Argentina, Diario - 23/08/2016

Los miedos sobre el blanqueo. Gobierno necesita dar confianza.

 

Por Javier Frachi – Master en Finanzas por la UTDT

Es cierto que en américa latina hay una guerra civil ideológica que separa a los neopopulismos de las democracias tradicionales, históricas de nuestros países. Y también es cierto que en la Argentina por cuestiones de la historia esa batalla se dio de manera más “equilibrada”.

Durante diez años el elenco gobernante movía el timón en dirección al socialismo del siglo xxi y la tripulación que era la gente decía que no. Y finalmente el rechazo social a ese direccionamiento hizo que el elenco gobernante cayera y fuera cambiado.

Entonces vale preguntarse a la luz de los hechos es qué tiene la democracia argentina que la hace distintiva. Los que estudiaron diplomacia –como yo- saben que hay una relación necesaria entre la manera que un país vive su política interna y la política exterior con la cual se comunica con el mundo. Si no hay coherencia entre lo que hacemos adentro con lo que queremos hacer afuera no hay prosperidad, no se crece.

Y esto es así porque los Estados no progresan al menos que tengan tres condiciones. La primera es tener un conjunto razonablemente bien articulado de políticas de estado o de acuerdos básicos de hacia dónde queremos ir. Lo que se llama un “proyecto nacional”. La segunda es enganchar a ése proyecto nacional en las corrientes más dinámicas del mundo en ese momento. Y la tercera, y última, generar confianza, certidumbre, interna a sus propios ciudadanos.

Al menos yo no conozco un país que haya progresado sin esas tres condiciones. Esto es lo que ocurrió con los argentinos de la generación del 1880,  donde organizamos el país internamente y enganchamos  nuestro proyecto a la corriente más dinámica de aquella época que era la revolución industrial.

Ahora cómo hizo esa generación aglutinarnos a todos nosotros si éramos todos iguales y convencernos de un proyecto en común y diese confianza. Mejor dicho, cómo hacía un gobernante en 1820 para darle una orden a un mendocino que haga tal cosa si éste era más parecido a un chileno que a un porteño.

El camino era diferenciarnos a través de nuestros vecinos, en convertirlos en ogros. Y en exagerar las diferencias e incluso inventar nuevas. El vecino siempre nos quería robar algo: a nuestras mujeres, nuestra comida, nuestro territorio, etc. Así generamos un patriotismo.

Para 1860 tuvimos un solo ejército, una sola moneda, un solo territorio, una sola legislatura, una sola constitución, una sola aduana, etc. Entonces ahí nos preguntamos qué podíamos hacer nosotros en el mundo y descubrimos que podíamos ser el granero del mundo y desde ese proyecto exterior armamos el país. Éste proyecto necesitaba leyes firmes, estabilidad institucional, basta de guerras civiles, etc. Hicimos todo eso para tener un lugar en el mundo y las inversiones llegaron, confiaron. Desde 1860 a 1930, la Argentina que era nada tuvo el séptimo pbi per cápita del mundo.

En 1990 la corriente dinámica del mundo era la globalización, la cual requería integración externa y democracia interna. Capitalismo como sistema económico y la democracia como gestión política. Sobran los países que prosperaron con ésa fórmula, Chile por ejemplo. Hoy creo que la corriente dinámica del mundo requiere mayor grado de confianza, transparencia y previsibilidad interna en conjunto de una mayor dosis de integración/interconexion y escrutinio en lo externo.

Ahora por qué cuento esto en una charla sobre blanqueo. Porque estoy convencido de que para que este proyecto del blanqueo sea exitoso el gobierno tiene que ganarse la confianza, eliminar miedos y empezar a contar un proyecto nacional que se una a la corriente dinámica del mundo de hoy.

Hoy la renta fija argentina, el equity y las inversiones necesitan certidumbre al respecto porque están operando blanqueo, la curva en dólares hoy no opera fundamentales opera un divague de dinero que el promedio de los traders cree que entrará de dinero. 

Concretamente, mi hipótesis es que desde el gobierno  debería dejar de jugar con la información asimétrica para empezar a dar claridad y firmar documentos de compromiso de largo plazo junto a la oposición para que este primer blanqueo sea exitoso y no otro “traspié” como lo fueron las tarifas y el déficit.

Entonces en la siguiente parte de este escrito me gustaría ahondar sobre los miedos que veo en la gente respecto al tema, tenga la edad que tengan.

¿Cuáles son los miedos del inversor hoy respecto al blanqueo?

Yo creo que son tres o cuatro ítems que a muchos les genera miedo y una desconfianza que lamentablemente el gobierno al no tener un discurso común y vender el proyecto de forma poco sana cuando sale en los medios: i) inseguridad física; ii) previsibilidad política, iii) previsibilidad tributaria; iv) no saber cuál es el proyecto de país o hacia donde vamos.

Sobre la primera, quién puede garantizar datos en argentina cuando un periódico de mucha circulación publica dos días antes de la presentación oficial un dato de inflación oficial sobre el cual por ejemplo se basa a política monetaria. Quien va a garantizar que el dato de fulano, como pasó en Brasil, no se filtre o se venda y fulano vea la seguridad de su familia vulnerada. Con poner un artículo en la ley de sinceramiento fiscal creo que no basta en un país donde un banco comercial o un sitio web compra base de datos y las mismas agencias de tributación (a nivel global) compran información a ex empleados de bancos o incluso a “hackers”. ¿No se podría dar luz o más garantías?

Sobre la segunda. Quien decide exteriorizar consulta frecuentemente qué pasará si al año 5 llega un gobierno “neopopulista”. Pareciera poco probable pero la historia social local a veces se aleja de la sensatez, acá todo puede pasar, y vienen tres años de pura competencia electoral. 

En muchos individuos retumba el caso de Italia en donde al año del blanqueo el gobierno le subió todos los impuestos a quienes habían sincerado. ¿Puede pasar en Argentina? Lamentablemente sí, vivimos desde el 2001 en emergencia económica la cual iba a durar por 2 años y el iva era un impuesto transitorio (van 20 años). Entonces pregunto si no sería posible y beneficioso que el oficialismo y oposición salgan a garantizar un gran acuerdo en donde se respete solamente bajar impuestos, imposibilidad de violar los ahorros que el ciudadano tenga afuera, imposibilidad de cobrar impuestos extraordinarios, etc, etc.

Sobre la previsibilidad tributaria. El miedo del ciudadano parece ser que de la noche a la mañana por necesidades fiscales y la imposibilidad de tomar nueva deuda el gobierno decida aumentar impuestos o suplantar viejos con nombres nuevos. El sentido común diría que Argentina ya no puede usar mas al tipo de cambio como ancla nominal para “ser baratos” cuando tiene una base impositiva quijotesca (circa 37%) y otros países tienen tasas mas razonables, no tienen inflación y está ordenados internamente (Australia es el mejor caso), Entonces no sería beneficioso para este primer blanqueo que haya un compromiso a disminuirlos seriamente en el corto y mediano plazo. ¿Qué opina la oposición sobre el impuesto a la renta financiera? De nuevo, necesitamos claridad, luz en temas opacos. El capital no viene solamente porque sobra liquidez en el mundo y los retornos son bajos, necesita confianza.

Y por último, algo no menor es decir cuál es nuestro proyecto de país, hacia donde vamos y cómo lo estamos o vamos a enganchar en la corriente dinámica del mundo actual. 

Espero haber aportado algo de luz a un tema tan sensible para algunos ciudadanos argentinos que nuevamente se ven en un dilema con poca certidumbre y la amenaza latente de un mundo cada día más interconectado.

 

13 comentarios para Los miedos sobre el blanqueo. Gobierno necesita dar confianza.

  1. Juan Pablo dice:

    Excelente. Bravo.
    Pero, hay tiempo politico suficiente?

  2. msalas dice:

    Lo unico por lo cual la mayoria ingresaria al blanqueo,seria por temor a la ley penal tributaria o alguna otra razon de tipo sucesorio o patrimonial.
    Clase media normal,me dicen ni loco.

  3. Guillermo dice:

    Excelente analisis.

  4. Gabriel dice:

    Germán es uno de tus mejores artículos, dentro de un universo de excelentes artículos. El país va a cambiar el día que la política se dé cuenta que tiene que bajar fuertemente su costo, y aumentar exponencialmente su productividad hacia la sociedad, en lugar de transformarse en una casta destinada al saKeo sistemático de la sociedad productiva. Difícil por ahora.

  5. jfrachi dice:

    Muchas gracias Gabriel por tus comentarios! Pero el artículo no lo escribió Germán, lo escribió Javier Frachi jejeje.

    Abrazo y gracias!

    J

  6. jfrachi dice:

    Muchas gracias Guillermo!

    Saludos!

  7. jfrachi dice:

    Juan Pablo, coincido contigo que tiempo no hay. De hecho la ley se hizo rápido y ahora están subsanando errores menores pero que a uno lo llevan a preguntarse “¿por qué no lo arreglaron antes de publicar la ley?”.

    Saludos,

    Javier Frachi

  8. Ezequiel dice:

    Está claro que el panorama exige un buen tributarista y un buen portfolio manager que nos ayude en la decisión. Teniendo en cuenta el nivel impositivo y de incertidumbre al que tendremos que enfrentarnos. Cuál sería un costo razonable y sustentable en %, de tener un buen portfolio manager? . Ojo, no me refiero a un carilindo que nos diga que todo está bien cuando el mercado sube, sino uno que nos “proteja” ante el próximo escenario posible?. Saludos y gracias.

  9. Adrian Tozzi dice:

    Estimado Javier, uno mejor que otro!!! Muchas gracias por la claridad escrita y desopacar varios issues.
    Nuevamente genial el articulo y gracias mil.
    Abrazo.-

  10. Brian dice:

    La clave es el famoso CREDERE. Confianza en latín. Ausente de nuestro sistema hace ya demasiadas décadas. Sin “credere” no hay futuro ni crecimiento posible.

    Excelente tus reflexiones. Saludos. Brian

  11. Toro Loco dice:

    Lo lamentable es que lo que la mayoría de las personas razonables ven… Los gobernantes no lo ven !!! Y como cuando uno toma decisiones generalmente toma en cuenta las experiencias anteriores… Argentina no muestra más que una serie de abusos y estafas recurrentes, sobre ahorristas, inversores, jubilados, propietarios de inmuebles… Desde ahorros forzosos, pasando por los planes Bonex, siguiendo por pesificaciones, corralitos, corralones, defaults, fallos incumplidos, ley de convertibilidad…. Y se podría seguir ad Infinitum !!! Aún hoy estamos discutiendo el ajuste por inflación en balances, en un país que es de los más inflacionario a de mundo mundial … Conclusión final: Lo más probable es que el blanqueo tenga mucho éxito, no será mérito de esta administración, sino de la nueva normativa global sobre transparencia financiera. En ello el gobierno ha recibido un gigantesco viento de cola… GIGANTESCO !!!

    Lo que creo, es que los ahorristas e inversores argentinos, perderán casi la totalidad de sus activos, lo que nos convertirá rápidamente, en lo que vemos nos estamos transformando día a día… Un país tercermundista !!! La presión tributaria de Argentina es decididamente CONFISCATORIA !!! El estado se ha transformado en un gigantesco instrumento cohersitivo, que tiene una única finalidad, promover el rápido enriquecimiento de la casta política y su entorno… Una casta política que se auto endilga el rol de justicieros sociales… Y para cumplir ese rol, necesitan tener aviones privados, alojarse en hoteles de lujo, vivir en casas rimbombantes, viajar en automóviles nuevos y lustrosos, tener choferes, custodios, y secretarías tetonas… Y además tener jubilaciones de privilegio.

    La presión tributaria es similar a la de los paises escandinavos, pero a cambio no recibimos nada, la justicia es vergonzosa, la seguridad inexistente, salud, educación, rutas… Todo es desastroso y caro. Ni siquiera tenemos una moneda que nos permita atesorar nuestros ahorros fruto de ingratos y permanentes esfuerzos.

    El blanqueo es injusto, confiscatorio, y fuertemente autoritario … Debiese comenzar con una fuerte reforma impositiva, y un mea culpa del estado… En definitiva desde hace casi un siglo, Argentina no ha sido otra cosa que un estafadora serial .

    Habría que plantearlo en la justicia…
    Pero lamentablemente…
    No tenemos !!!
    Saludos .

    PD: Muy razonables tus opiniones, pero lamentablemente no estamos en Suiza, Noruega, o Finlandia …

  12. Roberto Alvarez dice:

    ¿Qué opina la oposición sobre el impuesto a la renta financiera? Los Peronistas, con Massa y Pignanelli a la cabeza ya tienen enganchadito el repasador en el cuello, cuchillo y tenedor en mano mediante.
    Este país no tiene arreglo… lamentablemente.

  13. Liliana Iannaccone dice:

    M.Salas yo escucho lo mismo. Las personas que tienen sus ahorros debajo del colchón parece que ni escuchan lo del blanqueo. Los que llegan como máximo a los USA200.000, si no los exteriorizan los tendrán acorralados?. También los irán perdiendo.
    Muchos dilemas para clase media profesional que viene ahorrando como puede.
    Qué opinan?

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos