Diario - 13/04/2015

Euro en 0.90 vs el Dólar: ¿Para Cuándo?

Einstein decía: “la imaginación es más importante que el conocimiento”. Y en trading, la imaginación es precisamente lo que le da al trader ese olfato forward, un insumo indispensable para generar retornos a mediano plazo mucho más contundente que el conocimiento actual. El trabajo de un administrador de carteras es uno basado todo el tiempo en “t+1”. Siempre que doy clases en la UTDT le cuento a los chicos: en especulación es necesario basar la toma de decisiones en tres etapas: a) diagnóstico, b) forward imagination (en criollo, view de mercado) y c) posicionamiento. Y en este contexto me pregunto: a pesar de la soberana paliza que le propinaron al euro desde mediados del año pasado, ¿tiene sentido apostar a una mayor depreciación que knockee al euro debajo de paridad frente al dólar americano en los próximos meses? Yo creo que sí, en especial después del selloff de casi 400 pips que la moneda europea sufrió en estos últimos días, después de la reacción tan bullish euro post NFT, el mercado no hizo más que shortearlo indicando lo que vengo diciendo desde hace semanas: todo rally del euro es oportunidad de short.

En este último aspecto es importante destacar cómo un activo se comporta cuando enfrenta una clara tendencia de largo plazo. Lo que hizo el euro post NFP es un claro ejemplo de cómo se puede diferenciar la dinámica de cortísimo plazo versus la de largo plazo. Una vez conocido el decepcionante dato de NFP, el euro se animó a ralear unos 150 pips contra el dólar, llevando el cruce a la zona del 1.10. Pero disipada la sorpresa inicial en los cinco días siguientes volvió a predominar claramente la tendencia de largo plazo y al euro lo apelmazaron 400 pips llevándolo de 1.10 a las zona de 1.06. La fortaleza del dólar combinada con el impacto depreciatorio del QE europeo son claramente los dos principales drivers que seguirán definiendo la tendencia de trading de la moneda europea en 2015: un tren implacable que viene de frente y contra el que el euro probablemente claudique hasta verlo operar debajo de “1” frente al dólar en los próximos seis meses.

La Fed se retiró de su propio QE pero claramente Japón y Europa están embarcados en un largo proceso de agresiva emisión monetaria cuyo principal objetivo es devaluar sus respectivas monedas y reflacionar a sus economías recuperando parte del empleo que USA les viene sacando desde el 2008. Por lo tanto, en un mundo en donde a nivel de tasas todos son más o menos iguales, las diferencias relativas se marcarán en qué tan agresivo se mueven los tres bancos centrales más grandes del mundo en materia de emisión contra compra de activos financieros: USA, Japón y Europa. Y en esto la agresividad de Japón y Europa refuerzan que la fortaleza del dólar está para quedarse por mucho tiempo: un implacable tren que viene de frente, lento pero imparable.

A Japón le llevó CINCO años avivarse de que USA le planteaba una guerra de monedas, a Europa parecería que finalmente le cayó la ficha SIETE años desde que la Fed de Bernanke comenzó a bombardear de QEs al mundo entero exportando desempleo y llevando entre otras cosas a la Zona Euro al borde de la deflación. En un entorno caracterizado por la economía americana en un ciclo económico mucho más sólido que Europa, con la Fed al borde de comenzar un ciclo de suba de tasas y un BCE bajando su tasa de referencia ante una amenaza deflacionaria en la Zona Euro, me pregunto: ¿tiene sentido imaginarse un euro quebrando paridad contra el dólar en los próximos meses?

No es que quiera ser redundante con decir que la situación de deuda y crecimiento en Europa es altamente preocupante y hasta me animo a decir insostenible, padeciendo ahora de deflación, aun cuando la historieta PIIGS por el momento haya quedado fuera de moda, basta con observar la dinámica de la 10yr de Grecia para darnos cuenta claramente que ha habido una fiesta muy intensa en todo lo que es deuda europea aun cuando Europa siga casi tan en el horno como en el 2010. Esto también refuerza la noción de un euro encaminándose hacia el sur.

También es cierto y más aún ahora reforzado con el flamante QE europeo, que hace tiempo ya que los mercados decidieron concluir que lo de Europa está todo “OK” aun cuando no hay un sólo número que le cierre en especial para las economías más comprometidas tales como Grecia, Portugal, Italia lo que refuerza aún más la noción de un euro sub-paridad en el futuro cercano. Recién ahora y unos cinco años tarde el BCE parecería querer mover “un cacho a favor” de la Europa del Sur la cual al ser menos productiva necesita un euro muy devaluado quizá un 20% por debajo de su nivel actual.  Hace meses ya que los mercados están inmersos en un lento pero consistente cambio en política monetaria comparada: un Fed más hawkish y un BCE cada vez más dovish forzado a recuperar todo el tiempo perdido desde la quiebra de Lehman.

Por lo que, en un mundo en donde tarde o temprano las yields en USA inexorablemente subirán, me imagino a una Europa con un desempleo relativo muy superior al de USA y con un problema de deuda no resuelto muy vulnerable entonces a una suba de yields. En ese contexto una sustancial depreciación del Euro incluso por debajo de los niveles actuales de 1.06, bien podría operar como estabilizador automático mucho más acorde a la mediocre realidad que le toca vivir a Europa. Hace rato ya que estamos en medio de un cambio de paradigma lento, gradual pero con enormes consecuencias en precios relativos: el dólar ya está por encima de su nivel pre-crisis (junio 2007) contra las principales monedas del mundo y esto no culmina aquí, la tendencia seguirá agudizándose. Recuerden que los años negativos para el euro coinciden en general con ajustes bajistas en commodities. Entonces, si el euro quiebra el “1 a 1” versus el dólar, le espera una segunda ronda de saque a commodities y si ese fuese el caso, ¿qué tan bullish podemos seguir con équity emergente?

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos