Diario - 13/07/2015

Argentina, Grecia y la Pregunta Ausente: ¿Quién Gastó de Más?

Si a nivel individual los ciudadanos se comportasen de la misma forma que hacen los soberanos defaulteadores esgrimiendo: “no tengo plata y por lo tanto no pago impuestos”: ¿cómo funcionaría una sociedad? ¿Qué ejemplo le está dando el soberano defaulteador a su sociedad, a la cual, le cobra impuestos?

Con bailout o sin él, Grecia hace años está en un sendero de deuda impagable, un parche detrás de otro, a esta altura un clásico de la Unión Europea y un gran fracaso. Hablaba por la radio la semana pasada y decía: “siento pena por lo que se van a tener que bancar los griegos con bailout o sin él y al hacerlo recuerdo el default argentino del 2001, default del cual todavía no hemos salido”. Es mucho más fácil entrar a un default que salir de él y con esto lamentablemente no digo nada nuevo recordando aquella noche fulminante de diciembre 2001 en donde el default argentino fue recibido con aplausos y aclaro, van ya 14 años de default. Lamentablemente, los aplausos de pie no tuvieron el mismo correlato ni energía cuando debió haberse reclamado también de pie, eficiencia pública y reducción del déficit fiscal mientras el default era evitable. Con bailout griego o sin él, lo mismo parece haber ocurrido en Grecia describiendo aparentemente a un proceso tan generalizado que probablemente comparte el mismo ADN independientemente de su geografía: para defaultear tenés que gastar de más, mucho de más y después le echás la culpa al que te presta jugándola de víctima, esto es el “ABC” del default pero cuidado, es al mismo tiempo, el “ABC” del fracaso.

Aun si los griegos como consecuencia del bailout no defaultean tampoco les será gratis, porque las condiciones del salvataje seguramente implicarán un severo ajuste cuyo costo pagará la sociedad toda. Los pueblos sufren muchísimo con un default y el mismo no es culpa del acreedor sino de quien se gastó entre otras cosas, los ingresos de fondos originados por la deuda que luego no se paga. Si las condiciones iniciales te parecían usurarias, simplemente no emitas deuda, sé austero a nivel fiscal y quebrarle el codo al tan odiado capitalismo, es así de sencillo. El origen siniestro de todo default es un absoluto descontrol del gasto y en algún momento es la sociedad toda la que termina absorbiendo el costo de semejante fiesta vía impuestos, inflación, devaluación, etc.

Sin embargo, el punto en donde la comparación se hace más fuerte y elocuente es en la pregunta faltante, la que nadie quiere hacer: ¿Quién gastó de más? En estos episodios de default uno escucha muy acaloradamente discursos anti-capitalismo que van directo contra acreedores que prestaron en condiciones de mercado: ningún soberano está obligado a emitir deuda, dicha decisión es sumamente voluntaria. Me pregunto entonces respecto a los países defaulteadores: ¿por qué no viven a lo Robinson Crusoe con déficit fiscal cero? ¿Por qué son tan capitalistas a la hora de pedir prestado y sorprendentemente tan anti-capitalistas a la hora de devolver lo que se pidió en primera instancia? Es evidente la presencia de una postura convenientemente asimétrica.

Y probablemente una de las palabras que Grecia deberá padecer en el largo plazo es: ajuste, una palabra tan capitalista ¿no? y tan anti-social ¿no? Será útil conocer los sacrificios que seguramente deberá afrontar la sociedad griega para ver si el ajuste es un término inherente al capitalismo o en realidad a su verdadero parásito subyacente: gasto en exceso. La responsabilidad del ajuste no es de quien lo implementa sino de quien gastó de más en primera instancia. Y cuando hablo de ajuste no puedo no tener presente la actual dialéctica electoral que enfrenta Argentina. Parecería que por un lado están los políticos buenos o sea, los del no ajuste, y por el otro, los políticos malos, o sea, los del ajuste o en realidad electoral más cruda, los que ni siquiera se animan a discutirlo. Este enfrentamiento entre ajuste vs no ajuste va dirigido directamente al seno de la ambigüedad de la sociedad argentina, una sociedad a la que le gusta disfrutar de los beneficios de un mundo capitalista que por ejemplo paga USD 600 por la soja pero a la que le molesta febrilmente pagar deuda contraída voluntariamente contra ese mismo mundo capitalista que antes te compró la soja y que ahora te reclama el pago de lo que te prestó en primera instancia.

Somos tan básicos en nuestra intelectualidad social que no podemos superar este debate abrumadoramente ingenuo: buenos contra malos, ajustadores contra no ajustadores, Bilardo vs Menotti, Boca vs Ríver, Maradona vs Messi. Pero dado que en Argentina vivimos en una democracia de mudos, es muy probable que la elección presidencial se dirima en esta premisa tan básica. Un debate inexistente y una oposición que no se anima ni puede elevarlo porque no tiene con qué, simplemente nos dejará en este estado estacionario de la nada misma: somos todos muñequitos buenos porque al mirar a la camarita sonreímos y nos hacemos los lodobus todo el tiempo sin discutir lo relevante. Hacen ya cinco años y esto ni cerca está de culminar que los griegos vienen comprendiendo que vivir como capitalistas sin obedecer sus reglas tarde o temprano implica un ajuste que suele ser cruel y formidablemente alto. El socialismo griego deberá explicarle a su ciudadanía que se gastó de más y ahora como siempre, pagará la sociedad toda, otra vez la doble Nelson al que menos se lo merece.

Y yo por mi parte, sigo firme en lo único que no me defaulteó en este unicorniano 2015: mi ya tan acostumbrado café irlandés. Claramente, defaultear o no defaultear es un concepto que excede ferozmente al espectro de deuda soberana. Saber que la canela y el cognac están presentes y libres de default, espero, para endulzar aún el día más gris es la mejor forma de entender que siempre aparece una excusa para no defaultearle a lo más importante de todo: a tu vida misma, aun cuando a veces, pareciera ser siempre de noche. Chau, hasta la próxima.

Fuente de la imagen

13 comentarios para Argentina, Grecia y la Pregunta Ausente: ¿Quién Gastó de Más?

  1. Nicolás Morello dice:

    Capitalismo puro y Políticamente incorrecto tu nota de hoy, Germán. Estoy tan de acuerdo que lo hablo permanentemente en reuniones con amigos y no tanto; pero en un país donde el 70% de la población cobra de alguna manera u otra un sueldo, jubilación o subsidio del Estado, tus palabras son mal vistas por el público en general que está cómodo con este Gobierno y no desea un cambio, Germán; pero son música para mis oídos. De quién es la culpa??. Del prestamista o del tarado que acude a pedirle dinero prestado a tasas usurarias para hacerle una fiesta de lujo asiática a su nena de 15 años??.
    Gran abrazo.

  2. Esteban dice:

    Sus reflexiones son muy ciertas, es una lastima que el 99% de la sociedad es iletrada para entender estos razonamientos explicados tecnicamente.
    Ahora el caso es… es mejor el deficit por emisión que por endeudamiento? o es solo una muerte mas lenta? lo pregunto porque hoy estamos en esa realidad ….

  3. Gabriel dice:

    Hola Germán, al menos en nuestro país, quien siempre se encargo de realizar el “ajuste” fue la realidad, seguimos a fondo hasta chocar con la pared. La mirada, inteligencia y esfuerzo de nuestros dirigentes estuvo puesta en encontrar culpables (por su puesto nunca dentro de los que tuvieron la responsabilidad de administración). Así es como se han vendido y se siguen vendiendo lindas historietas. El final siempre es el mismo y la factura la pagamos todos nosotros (bueno, no todos…) by the way… te quedo un poco de ese café irlandés… Saludos, Gabriel.

  4. juan dice:

    Excelente! aplausos.

  5. Silvio Rodriguez dice:

    Bueno, volvió el Fermo original. Que siga este por favor, el alterego de filosofía barata estaba perdiendo lectores.

  6. gfermo dice:

    No coincido con tu referencia de filosofía barata, lo único barato aquí es tu comentario, altamente irrespetuoso de tu parte y sumamente inapropiado.

  7. Ing. Maradei dice:

    Lo que estamos viviendo es el resultado de la inoculación del virus HIV al BCRA en su fundación, mayo 28 de 1935, Leyes 12155 a 12160, por Raúl Prebisch, quien modifico el proyecto original de Otto Niemeyer creando un BCRA para ser fuente de fondeo del Tesoro, facultad que todos los B. Centrales del mundo civilizado tienen prohíbida.
    Hoy después de 80 años continúa infectado, predico sobre este engendro desde hace años, la única respuesta fué el silencio de Políticos, Economistas y Periodistas

  8. Miguel dice:

    Un placer leer tus comentarios desde España, tan lejos y tan cercanos. Al menos los griegos tuvieron los arrestos de patalear frente a una situación a todas luces injusta y cruel para el ciudadano.
    By the way, por acá el café irlandés es con whisky, al café con cognac le llamamos “carajillo”, jeje.

  9. Franco dice:

    Realmente, me parece que la democracia indirecta no funciona cuando de tomar deuda se habla, y lo digo con el mayor de los respetos Germán.

    A la hora de tomar decisiones personales, vos decidís si querés el relojito importado en 12 cuotas pagando el mínimo de la tarjeta y dejándote cobrar intereses propios de la usura.

    Ahora, si te endeudás al 10% anual en dólares y no ves una puta obra, cual es tu mecanismo de autodefensa? En lo personal, creo que sería bueno un referendum anual o bianual sobre las condiciones de endeudamiento, porque además genera un problema intergeneracional que todo el mundo pasa por alto.

    A mis 26 años, lo único que veo, es un país que se endeuda o empapela para seguir gastando en pavadas, y no lo digo por el oficialismo, considero que Macri hizo las cosas aún peor.

    Hasta que la gestión pública no se profesionalice y no rindan cuentas por la productividad del gasto, van a seguir despilfarrando nuestro dinero y como bien dijo uno antes, porrazo contra la pared.

    En Argentina necesitamos urgente establecer prioridades, acá nadie sabe si lo que importa es la salud, la educación, la infraestructura, la previsión social, importa lo que da votos, y nuestro pensamiento estratégico depende de una encuesta de intención de voto. Creo que eras vos el que hablaba de democracias infantiles o adolescentes.

    En fin, Argentina, Grecia, el que sea, en la medida que el que toma la deuda no es el responsable de pagarla y el que gasta no es el responsable de poner la mosca después, yo no le veo salida. Vamos a volver a los viejos discursos de traer banqueros centrales japoneses, ministros de hacienda europeos y al final de cuentas todo el sigue igual.

    Ya lo decía Enrique Santos Discépolo…

  10. Agustin dice:

    Mas de doscientos años de historia y seguimos tirando papeles en la vía pública, cruzando semáforos en rojo, y vivimos pensando en sacar ventaja de cualquier tipo de situación. ¿Que podemos esperar de una sociedad tan barata, berreta y mal educada como la que tenemos?, pretendemos que el producto de nuestro ejercicio del derecho cívico de como resultado algo diferente?. Esto es matemático, mientras los factores se mantengan inalterables, el resultado será el mismo. El capitalismo es orden, por eso y solo por eso, cada día nos alejamos mas de el. Ah!! Por decir esto, seré considerado el mas gorila de tus lectores.

  11. Adrian Tozzi dice:

    Ademas de la cultura e idiosincracia de la “nacion” en cuestion que se autoprovocan, en gran parte, estas defaultaciones, veo a mi parecer en estos escenarios, un patron constante entre otros; la politica economica independiente del gobierno de turno funciona mejor que esta interdependencia. Es posible este cambio?
    Como siempre, un placer leerte German, saludos.-

  12. Daniel Vecchio dice:

    Muy interesante, como siempre German, pero que analisis mercen los que asumen mayores riesgo con gobiernos Populistas y gastadores compulsivos con deficit creciente?. Saludos.

  13. Guido dice:

    Hay una razón para explicar por qué gastan más de lo que entran: el sistema bancario de reserva fraccionaria. En algún momento, es necesario inyectar más dinero para pagar el interés de préstamos que no son respaldados por ahorro real debido al descalce de plazos que genera el sistema bancario de reserva fraccionaria. Y ese dinero se inyecta en forma de deuda que después compran los Bancos Centrales. Sin la vuelta al patrón oro y sin disciplina bancaria, siempre va a seguir siendo así, al margen de la vagancia de los griegos (que la hay ehh). Existen pocos países con superávit fiscal porque el mismo es inaplicable en esta realidad.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos