Diario - 07/08/2016

¿Qué tan Efímero será el Presidente Macri?: ¿Compro o Vendo Activos Argentinos?

 Blanqueo, Opciones: Mi nota de ayer en A24 TV

Twiteaba ayer: “a partir de hoy nace mi resignación al no cambio”. Es más, en un esfuerzo sublime de mi mente, intentaré incluso encontrarle racionalidad.

Cuando uno conversa con inversores extranjeros surge casi inevitablemente esta pregunta: ¿cuánto tiempo se va a tomar el peronismo para devorar a Cambiemos? Y mientras este interrogante esté en la mente del mercado, no habrá inversión real en la Argentina tal como estamos viendo: la “lluvia” de dólares no existe. El gobierno es muy consciente de esta restricción y esa es la razón por la cual después del primer semestre observamos un claro giro que se aparta de la corrección gradual para acercarse a la obra pública y al shock de consumo con el que se intentará revertir la recesión actual y ganar votos. El gradualismo ya es historia y ante su fracaso, ha sido reemplazado como estrategia económica por algo que en vez de corregir las innumerables deficiencias heredadas de la administración anterior intentará apalancarse y transformar “mágicamente” a una recesión en claro rebote económico hacia el 2017. Esta nueva estrategia se resume en una palabra: PARCHE. Ojo, no estamos solos, USA, Japón y Europa han hecho lo mismo.

Tengo la sensación de que los activos argentinos dejaron de traccionar por expectativas positivas, sin ser dramático, parecerían estar operando “un tanto más pesados” más aun observando a un S&P que sigue batiendo récords y a un Merval que no pudo seguirle el tranco. Entonces, el primer semestre genera la sensación de “demasiada recesión” para la escasa corrección macroeconómica alcanzada, dejando al gobierno sin colchón social y por lo tanto, a pleno keynesianismo. Parecería que terminaríamos el 2016 con la percepción social de un gran ajuste fiscal que no existió y con un déficit similar al 2015; de esta forma, el gradualismo dejó al gobierno sin corrección fiscal relevante y sin espacio social para ajustes futuros: demasiado costo percibido para tan poco. Tal como anticipé meses atrás, parecería que Cambiemos enfrenta a una sociedad que “votó cambio” pero que a la vez se “opone al mismo” al darse cuenta lo costosísimo que sería apoyarlo.

A partir de ahora, en este entorno totalmente dominado por la restricción social, toda medida económica del gobierno deberá ser comprendida desde la lógica de lo político. El inconveniente es que, normalmente, lo que es políticamente óptimo culmina siendo económicamente subóptimo y esa parecería ser “la nueva realidad peronista” que comenzamos a transitar desde julio de este año. Por lo tanto, ya quedó atrás el viejo debate entre shock y gradualismo, el tiempo para la corrección fiscal era muy poco y se acabó. A partir de julio parecería que estamos en una nueva fase en donde la única prioridad del gobierno es la supervivencia política y en este entorno el nuevo relato, implícito si quieren, es: para cambiar primero tenemos que seguir existiendo. Por lo tanto, lo económico quedó plenamente supeditado a lo político y esta relación entre ambos frentes no va a cambiar al menos hasta las legislativas del año próximo. Quizá el tiempo de la ortodoxia fue enero/marzo, hoy claramente ante una sociedad ansiosa que adolescentemente quiere corregir lo desarmado en 12 años en un sólo semestre, no queda otra que emparchar y tapar todo con deuda al mejor estilo peronista.

El gobierno intenta neutralizar al peronismo con su propio virus, lo cual creo será una estrategia ampliamente ganadora: Cambiemos probablemente sea una decepción económica PERO no política. No creo que por no cambiar, el gobierno pierda votos de aquellos que votaron un cambio. Pero sí creo que por no cambiar, el gobierno pueda ganar votos de gente que votó populismo dentro del peronismo y aquí estamos, con un gobierno que ante la severa restricción social y política heredada resigna, al menos transitoriamente, su esencia económica para intentar seducir con más de lo mismo a quienes en principio se resisten a votarlos. Recuerden que el temor inicial de muchos era el “neoliberalismo” del gobierno pues bien, hoy tenemos “la preservación del populismo heredado” y todos dispuestos otra vez a festejar el choripán y la Coca.

Hay varios frentes que generarán una notable expansión económica en 2017. Primero, el agro que ya comenzó a traccionar y cuyo verdadero impacto comenzaremos a observar en los próximos meses. Segundo, el efecto expansivo de la obra pública es enorme, esto comenzará a verse en los primeros meses del año entrante. Tercero, el shock de consumo financiado por el blanqueo se concretará mediante el pago de lo adeudado a los jubilados con un significativo impacto consumista. Más rezagados quedarán el sector industrial y las economías regionales con lo que parecería ser un crónico pero no dramático atraso cambiario. Éstas parecerían ser las cartas con las que el gobierno intentará seducir a una sustancial parte de la población que no lo quiere y que a la vez, concibe al populismo como un “derecho adquirido” sin comprender que el mismo te da con una mano lo que te saca con la otra.

El gobierno intentará ganar su primera batalla electoral y comenzar a dar respuestas a qué tan permanente es este nuevo espacio político: el Presidente Macri decididamente no quiere ser efímero. La víctima de esta estrategia es la economía del mediano plazo, una economía que comenzará a endeudarse sin corregir los infinitos males y distorsiones heredados del peronismo kirchnerista pero a Wall Street ese aspecto no lo preocupará “por ahora”. Es altamente probable que los mercados festejen el rebote y el rédito político que con alta probabilidad se consiga a partir de este renovado “combo de preservación populista” y sólo dentro de unos años se cuestione si esta expansión económica financiada con endeudamiento será sostenible o no. La forma en la que los mercados tradearán a la Argentina será un claro ejemplo de la “no eficiencia de los mercados” en el corto plazo y eso sería bullish Argentina.

Nuevamente, la sociedad argentina se enfrentó a una vieja pregunta: ¿nos ajustamos hoy o nos endeudamos de nuevo? Y como en un pasado no tan lejano, volvimos a votar DEUDA. Es lo que somos, es lo que el peronismo generó en nosotros por 70 años y es lo que Cambiemos intentará utilizar para inocularlo. Paradójicamente, el gran maestro de Cambiemos parecería ser el mismísimo peronismo a quien intenta derrotar. De esta forma, al populismo se lo intentará vencer con la preservación del populismo. No culpo al gobierno, es la única carta que puede jugar: a esta altura y dado que no se hizo antes, un shock ortodoxo lo sacaría de la cancha en 2017 y entonces, si no existís mal podrás ejecutar algún cambio relevante. Tengo la sensación de que la estrategia electoral de Cambiemos será muy redituable en lo político a costa de la preservación de una economía mediocre y endeudada y no los culpo, no hay espacio para nada más: al gran pueblo argentino, salud.

Fuente de la imagen

15 comentarios para ¿Qué tan Efímero será el Presidente Macri?: ¿Compro o Vendo Activos Argentinos?

  1. Jorge dice:

    Genial!! Un análisis económico y político excelente. Lo terminas de leer y se te aclara un montón de cosas.

  2. Roberto Alvarez dice:

    Este país no tiene arreglo. saludos Profe.

  3. Octavio dice:

    Brillante la nota germán

  4. Gabriel dice:

    German, buen análisis lo comparto totalmente. No todos, pero hay una parte importante de los argentinos que reclama por los aumentos de luz y gas y también reclama porque el servicio es deficiente , que paradoja no? Algo así como que quiero tener un buen servicio pero no pagarlo, es posible? es racional esto? Peor aun, no se dan cuenta que igual lo pagan con mas déficit e inflación. Creo que Peron también dijo algo así como libros no alpargatas si, no? Saludos, Gabriel.

  5. David dice:

    German, sos un groso. Tu participacion ayer con claudio fue brillante, un lujo poder verlos!

  6. Leandro dice:

    Buenos días German coincido en que la ortodoxia económica no va a primar en este tramo hasta las próximas elecciones de 2017.
    Pero creo que lo que más favorece a Macri es que se lo subestima demasiado.
    Con que algunas variables se le acomoden un poco no tiene rival .

  7. Juan Manuel dice:

    Lamentablemente coincido en cada palabra, Germán. Abrazo.

  8. German Fermo dice:

    Yo no lo subestimo en lo más mínimo, abzo gde!

  9. German Fermo dice:

    Gracias querido, abzo

  10. Gabriel dice:

    Un artículo claramente realista. La frase “para cambiar primero debemos existir”, es tal cual, cómo se está viendo así mismo el gobierno y como creo que realmente deben operar. Lamentablemente estamos en una sociedad, dónde hasta cuando uno de nosotros lo nombran a cargo de la más alta responsabilidad eclesiástica mundial, en lugar de trabajar para la pacificación social, se alienta la resistencia. En ese contexto nos movemos. Si este endeudamiento y esta pobreza económica es lo que tenemos que soportar para llegar a las elecciones del año que viene y poder ganarlas para darle continuidad, pues pagaremos el precio. Al final de cuentas, nada de esto será peor que el saKeo sistemático al que ha sido sometida la Argentina en estos últimos 15 años (por no irnos más atrás). Veremos,

  11. Ezequiel Amaro dice:

    Adhiero lo de Germán y agrego: en estos asuntos, proponer razones unívocas tanto para explicar las causas como para buscar las soluciones de los problemas es, quizá, un camino seguro hacia el error. Estamos en un territorio donde los interrogantes son múltiples y no los podemos simplificar. El nuevo poder heredado destruye así a aquel Contrato Social ponderado por los regímenes democráticos modernos.
    La idea de masa en contra de la de pueblo (lo que Jorge Bosch describe brillantemente en “Cultura y Contracultura”), esto es, del conglomerado anónimo sobre el individuo responsable. En una situación como ésta desaparecerá la frontera entre la vida pública y la privada; tampoco existiría ya el reino del absoluto, clausurado por la ley de las circunstancias. La opinión registrada por los medios masivos regulará cualquier proceso dentro del orden social.

  12. Enrique A Cantero dice:

    Emigrar , adaptarse o morir

  13. Denis Dutra dice:

    Brillante anális Germán. Siempre me recuerda al gran Jorge Luis Borges y su “los peronistas no son ni buenos ni malos, son incorregibles” y nuevamente fueron subestimados

  14. Guido dice:

    Y si, es lo que la gente quiere. Primero tiene que cambiar la gente.

  15. Guido Agostinelli dice:

    Germán, quisiera saber que datos del deficit 2015 y 2016 tenés. Acá aseguras “Parecería que terminaríamos el 2016 con la percepción social de un gran ajuste fiscal que no existió y con un déficit similar al 2015″.
    Por lo que estuve viendo el deficit sería mucho mayor en 2016.
    Saludos

Dejá tu comentario

(*) los campos son requeridos