Diario - 31/08/2015

Las Tres Lecciones del Black Monday: Hedgeados, todo es Mentira

Si tuviese que escoger dos frases aprendidas durante mi carrera de trader me quedaría con estas dos: 1) SIEMPRESIEMPRE, armá las posiciones hedgeado con un put protectivo out of the money. 2) Todo lo que se tradea es mentira, los black swans también lo son y si no me creen, comparen cómo el mercado cerró el viernes pasado versus a cómo abrió sólo cinco días antes, el fatídico y demencial lunes 24/8/15. Vivimos en una burbuja monstruosamente gigantesca alimentada por bancos centrales, todo es mentira, lo cual no quiere decir que implosione, o por ahí sí, imposible saberlo, por eso en este artículo quiero tomarme el tiempo para remarcar lo importante que considero armar posiciones protegidas con derivados estructuralmente preparadas para bancarse días como el del lunes pasado, este es un concepto que enfatizo enormemente en mi curso de Estrategia Global en la Maestría en Finanzas de la UTDT. Si no leyeron este artículo, les recomiendo que lo hagan en el contexto de lo acontecido la semana anterior con un VIX que rozó los 50 en el intradiario para cerrar el viernes pasado sólo en 26: ¿Es eficiente hedgear en escenarios de suma aversión al riesgo?

La semana pasada ha sido sin dudas de lo más volátil que hemos visto en años con selloffs históricos y rallies de la misma magnitud como por ejemplo, un petróleo que el jueves pasado raleó nada más y nada menos que 10%, siguiendo el viernes con otro 6%, en una clara señal de un short-covering animal y podría seguir con una lista eterna de eventos estrafalarios que ocurrieron durante la demencial semana que tuvimos la suerte o desgracia de padecer en este mega-burbujeante mercadito mundial que está absolutamente fuera de control, casi inmune ya a los esteroides monetarios. Esta semana dio para todo, hasta los que fuimos al Seminario de Trading en la Maestría en Finanzas de la UTDT, tuvimos la chance de observar ignotos a un Javier Frachi incomprensiblemente analizando un gráfico invivible de PMI en emergentes, sisí me leyeron bien INVISIBLE, ¡impresionante!, y demasiado para sólo cinco días de tradingBy the way, brillante Javier en su análisis de MacroFinance en el seminario, gracias, ¡te comiste la cancha big time!

A veces, resulta difícil imaginar qué es un black-swan el cual se define como un evento de muy baja probabilidad y con efectos quasi-catastróficos. Pues bien, el lunes bastaba con mirar el monitor como para observar claramente que un cisne negro estaba canibalizando a los mercados, finalmente los que no operaron 2008 y 2010 tuvieron uno el 24/8/15. Sin embargo, twiteaba durante el rally del jueves pasado: “La crisis generó un nuevo tipo de bear: el bear instantáneo en el sentido que si no tomás rápido ganancia de tus shorts, la reflación te lleva puesto”. Respecto a cómo sigue esto, resulta imposible tener la menor idea, pero sin embargo y a pesar de la enorme volatilidad potencial que le quedó impregnada al mercado (VIX en 26), hay tres aspectos que me gustaría enfatizar, el lunes pasado debe ser utilizado como un día para aprender y sacar conclusiones muy grosas, días así ocurren muy raramente y son instancias de reflexión; si es que el black swan te dejó vivo para reflexionar.

Primero, SIEMPRE por más tranquilo que parezca el mundo y por más buenas que suenen las historietas y versos que te cuenten en el mercado, cuando armes una posición hacélo con un hedge que eventualmente proteja a la misma contra black-swans, los mismos nunca avisan y vienen de golpe con toda la violencia que demostró el lunes pasado. Ejemplo: si querés jugar long SPY, fantástico, hacélo pero compráte un put a tres meses con un strike 10% debajo del spot y financiá esa prima con un call vendido cuyo strike esté 10% arriba del spot. Si por el contrario, la querés jugar short SPY, hacélo pero compráte un call con strike 10% arriba del spot financiado con venta de put 10% abajo. Esto obviamente es sólo un mero ejemplo pero describe lo útil que es proteger posiciones abaratando además primas acercándose de esta forma a un zero-cost hedge.

Recuerden: todo es mentira en los mercados financieros, existe una industria gigantesca que se dedica exclusivamente a reciclar historietas y versos exuberantes que en última instancia terminan siendo anécdotas reciclables para otra ocasión. A la luz de Black-Monday que fue y al final no fue, o qué sé yo, recuerdo un artículo que escribí hace años ya pero quedó muy vigente en estos días: Reciclando Expectativas: un Casino Global de Historietas. Y en este contexto, lo que diferencia a un profesional de un amateur, no es necesariamente la efectividad en adivinar el futuro sino en cómo posicionarte ante un futuro incierto o sea, cómo te agarra un día negativo: ¿hedgeado o en bolas y a los gritos? Un profesional lo hace hedgeado, siempre hedgeado, el amateur reza cuando lo agarran long un día como el lunes o short un día como el jueves, por ahí le sale bien, por ahí le sale mal, pero esto no es una lotería como para armar posiciones de esa forma. Asset Management profesional significa toma de riesgo calculada, que no es lo mismo que ir al casino aunque algunos no lo entiendan y en el cálculo está la definición ex-ante de pérdida máxima evitando stop losses, los derivados ciertamente dominan la escena y si les cabe alguna duda ni hablar de los stops que se golpearon una y otra vez durante la semana pasada de ambos lados de la ecuación: bulls y bears para frustrantemente observar como todo volvía a su punto inicial.

Segundo, lo del lunes pasado denota también el voluptuoso desequilibrio potencial en el que estamos envueltos. Tanto QE y tanta política de tasa cero ha generado un apalancamiento bestial en el mundo entero y gran parte de los dólares, yenes y euros emitidos a través de QE han ido a parar a emergentes como China, en donde nadie tiene la menor idea de la inestabilidad potencial que pudo haberse generado en estos años interminables de reflación y monetización. Esto desnuda al menos a la política monetaria tan laxa seguida por la Fed en dos dimensiones. La primera, se refiere a que tanta inflación de activos financieros totalmente desvinculada de fundamentos macroeconómicos, ciertamente puede estar generando n burbujas potenciales y lo de China fue sólo un aviso, seguramente hay muchas más reborboteando por el mundo. La segunda, resalta al brillante y siempre vigente Milton Friedman en el sentido que parecería que tanto QE al fin de cuentas ha filtrado muy poco a la economía real y ahora nos quedamos con una pesada resaca observando a bancos centrales en clara trampa de liquidez ante una política monetaria inefectiva en el largo plazo como generadora de crecimiento, con un equilibrio general endémico y habiendo hipotecado potencialmente la estabilidad futura de este quasi-burbujeante mundo reflacionante en el que vivimos. Los bancos centrales ya no tienen balas para seguir estimulando crecimiento futuro, estamos en una clara trampa de liquidez a lo Keynes y cada dólar, yen, euro o yuan adicional que se emite aumenta mucho más la probabilidad de una burbuja implosionante que la de estimular a la economía real, tengo la sensación de que hace tiempo ya están haciendo más mal que bien.

Tercero y finalmente, parecería querer emerger una peligrosa historia, no historieta, de una economía global en donde falta claramente crecimiento. En un contexto de bancos centrales en trampa de liquidez con tasas largas colapsadas, tasas cortas nominales negativas y muy pocas chances ya de seguir estimulando la economía mundial, tenemos al principal motor de crecimiento desacelerándose y con ello la pregunta de si deberíamos imaginarnos una economía global en claro proceso no sólo deflacionario sino bordeando lo recesivo. Y los dejo con dos preguntas: ¿cuántas historietas bullish le quedan a este mercado agotado de tanto QE? ¿Estará llegando el tiempo de cuestionar si los precios alcanzados en activos financieros se condicen con la salud de la economía real?

No creo que lo de China haya culminado aquí, creo que veremos en las próximas semanas mucho vegha y mucho gamma. Claramente, enfrentamos dos mundos: uno financiero que viene a mil kilómetros por hora pidiendo hawkishness como medida de prudencia y por otro, una economía real endémica que sigue suplicando dovishness y los bancos centrales atrapados en esta dicotomía aspecto que describí en este artículo: Una economía real que sigue suplicando QE. Chau, hasta la próxima.

Fuente de la imagen

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos