Diario - 09/03/2016

Si los Argentinos no se bancan un ajuste, Cambiemos no podrá cambiar nada

Los invito en este artículo a mirarnos el ombligo propio y a dejar de hacernos los giles. Twiteaba:

“Los argentinos hoy entre ajuste o deuda, votan deuda. Si en unos años preguntas pago deuda o default, votarán default. Pudimos ser Australia”

“Si la sociedad argentina no se banca un ajuste, Cambiemos no podrá cambiar nada. El cambio es endógeno a nosotros: ¿queremos cambiar o es sólo verso?”

“Endeudar al país no implica cambiar, no nos comamos otro sapo. Cambiar implica ajustar, no hay otra forma”

A todos los argentinos les digo que sin sacrificio el cambio será imposible. El gradualismo es un verso que nos estamos contando a nosotros mismos y culminará con endeudamiento sin ajuste fiscal. No quiero culminar así otra vez más, yo estoy, ¿ustedes, están? ¿Cuál es el ADN que nos define como sociedad?: el pancho y la coca, ¿es eso sólo?, ¿así de pedorros somos como sociedad? ¿Hay alguien en este país que sea lo suficientemente ingenuo o mentiroso para creer que un cambio contundente será socialmente gratis?

Estamos muy cerca de finiquitar un default que comenzó con aplausos y carcajadas en 2001. De hecho, no sólo fue el Congreso el que festejó groseramente sino que gran parte de la sociedad argentina sintió que no pagarle a nadie era un buen deal. A esos que festejaron les recuerdo que hoy, marzo 2016, todavía estamos pagando los costos de semejante barbaridad. Y también observo que los argentinos se confunden ampliamente en la raíz del problema. A la hora de no pagar la deuda le enchufamos la culpa a Wall Street y al capitalismo despiadado, sin considerar que lo único buitre verdaderamente en este país es la elite política que alimenta un permanente exceso de gasto público por sobre la capacidad razonable de generar ingresos en el fisco. La raíz de todos los problemas económicos de este país es siempre la misma: DÉFICIT FISCAL, no intenten encontrar otra explicación, EL BUITRE ES EL ESTADO NACIONAL Y PROVINCIAL que no genera riqueza sino que la destruye. El default del 2001, así como la hiperinflación de Alfonsín, dos cisnes negros de la economía argentina, tuvieron la misma raíz: DÉFICIT FISCAL.

Sin DÉFICIT del estado Nacional y Provincial, NO HAY deuda, sin DEUDA, no hay DEFAULT, sin default no hay HOLDOUTS, sin holdouts no hay “CAPITALISMO CRUEL”. ¿Se entiende? Y lo digo en las vísperas de un potencial festival de deuda nacional y provincial ante un enfoque fiscal que será GRADUAL o sea, ajuste en cámara lenta y por lo tanto, suma persistencia de necesidades de financiamiento.

VIDEO: Congreso de la Nación aplaudiendo de pie el default del 2001. Cambiar también es recordar y tomar nota.

Queda clarísimo que el gobierno maneja la palabra ajuste con una exageradísima prudencia, que si se torna excesiva, terminará por limitar las chances económicas y políticas de este ciclo. Escuché varias veces y en distintos foros decir que los cambios que deberían hacerse no pueden realizarse porque su costo político y social los tornaría inaplicables, relato nuevo, que parecería ser bendecido por los argentinos. Pues bien, si este es el nuevo relato, Cambiemos no podrá cambiar nada. Y si este fuese el caso, ¿quién es el verdadero responsable? ¿Nunca nos vamos a mirar el ombligo propio? ¿Siempre la culpa la tiene el otro?

Lamentablemente, somos una sociedad muy acostumbrada a vivir del Estado, una parte mínima del país se dedica a generar riqueza genuina en el sector privado y de esa mínima porción vive la república entera. Al argentino le gusta disfrutar los excesos del sobre-gasto mientras dura y se niega a pagar las consecuencias que dicho exceso seguramente ocasiona a largo plazo, llámenlo inflación o default. La déKada perdida fue un ejemplo grotesco, absurdo e incomprensible de monumental despilfarro fiscal el cual fue ampliamente avalado por la sociedad argentina, esa misma sociedad que ahora le teme al ajuste. Y en este contexto, el gobierno actual no hace más que intentar manejar de la forma más decorosa posible los rezagos lamentables de dicho desmanejo. El gobierno actual actúa con marcada timidez ante un ajuste fiscal que quizá no llegue nunca no porque sean necios, no porque desconocen el diagnóstico, sino porque saben que la sociedad argentina es una que se niega a ajustar.

Digo todo esto en un momento especial del país: Argentina está ante una inminente despedida de su default y esto augura peligrosamente el acceso a los mercados internacionales de deuda tanto para el fisco nacional como los provinciales, todos quebrados. Pero mi preocupación es que para evitar como me dicen una y otra vez el costo social del ajuste, quizá utilicemos la deuda sólo para camuflar el verdadero problema: DÉFICIT FISCAL. A esta historia les recuerdo que ya la vimos y el último experimento de endeudamiento terminó en 2001 y al día de hoy todavía no pudimos dar vuelta la página.

Lamentablemente, el gobierno del Presidente Macri enfrenta a una sociedad que mayoritariamente votó por el cambio pero quiere cambio sin ajuste o sea, CAMBIO GRATIS. A esa sociedad adolescente que siempre se confunde, a la que tanto le cuesta ver el árbol, les digo que en las condiciones actuales es imposible cambiar sin ajustar. Además les digo que el ajuste no es responsabilidad de quien corrige, sino de quien dilapidó en primera instancia. Es probable que los argentinos nos estemos mintiendo nuevamente, si querer cambiar implica a la vez no querer ajustar es altamente probable que este nuevo ciclo político y económico que si inició a fines del año anterior culmine como muchos otros: con DÉFICIT FISCAL financiado con DEUDA y esto es explosivo.

Pero la carga no es del actual presidente, la carga está en nosotros, entonces: ¿estamos dispuestos a un verdadero cambio o es otro verso que nos estamos contando? CAMBIAR para los argentinos necesariamente implicará un enorme sacrificio y no creo que estemos dispuestos a ello. Y los dejo con esta última reflexión: ¿qué tan perdedores queremos seguir siendo como sociedad?, el problema está en nosotros, el gobierno sólo es un reflejo de nuestra absurda debilidad. El cambio es endógeno a los argentinos, eximo al gobierno de semejante desafío. Pregunto entonces: ¿queremos cambiar? Está en nosotros la carga, dejemos de ser una república adolescente.

18 comentarios para Si los Argentinos no se bancan un ajuste, Cambiemos no podrá cambiar nada

  1. Guile dice:

    Estimado Germán, lo leo siempre y disfruto mucho de sus análisis técnicos, pero disiento profundamente en sus análisis sociales.

    Su silogismo Déficit – Capitalismo Cruel es cuanto menos incompleto, sino cada país con déficit (me atrevo a decir la mayoría) tendría que ser víctima de un capitalismos cruel, y no es el caso, hay países que disfrutan del sistema económico dominante.

    Con respecto a la reticencia al ajuste, está claro que el problema es por dónde. Muchos votantes de la clase media (y baja) ya se dieron cuenta que el ajuste pasará nuevamente por ellos (sueldos devaluados, tarifas más altas, combustibles más altos, aceleración de la inflación, etc.), mientras que otros sectores reciben el guiño del favor gubernamental: excesiva eliminación de retenciones al agro, eliminación de retenciones a la minería (¿de verdad alguien está de acuerdo con esta medida?), y, el ejemplo más claro de cómo van a funcionar las cosas, regresión del impuesto a las ganancias.

  2. German Fermo dice:

    No entendiste el espíritu de la nota. Por “capitalismo cruel” me refiero sarcásticamente a la forma en que la clase política argentina ha caracterizado defaults pasados, es la escusa para esconder al verdadero culpable. Por supuesto que el capitalismo no es cruel y funciona en muchos países, es un obviedad explicarlo. Respecto al ajuste, esta nota pretende que el mismo no sólo afecte a la clase media por eso lo he escrito con tono genérico. Slds

  3. Martin Orta dice:

    De todo lo que he leído al fin encuentro alguien que dice como esta la situación y que la gente se tiene que grabar que hay que pagar la fiesta hoy para salir adelante.

    Perfecta la nota retrata perfertamente lo que se hizo y como salir.

  4. Ezequiel Zavaroni dice:

    Muy buena nota… El dibujo impacta. Crónica del argento berreta… Tomaría la frase: “Sin DÉFICIT del estado Nacional y Provincial, NO HAY deuda, sin DEUDA, no hay DEFAULT, sin default no hay HOLDOUTS, sin holdouts no hay CAPITALISMO CRUEL”, y la pegaría en cada aula de escuela (primaria y secundaria, estatal y privada), y en cada oficina pública (reemplazando la fotito del “parásito de turno”). Saludos y gracias por la nota.

  5. Martin Orta dice:

    Con respecto al Guillermo disiento totalmente sobre el comentario con respecto a las retenciones al campo. Durante estos años saquearon al único sector generador de actividad y que todo lo ganado lo invierte en el país. todo esto lo digo sin ser alguien de campo sino que soy un simple empleado que sabe desde hace años que se va tener que comer este ajuste pero con las expectativas de que al fin alguien empiece a hacer las cosas como se deben. Para despilfarrar primero hay que producir

  6. Silvina dice:

    Bien! Y la solución es el ajuste? Por qué sólo “una parte mínima del país se dedica a generar riqueza genuina en el sector privado”??? Somos vagos (o vivos) la gran mayoría??? Cómo hacemos para que la gran mayoría sea genuinamente productiva? Cómo salimos del subdesarrollo? El resto de la historia ya la conocemos. Hay pocos filántropos? Preferimos los “mercados secundarios” a la inversión de riesgo? Sino, siempre va a sobrar gente en el barco y la solución de turno va a ser tirar gente por la borda.

  7. Monica Orazi dice:

    Excelente nota!!!! aplausos!!! sería importante que cada uno como ciudadano nos preguntemos si realmente queremos y estamos dispuestos a lograr el verdadero cambio. El cambio siempre se logra modificando alguna conducta sino no hay verdadero cambio y solo se queda en el discurso y no en la acción. Pero para lograr este verdadero cambio la sociedad total deberá aprender nuevas pautas y los políticos deberán dejar de ser corruptos y actuar en beneficio del país.

  8. Martin Orta dice:

    Silvina lamentablente en este momento no hay mas solución que un ajuste. Todo lo que se vivió en estos años fue una fantasía entonces hoy volves a la realidad. Justamente las decisiones de gobierno tienen que ser tendientes a incentivar la inversión generadora de trabajo genuino que produce

  9. Julieta Ventura dice:

    Realmente Germán, te felicito. Este artículo no podría ser más claro y contundente. Basta de culpar a los demás, la raíz de todos los males somos nosotros mismos, los verdaderos buitres habitan Argentina.

  10. Poor Richard’s Almanack dice:

    Es una verdad indiscutible que el conjunto del pueblo de cada país desea sinceramente su prosperidad; pero es igualmente irrefutable que no posee el discernimiento y la estabilidad necesarios para un gobierno sistemático.

  11. Felipe Posse dice:

    Que gasto se podría bajar contundentemente que no implique despidos del sector público? Cuales son los gastos corrientes más severos para la economía? Cuales son las opciones de ajuste Germán? Pregunto desde la ignorancia.

    Saludos,

    Felipe

  12. Axel Oyhanarte dice:

    Excelente análisis, muy acertado.

  13. Maik dice:

    Clap clap clap… Excelso.

  14. Jennifer dice:

    Me parece de terror la nota, no podés hablar de despilfarro en un país donde hay tanta cantidad de pobres y clase media baja. Poder comprarle unas zapatillas a tu hijo es un despilfarro? Poder comer mas o menos decentemente es un despilfarro? Llegar a viejo y poder jubilarte aunque sea con la mínima es un despilfarro? Es una fiesta? Yo creo que la fiesta siempre es de los que estafan al estado tomando deudas que después pagamos todos, los que realizan obra pública haciéndole pagar al estado el triple o el cuádruple de lo que realmente vale, los grandes especuladores que llevan sus ganancias afuera, o sea la clase dominante que le importa un carajo su país, que pretende que el país sea una empresa donde el pueblo el único papel que tiene es agachar la cabeza y hacer lo que le mandan. Somos un país de tercer mundo, un país periférico al que los países dominantes le han dado el rol de proveedor de materias primas, ya que lo último que necesitan es un tercer mundo desarrollado, porque en ese caso la riqueza mundial se tendría que distribuir equitativamente y eso va en contra de sus intereses, ya que la lógica capitalista es acumular, y por supuesto los buitres internos se pliegan entusiasmados a ese rol. La única manera de crecer como país es incluyendo a todos y de cara al resto de latinoamérica, siendo nosotros mismos y no mirandonos en el espejo del primer mundo. Con gusto hago todos los sacrificios si veo que a mis compatriotas más desfavorecidos les va mejor, como en estos últimos años, así pago con gusto mis impuestos, pero de ninguna manera voy a aceptar sacrificios para favorecer a los insaciables de siempre.

  15. pablo dice:

    Estoy de acuerdo en que muchos pretender vivir del Estado. Por ejemplo la familia Macri, los que reciben comisiones por los megacanjes y una larga lista. Hasta ahora hubo transferencia, mas que ajuste. Y no me vengan con el verso de las economias regionales , Quitando las retenciones las economías regionales estan mejor? Cuántos años hace que en España y Grecia y hasta en EUA están ajustando? Salieron de la crisis? La riqueza se concentró màs en el período de austeridad. Usted señor, trabaja para esos que son cada vez mas ricos, para los que quieren más. Ajuste sus gastos si lo desea, pero mucha gente no tiene nada que ajustar. Ajustar para muchos significa comer menos.

  16. German Fermo dice:

    El objetivo del articulo es enfatizar un concepto que no comprendiste al leerlo: el despilfarro fiscal de la última déKada ha sido enorme y llegó el momento de hacernos cargo como sociedad, obviamente que el ajuste deberá recaer en mayor medida sobre los que más tienen. Te recuerdo que las clases más bajas han sido brutalmente ajustadas por la administración anterior vía inflación. No te permito que hagas referencia a mi persona simplemente porque no me conocés. La sociedad argentina con su voto cómplice e ingénuo permitió una déKada de exceso fiscal inaceptable. Como sociedad debemos reconocer que lo permitimos y ahora a nuestro pesar nos toca corregir, un clásico argentino, el camino será largo y muy duro, una lástima no habernos dado cuenta antes. En mi nota de hoy explayo sobre el tema, espero que esta vez la entiendas. http://germanfermo.com/2016/03/tortugueando-de-la-euforia-a-la-ansiedad-y-de-la-ansiedad-al-pesimismo.html

  17. German Fermo dice:

    Una lástima que te parezca de terror. No confundas gasto del más pobre, con despilfarro fiscal a cargo de la administración anterior. La nota irrita porque es un claro mensaje a una sociedad que permitió con su voto una déKada de despilfarro fiscal que como vos decís bien podría haberse utilizado por ejemplo, para educar a los más pobres, lamentablemente no se hizo. Leéte esta nota: http://germanfermo.com/2015/08/a-una-semana-de-las-paso-me-permito-sonar-con-una-argentina-utopica.html . En ella menciono el concepto de inclusión social vía educación. Y te recuerdo: la responsabilidad no es de quien corrige sino de quien dilapidó en primera instancia. Lamentablemente, nos llegó el momento de hacernos cargo. Leéte mi nota de hoy también: http://germanfermo.com/2016/03/tortugueando-de-la-euforia-a-la-ansiedad-y-de-la-ansiedad-al-pesimismo.html

  18. nicolas dice:

    Gracias Germán por generar este espacio de planteo de ideas.
    Pregunto. Es posible un cambio como el deseable si la casi mitad de la gente votó a Scioli? Es viable lidiar en estos meses con ese conflicto social?
    Por otro lado, este planteo de ajuste o no me recuerda mucho a España o la Europa Mediterránea. Lástima que no tenemos una Merkel detrás que nos ponga en regla. Nuestro referente regional (Brasil) no estaría dando buenos lineamientos (o comparte mucho de nuestros problemas).
    La fiesta se acabó y muchos no quieren reconocerlo. Si queremos seguir siendo caros e improductivos, habrá desempleo. No hay más plata. Aunque se arregle con los holdouts. Nuestro principal mercado está mal y hasta nos competirá. Como afrontaremos los problemas de la economía real? quién está hablando de eso?
    Comentarios como los de jenny y quien le sigue muestran que el cambio va a ser duro.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos