Diario - 01/06/2015

Mirando el Ombligo Propio: Fútbol para Todos, Nash y los Garcas

By the way, les adelanto que sigo colgado con mi café irlandés big time, parecería que la canela y el cognac de este sábado, también gris, me tornaron mucho más reflexivo y filosófico que de costumbre, por lo que esperen hoy otro artículo mucho más humano y mucho menos relacionado a mercados financieros, obviamente con Nash y los shocks estocásticos reborboteando todavía en mi cabeza e inspirados totalmente en otro muy dulce café irlandés. Es más, hasta me estoy preguntado si a futuro no ando con ganas de escribir sobre otros temas no necesariamente vinculados a macro-finance. Les confieso que esto de timbearme todos los días me tiene bastante aburrido, estoy prefiriendo simplemente colgarme en un café irlandés y olvidarme del mundo entero.

En la nota anterior intenté ser lo suficientemente explícito para describir mi admiración por lo que considero la idea más brillante que me tocó estudiar en mis años de doctorado: “El Equilibrio de Nash” pero siento que me quedé corto, mi admiración por John Nash trasciende el contenido de una nota y necesitaba hacer catarsis una vez más en honor al él y al café irlandés. Y como podrán apreciar en este artículo, Nash está en todos lados por una sencilla razón: somos todos egoístas, o más en criollo, somos todos garcas, primero miramos el ombligo propio y si sobra algo miramos al resto y por ser así terminamos probablemente peor de lo que podríamos. Esta frase así de simple resume la idea Nobel de John Nash. 

El prójimo en general nos importa un cazzo. Si bien para un no-entendido en economía, intentar comprender a Nash en estos pocos párrafos resulta virtualmente imposible, uno podría decir que Nash abrió la puerta a una lista interminable de literatura que siguió y complementó su línea de razonamiento. En criollo, un Equilibrio de Nash reconoce el lado egoísta del ser humano y cómo, por sólo pensar en nosotros mismos podemos incluso terminar en equilibrios que ex-post terminan siendo negativos a nuestro propio interés (ejemplo clásico: el dilema del prisionero). La razón es sencilla: si no hay coordinación entre un grupo de egoístas que sólo miran su propio ombligo, todos pueden terminar mucho peor a que si hubiesen intentado coordinar sus acciones. Las descoordinación y el egoísmo generan un cóctel formidablemente ineficiente a nivel social y hace a la esencia de la literatura relacionada a John Nash.

Lo “garca” del ser humano y su incapacidad de coordinar constituyen una idea fulminantemente brillante que en infinitas ocasiones impide que se pueda llegar a un óptimo paretiano, concepto muy usual para los economistas y que en criollo significa óptimo social o sea lo mejor posible para todos y cuando digo “para todos” precisamente no me refiero a “fútbol para todos”. Hay infinitas aplicaciones referidas al concepto del equilibrio de Nash y cómo el egoísmo al intentar conseguir un equilibrio genera resultados pedorros a nivel social. Y cuando hablo de pedorro recuerdo a los políticos que mucho hablan del bien común pero rara vez se esfuerzan por conseguirlo y lo estoy diciendo precisamente en un año electoral para Argentina o sea, 2015 es un año para prometer y seducir al electorado, cuidado porque se viene un tsunami de estrategias Nash de los honorables señores presidenciables. Es más, el sólo hecho de no debatir en sí misma, es ya una estrategia de Nash.

Una rama entera de la economía denominada “political economy” precisamente plantea el rol de un gobernante como maximizando su propio interés que generalmente lejos está de correlacionarse con las necesidades de quienes lo votaron y como dicha desalineación entre “los objetivos del político” y “el interés de su gente”, explican resultados totalmente opuestos al bien común. Claramente en este caso se supone al político jugándole Nash a la sociedad a la que en teoría debería cuidar y sus objetivos de maximización de votos y perpetuidad en el poder por ejemplo, no necesariamente se condicen con las necesidades de su electorado. Invertir en educación generalmente no le paga al político de turno dado que los resultados son a muy larguísimo plazo sin embargo, invertir en “fútbol para todos” tiene resultados políticamente inmediatos pero: ¿qué le conviene más a una sociedad: que todos veamos fútbol gratis o que todos podamos por ejemplo ser capaces de entenderlo a John Nash y todo lo que eso implica a nivel intelectual?

Hay varias peguntas bastante obvias que insinúan una clara falta de correlación entre el político de turno y su sociedad como por ejemplo: en gobiernos populistas es común observar que terminan su ciclo con más pobres de los que había al inicio, circunstancia que me deja pensado en qué tan alineados están los objetivos de quienes “venden al populismo como concepto de bienestar social” y quienes en última instancia terminan padeciéndolo y paradójicamente votándolo casi en forma permanente quizá atrapados en un ciclo vicioso del que no pueden salir. La forma más extrema de someter a un ser humano es debilitarle el intelecto. Como pueden ver, Nash está en todos lados porque simplemente reconoce el ADN egoísta del ser humano, político o no, el mundo está asfixiado de garcas vestidos de Robin Hood y que por ahí hasta son capaces de ir a la iglesia y dar una limosna en la noche del 24.

Y uno puede pasarse la vida entera encontrando aplicaciones de Nash a un mundo habitado por seres humanos que en esencia son egoístas, con alguna que otra excepción que seguramente la habrá, me atrevo a decir que la esencia del ser humano, nuestro propio ADN está altamente contaminado por una enorme dosis de egocentrismo que altera todo tipo de interacción social. Precisamente fue aquí en donde radicó la brillantes de Nash. En mi caso particular lamento decir que sólo creo haber conocido a una persona altruista y no es que quiera ofender a nadie: la madre Teresa de Calcuta. Seguramente habrá algunos más en este Planeta Tierra pero la gran mayoría de humanos sólo cuida y sólo mira su propio ombligo deteriorando el equilibrio social, tal como Nash y todos los que le siguieron modelaron elocuentemente.

Y para culminar, la teoría de contratos intenta estudiar bajo qué tipo de marco legal deberían instrumentarse las instituciones para que, a pesar de enfrentarnos a una sociedad llena de humanos garcas, el sistema legal lleve a optimizar en el máximo social. O sea, lo exógeno es el “lo garca” del humano, lo endógeno es el marco legal que intenta promover altruismo dado el egoísmo, ¡brillante! De esta forma, encontrar un sistema de contratos que, a pesar de chocar con un humano egoísta, logre generar en él decisiones altruistas en contra de su esencia y sin que lo moleste. La esencia del ser humano es el egoísmo, su ADN está impregnado de equilibrio de Nash y los dejo con esta pregunta: ¿conocen a algún humano cercano a ustedes que no juegue Nash todo el tiempo, hasta inconscientemente?

Y by the way, haciendo uso de mi egoísmo personal pienso inspirarme en muchos cafés irlandeses más sin compartir ni uno sólo, son todos míos, pero eso sí, intentaré que este egoísmo intrínseco no termine siendo un equilibrio de Nash. ¿Será este café irlandés un shock browniano o poisson, positivo o negativo, permanente o temporario, Nash o cooperativo? Probablemente, como siempre es el caso, el tiempo dirá y como decía Albert Einstein: no hay incertidumbre sin tiempo, ¡GUAU!, ¿¡que concepto! éste no? El sólo hecho de vivir nos obliga a enfrentar incertidumbre permanente. ¡Salutti hasta la próxima! ¡ah! y me olvidaba: si encuentran en este Planeta Tierra que habitamos, un humano altruista que no juegue Nash, avísenme por favor, así le saco una foto y la guardo en el podio de los “non-garcas”.

Fuente de la imagen

9 comentarios para Mirando el Ombligo Propio: Fútbol para Todos, Nash y los Garcas

  1. MARIO GARCÍA dice:

    Hola Germán. Un placer saludarte. Me gusta mucho el artículo. Sólo quiero mencionar, que hay cosas para desarrollar en una buena mesa de café.. Leer a mi amiga Ayn Rand, en” la virtud del egoísmo”, es una buena manera de ver las cosas con otro punto de vista. He visto tanta gente altruísta queriendo repartir lo ajeno, que me asusta …
    Ya lo podremos conversar, un gran abrazo. Es lindo cambiar impresiones con gente que toma café irlandés!!

  2. Adrian Tozzi dice:

    Muy in your face German! Tus dixits son geniales! Hay mucha analogía en el campo de la PSI también, donde el “egoísmo hay que ejercerlo sin evidenciarlo”, parece…chan! Sigo promoviendo el café irlandés para los breaks en la dt ;) Nos vemos. Saludos y buena semana!

  3. Bernardo dice:

    Q opinas del ex presidente Arturo Ilia q Ud tal vez por no ser García y pícaro, concepto muy destacado por el argentino lo barrieron antes de tiempo. Desde el % q destinaba a salud y educación, la ley de patentes para liberar a los medicamentos, aunque consideró que el know how hay q pagarlo, etc, etc.

    Saludos
    Bernardo

  4. Fernando dice:

    Interesante el café irlandés, aunque fuerte para lunes a la mañana,….lejos de hacer una defensa del fútbol para todos, el recuerdo de las cámaras enfocando las tribunas era una patada a la entrepierna del televidente. Claro que la definición de prioridades es harto compleja y poco podría defenderse al fuchibol frente al guardapolvo blanco. En cuyo caso habría que defender la educación por sí misma,…para un economista: gasto en educación/PBI, y a compararlo con otros países. Desconozco los resultados.

    En cuanto a la batalla política, es más que nunca, una batalla propagandística, de un lado y del otro, acuartelada y despiadada. Son todos garcas y de los peligrosos!

  5. gfermo dice:

    El mayor de mis respetos a Arturo Ilía. Te referís a mi persona como si me conocieras y lo considero una falta de respeto, simplemente no te lo permito.

  6. Juan dice:

    German, buenos días.

    Releo su respuesta a, creo, Bernardo y su concepto sobre Illia.

    No puedo dejar de intentar clarificar su respuesta, Germán, dado que no vi en Bernardo conceptos vertidos hacia su persona y sin embargo evidencia alguna respuesta un poco aleccionadora para él. (Creo que sólo el autocorrector le brindó una mala pasada y le cambio una palabra muy coloquial por García. Estamos claro que ahí debería haberse leído Garca, no?)

    Suelo leerlo mucho, Germán, y nunca lo había visto ser descortés por lo que, sinceramente, me extrañó su respuesta.

    Le mando un respetuoso saludo, le felicito por sus posts, celebro su “liberación” de lo meramente técnico, y le deseo una buena semana.

    Slds
    Juan

  7. LUIS FOURCADE dice:

    Estimado German, concuerdo con vuestro comentario, desde ya el egoismo es para el politico el oxigeno que lo hace vivir, sin pensar mas alla de su propio ombligo.
    Por eso egoismo+no invertir en educacion+futbol par todos es igual a votos ahora, a perdurar en el pedestal. Educcion es largo plazo y son varias elecciones, obvio hay que eperar, no le sirve. El resto adormece, no educa, es ma facil dominar la masa, en un populismo, que creas o no lo aplaude una mayoria que nos supera inexorablemente.
    Tenemos y podemos seguir luchando contra los molinos de viento… si. Y a mis 66 creo aun vale.
    Exito German.
    LUIS

  8. Juanpi dice:

    Lindo el artículo, pero hay que tener cuidado con los axiomas. No puedo coincidir con tu “somos todos egoístas”, especiamente porque tal axioma genera una paradoja autocumplida que me asusta.
    El garca es un objeto social, no genético. El garcaísmo emerge de la interacción en un marco social dado. Tratar de formar un marco que promueva el altruísmo (hay marcos biológicos que también lo promueven) definitivamente vale la pena.
    Tirarle la bola a la genetica es un a mala idea, me parece, porque abre la puerta al “Y bue, esta en mi genetica” que se utiliza para (auto)justificar actos garcas. Ademas quita agencia al individuo, nunca una buena idea. Remover el sentido de agencia de un individuo es otra forma extrema de someterlo. (angliísismo de “agency”, relacionado con “learned helplessness”)

    Gracias por el árticulo, una linda lectura.

  9. nicolás dice:

    Linda lectura. Contemporánea a otra escrita en Perfil que tiene algo que ver con el concepto egoísta vertido. Parte del éxito garca es promover un sistema de escasez permanente con paliativos que generan un gran impacto y dependencia con su consecuente rédito en las urnas. Resulta dificultoso encontrar un equilibro a lo Nash en este contexto. Estoy algo cansado de discutir con zombies que creen que continuar de este modo supone la solución óptima.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos