno de los países más pendulares que existe en la vía láctea. Desde 1990 hasta la actualidad Argentina vivió dos peronismos totalmente opuestos: un peronismo “menemista” considerado por entonces erróneamente como “liberal” por una sencilla razón, le faltó la esencia básica del liberalismo, “ortodoxia fiscal”, y el actual peronismo “kirchnerista” caracterizado por una visión sustancialmente opuesta.

En sólo veinte años los argentinos mutamos de “menemistas” a “kirchneristas”, todo un record mundial. Y en el medio, Wall Street fue y vino con Argentina. En los 90 nos pintaban como la “perla de emergentes”, como el ejemplo a seguir. Estos mismos pibes nos shortearon a morir en 2001 cuando a Argentina la dejan sola y defaultea. Después del canje del 2005 los mercados vuelven a apostar a Argentina y desde el 2011 nos han shorteado siempre que tuvieron alguna chance hasta las PASO del 2013 y desde ahí comenzó un romance explosivo, romance que lejos está de haber culminado.

Una cosa caracteriza a Wall Street: le importa tres cazzos si lo que tradean es verdad o no. Estos pibes todo el tiempo necesitan alimentarse de historietas nuevas y tengo la sensación de que a pesar de los importantes desafíos que enfrentará Argentina en los próximos años andan con ganas de pintarnos otra vez más como la niña bonita de emergentes en especial frente a un mundo de tasas colapsadas en donde generar 3% anual de retorno parece imposible. Argentina claramente tiene un juego de póker para plantear y ganar, espero que esta vez no se nos escape la tortuga. Me encanta Argentina y esto lo dije mucho antes de este rally, lo vengo diciendo desde fines del 2013, ¿cuánto valió esa decisión?

Hace rato ya observamos una dicotomía respecto a la forma en la que Argentina está reaccionando al default. Por un lado, los activos financieros parecerían querer pricear más lo que se viene en 2015/2016 que el estado actual de cosas, lo cual no debería sorprender: los mercados financieros para mal o para bien son forward looking y parecería que lo que se viene para Argentina es una forma de hacer política y economía un tanto menos extrema, lo cual implicaría casi con seguridad una menor prima de riesgo respecto a la actual y por consiguiente un formidable repunte en la valuación de activos a valor presente.

Durante toda mi carrera he operado bonos y tasas de interés por lo que soy un convencido de la enorme significancia que el mercado de bonos ejerce en la economía real de un país y esto lo digo todo el tiempo en mi clase de IMC de la Maestría en Finanzas de la UTDT. Dame la curva de yields y me darás qué país tendremos hasta el 2020. Todo activo real o financiero se valúa por valor presente; la curva de yields soberana fija las tasas de descuento a las que se valúan dichos activos ergo: dame el nivel y forma de la curva de yields de Argentina y te diré qué inversión tendremos, qué crecimiento tendremos y cuánto valdremos, así de simple.

Controlá un precio, la tasa de interés, y controlarás a todos. Deberíamos apuntar a una curva de yields: 250 puntos básicos por encima de la del Tesoro de Estados Unidos, es posible y ganaría el país todo, es cuestión de que alguna vez en lugar de morderle los talones al mundo entero lo seduzcamos. A la curva de yields hay que cuidarla, mimarla y seducirla, el resto lo hace ella sola y si no me creen fíjense lo que Ben Bernanke hizo con la curva de yields americana desde 2007 hasta 2013, “la puso con la mano”. A la Argentina le falta definir una estrategia que apunte a darle forma y nivel a la parte larga de la curva de yields soberana en dólares, basada en las siguientes dos preguntas: 1.¿Cómo salimos del default?, 2.¿Cómo liberamos el cepo cambiario? (Carta para el próximo presidente)

La Argentina enfrenta muchos problemas pero todos ellos terminan dependiendo de uno sólo: una crónica falta de inversión y crecimiento. Sería muy relevante que la ciudadanía argentina comprendiese qué impactos tendría para el país aplanar la parte larga de la curva soberana de yields. El argentino que localmente toma decisiones está mucho más contaminado y presionado por las variadas presiones que caracterizan a la economía local: inflación, presión cambiaria, recesión en incremento, incertidumbre permanente y por momentos incomprensible. Quienes no viven en Argentina se dan el lujo de mirarnos desde lejos y en subestimar los últimos vestigios de un ciclo que tiene fecha de vencimiento y por lo tanto parecería que el trading off-shore de bonos y acciones argentinas está dándole un sustancial mayor peso a lo que se viene que a lo que tenemos. (publicado en junio 2014: El Rally de la Deuda Argentina tendrá Tres Etapas).

Sacar a la Argentina de su encrucijada actual necesariamente implica una estrategia de curva de yields: 250 puntos básicos por encima de USA, es totalmente posible y ganaría el país todo, el momento parecería acercarse y Wall Street ya lo está priceando. Se viene un rally de la economía real en 2017 y el momento de posicionarse es hoy: no pain, no gain, no guts, no glory.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos