Diario - 13/03/2016

Tortugueando: ¿De la euforia a la ansiedad y de la ansiedad a la decepción?

Definición de tortugueador: dícese de aquella persona o nación, que camina al ritmo de una tortuga.

La palabra ajuste genera mucha irritación. A aquellos que están irritados, les comento que lamentablemente la administración anterior tuvo una oportunidad única para ahorrar y generar superávit fiscal. En ese contexto, el Banco Central tendría muchas reservas y no habría déficit y podríamos distribuir la riqueza generada, especialmente entre los que mas lo necesitan, criterio que avalo ampliamente. Lamentablemente, nada de esto ha ocurrido, a pesar de haber tenido años extraordinariamente favorables para commodities, circunstancia que nos hubiese permitido ahorrar sustancialmente, tenemos hoy en día un Banco Central con reservas exhaustas y un formidable déficit fiscal, principal causa de la inflación que padecemos. La responsabilidad del ajuste no es de quien corrige, sino de quien dilapidó en primera instancia. Ojo, también avalo un ajuste sesgado a quienes más tienen. Los que se oponen al ajuste reclamen entonces a la administración anterior y si tenemos suerte de que devuelvan lo que lamentablemente no está, podremos ver a un Central con muchas reservas y a un fisco con mucho superávit y nos ahorramos el ajuste. Pero si eso no curre, encauzar a la Argentina hacia un nuevo sendero de crecimiento necesariamente requiere corrección o sea, ajuste, gradual o acelerado, pero ajuste al fin de cuentas. No existen soluciones gratis en economía y si no se ajusta, la contrapartida será el endeudamiento. Argentina ha sido arrasada en la última déKada. Una sociedad que gastó de más, en algún momento deberá gastar de menos. Una sociedad que por una déKada convalidó con su voto cómplice e ingenuo un despilfarro fiscal de dimensiones bíblicas, deberá ahora hacerse cargo. Bienvenidos a una realidad muy cruel, la administración anterior dejó a la Argentina en un rojo muy grande, para corregirlo deberemos todos sacrificarnos. Es una lástima que el gobierno actual no lo diga así de claro. Los dejo con una nota que publiqué tiempo atrás basada en el concepto de inclusión social vía educación que sintetiza el país al que desearía converger obvio, dicho país es imposible sin sacrificio: “La Argentina del Choripán Merece un Sueño Utópico”.

Twiteaba:

“Es muy posible la inclusión social vía educación, mi nota: “La Argentina del Choripán Merece un Sueño Utópico”

“Me cuesta creer que a la sociedad argentina le cueste creer, el formidable despilfarro fiscal al que estuvo sometida en la última déKada”

Bien por el BCRA que, dada las restricciones con la que comenzó y algunos volantazos, está aspirando todo lo que puede, no hay mucho más que se pueda esperar del BCRA en el corto plazo, veremos después cómo desarman el mega-stock de Lebacs que se está generando. Pero a Hacienda, ¿no le falta un cambio más? La delineación de un plan económico claro y contundente le corresponde a Hacienda. Hacienda debería revertir el ciclo de caras a las legislativas del 2017, ¿a esta velocidad llegan?

Cuatro años pasan muy rápido, es más, no hay cuatro años, las legislativas son en 2017. Pongan quinta y aceleremos a fondo de una vez. No quiero que nuevamente la tortuga nos gane en el pique corto. El gradualismo tiene beneficios que podemos resumir en reducción de costos sociales y políticos en el corto plazo. Pero también el gradualismo tiene costos: si los cambios estructurales vienen en cámara lenta, pues bien, la economía real reaccionará en cámara lenta, valga la redundancia. Obvio, la brecha de corto plazo entre la poca aceleración en cambios estructurales y la mucha aceleración que se pretende en la economía real la cubriría la deuda nacional y provincial, con un potencial plan de infraestructura BIEN KEYNESIANO que en teoría generaría sustancial crecimiento y dicho crecimiento implicaría tres efectos positivos contundentes: a) se licuaría el déficit que no se quiere reducir en valor absoluto, b) se generaría además, la capacidad de repago de la deuda que se emita para generarlo, c) y por ahí también, podemos irnos todos a Disney de vacaciones. Quizá sea el primero en instaurar este concepto pero a esta estrategia me animo a denominarla: KEYNESIANISMO APALANCADO o sea, obra pública en escala financiada con endeudamiento externo, fingers crossed.

El gobierno se acerca a sus primeros cien días de gestión, sin dudas los más importantes para tomar decisiones de fondo, bien estructurales y re-formativas de la economía argentina. Se han tomado tres decisiones sustanciales. Primero, la liberación parcial del cepo (dado que no estamos todavía ante un esquema de libertad absoluta en la cuenta capital), implicó arrancar en la dirección correcta. Con errores e improvisaciones y con claras violaciones contractuales, se decidió prematuramente liberar y la liberación per se es una excelente noticia, aun cuando critico el timing y la forma. Segundo, se procedió a un fuerte ajuste de tarifas, bien ahí. Tercero, estamos muy cerca de dejar al default detrás, lo cual es excelente y probablemente el Presidente Macri sea muy recordado por esta decisión que debió haberse tomado años atrás. Con lo cual, estos cien días se resumen en tres medidas que conceptualmente son correctas y contundentes, formas aparte.

En cualquier país normal, estas tres medidas serían más que suficientes para re-encauzar a una economía hacia un sendero de crecimiento estable. Pero el problema es que Argentina no es una economía normal, la déKada perdida la infectó en tantas dimensiones que tres cambios, aun cuando hayan sido así de contundentes, son poco y con esto no quiero minimizar la magnitud y relevancia de las tres medidas que describí en el párrafo anterior. La herencia del despilfarro fiscal y bíblica distorsión económica en la que se ha dejado a la economía argentina debería indicarle al equipo económico que todo lo hecho es sumamente insuficiente para alcanzar el objetivo final: crecimiento y además que los argentinos pendulares compren este nuevo modelo así lo vuelven a votar en las legislativas del 2017. El Presidente Macri está a años luz de conseguir dicho objetivo y debería enfrentar a las legislativas con el ciclo invertido o sea, economía argentina en franco proceso de crecimiento.

Ansiedad, un nivel debajo de la euforia. Desde la euforia con la que se inició este nuevo ciclo político y económico estamos actualmente ya en una situación de ansiedad que se puede resumir en dos dimensiones. Primero, el dólar que comenzó muy tranquilo con la liberación del cepo obviamente porque todo el país estaba de vacaciones, ya a fines de febrero y comienzos de marzo obligó al Central a intervenir en el mercado de cambios y se animó a marcar 16 con pérdida de reservas incluso, que dicha intervención generó. Segundo, las tasas en pesos en la parte corta de la curva de LEBACS que comenzaron en 38% con la liberación del cepo, se relajaron erróneamente hacia el 32% y hoy vuelven a picar en punta al 38%, describiendo a un mercado que le dice al Central: si no me das tasas bien de punta, te voy a poner al rojo vivo el spot del dólar y te voy a sacar todas las reservas que me quieras dar. Tercero, que la Provincia de Buenos Aires haya emitido deuda al 2024 con una yield sobre el 9% también indica a un mercado internacional al que no le basta sólo la confianza y los globos amarillos. Emitir deuda por sobre el 9% es carísimo y describe a un mercado internacional que espera que haya un plan fiscal en breve tanto provincial como nacional, hasta tanto no aparezca dicho plan no se dará la tan ansiada compresión de spreads y sin compresión de spreads toda estrategia de deuda es insostenible. Más aún y OJO CON ÉSTA, con corporativos brasileños de altísima calidad quasi-soberanos cotizando fácilmente por sobre el 10%. ¿Querés Brasil quasi-soberana al 10%, Argentina Provincial al 9% o Argentina Nacional al 7.5%?

Decepción, dos niveles debajo de la euforia. Ojalá lleguen muy rápido los puentes keynesianos y rutas financiadas con deuda para darle a la economía argentina ese gamma (aceleración) que el equipo económico no pudo conseguir en estos casi cien primeros días de gobierno. Pero el Presidente Macri debería estar muy consciente de que si este GRADUALISMO KEYNESIANO APALANCADO  no empieza en breve a generar retornos, el gobierno arriesga una mutación en el estado de ánimo de una nación que es sumamente bipolar. De a poco, la ansiedad representada por la inexistencia de un pan económico integral que nos indique hacia dónde vamos podría mutar hacia un nuevo escenario: ¿decepción otra vez? ¿La lluvia y el calefón?

Lamentablemente, la administración anterior puso a este gobierno en una situación muy incómoda: este es un partido para ganar 5 a 0 o perderlo 10 a 0, sin embargo, el equipo económico parecería haber decidido jugar al empate. Esta economía necesita un SHOCK urgente, pónganle el nombre que quieran y al no hacerlo el gobierno arriesga la mutación de un escenario ansioso a otro pesimista. SER GRADUAL ES COSTOSÍSIMO TAMBIÉN. El gobierno tiene hoy la carga de convencernos de que de alguna forma podrá insertar gamma (aceleración) a esta economía y hasta tanto no lo haga decidí vender todo el équity argentino y posicionarme largo en LEBACS a 30 días unhedged dólar. Cuando no hay gamma, no hay upside, sin upside, dame bonos y guárdate el équity. Ojalá me equivoque y que estos puentes y rutas keynesianas nos hagan crecer como China en 2006, podamos licuar déficit, además repagar deuda y si alcanza, podamos viajar a Júpiter en un barrilete.

Fuente de la imagen

10 comentarios para Tortugueando: ¿De la euforia a la ansiedad y de la ansiedad a la decepción?

  1. Martín dice:

    Hola Germán, cuales son tus expectativas para la visita de Obama? Esperas ver señales de puntes y rutas keynesianas?

  2. José Sagastti dice:

    Germán: Estoy de acuerdo que ahora hay que irse long en tasa (Lebac al 38 % es maná que cae del cielo), pero me acuerdo que vos compraste ADR de YPF en @ 26 y este viernes cerró en el NYSE a @ 17,52. Ahora decís que vendiste toda tu posición en equity argie, ¿quiere decir que vos asumiste una pérdida de 32,61 %, v.gr., en YPF? ¿O la desarmaste antes…? Sería muy ilustrativo para todos los que te seguimos a diario que comentes sobre esta posición. Saludos, José

  3. Fran dice:

    Coincido en que el déficit es algo tan serio y amenazante que debería haber un ajuste más fuerte sobre el gasto público.
    De todas maneras es un error el pensamiento (de varios economistas) de que no hay ningún ajuste. La fuerte y necesaria devaluación aún está generando los ajustes necesarios en los precios relativos que de acuerdo a los lags naturales de la economía seguirán hasta 2017.
    La intención del gobierno (creo yo) es que el sector transable se dinamice y genere un plus en las exportaciones para que la restricción externa desaparezca y volvamos a crecer. El problema es que muchas veces, eso te impide hacer un ajuste tan severo en el deficit fiscal porque si tenés el combo ajuste fiscal + altas tasas, el PIB no solo no crecerá sino que caerá y todo aquello que ahorraste en gasto público se verá inalterado en el ratio Deficit/PIB.
    Allí hay que poner el foco me parece para entender el plan del gobierno y por tal razón creo yo que 2017 será el año del mayor ajuste fiscal, cuando la economía vuelva a crecer y tengas más cintura para medidas más drásticas
    En el interín, el endeudamiento es CLAVE, aunque controversial

  4. German Fermo dice:

    ¿Leiste a Markowitz? Si una ficha sale mal y tenes otras 99, el hedge es implícito. Siempre debería tradearse de esa forma.

  5. Juan Manuel dice:

    La verdad que la curva de las Lebac asusta, inclusive la parte larga. Ahora es una inyección de morfina que alivió, pero no sé cómo van a hacer para esterilizar el stock al vencimiento sin que esto sea una bola de nieve.

  6. Arturo Sanchez dice:

    Estimado Germán:
    “Tortugueando” está el gobierno con las variables macro que tienen que ver con la gente “común”, de a pie.
    Para otros, (grupos económicos bien definidos y con gran poder de lobby comunicacional), para nada esta “tortugueando”.
    Mientras la mayoria de la población la esta pasando mal; el gobierno ha sido rapidisimo en otorgar licencias, concesiones, beneficios, etc. a grupos muy poderosos.
    Por lo tanto, “tortugueando” según quien…
    Lento para la gente, pero muy rápido para poderosos e influyentes.
    Cordial saludo.

  7. German Fermo dice:

    Uno de los tantos costos del gradualismo es éste.

  8. sebas dice:

    muchos deseos poca realidad, nos lleva puesto el mundo./

  9. Emmanuel dice:

    Hola German:

    Tortuguendo? La verdad que no se entiende tu percepcion:

    Además de las tres cosas que mencionas ] 1)liberacion del cepo 2) tarifas 3) arreglo del tema holdouts],

    te olvidaste:

    0) Arreglo bolonqui de futuros que dejo Vanoli
    1) Inmediata baja de retenciones al complejo agro y minero
    2) Eliminación de mayoría de restricciones a la importación
    3) Limpieza del Indec y blanqueo de inflación con índices transitorios
    4) Fuerte cambio de señales en política exterior (visita de Obama vs. Hundimiento de buque chino)
    5) Despidos importantes en admin pública

    Y seguro que me estoy olvidando varias.

    Qué más querés en 100 días que además se dieron con un Brasil en la recesión más profunda de los últimos 30 años y un violento salto en la aversión al riesgo a nivel global que disparó el costo de capital global?

    En serio, qué más querés en este corto período que no me queda claro? El mundo financiero aplaudiendo a cuatro manos todo lo que hicieron en 100 días y vos a las puteadas. Y eso que todos sabemos que cualquier ajuste funciona con lag de 6 meses a un año como miiiinimo. Sorry, pero no se entiende lo tuyo.

    Saludos,

    Emmanuel

  10. German Fermo dice:

    Emanuel, como autocritica muchas veces me planteo si no estaré pasado de rosca y busco aceleración cuando la misma es imposible por varias razones, siendo la política y social las más fuerte, te tomo el punto. Sin embargo, no me olvido de nada, como vos sugerís, suelo tener todo bien claro y presente. No me queda claro que el mercado financiero de deuda esté aplaudiendo a cuatro vientos como sugerís, la licitación de Provincia de Buenos Aires al 9.37% lo indica claramente. La razón es que hace falta un plan fiscal en breve, sin él dudo que se dé la tan necesaria convergencia de spreads, el mercado sabe que Argentina necesita muchos dólares tanto a nivel nacional como provincial y, a menos que articule una historia fiscal coherente, las tasas de fondeo seguirán siendo altas lo cual complicará sustancialmente el rolling. Tampoco entiendo el porqué de tanta demora en un blanqueo de capitales que, disquisiciones éticas aparte, fondearía en dólares a la Argentina a tasas mucho más bajas que las del 7.5/7.8% que se esperan para las primeras emisiones de deuda soberana post-default. Sin dudas, la dirección es la correcta, mi percepción es que hay espacio para ir más rápido sin caer en costos sociales inmanejables.

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos